Simpecado

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Simpecado de la Hermandad de El Valle de Sevilla. Imagen tomada en la iglesia de la Anunciación en abril de 2011.‎

En el argot cofrade se denomina simpecado a un determinado tipo de insignia procesional.

Historia

También se le llama estandarte de la Virgen, ya que en realidad es un estandarte con la particularidad de estar dedicado en exclusividad a la Virgen; y su nombre parece que viene asociado con el hecho de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción de María y las diferencias y disputas que eso originó entre las distintas órdenes religiosas y el propio pueblo sevillano durante las primeras décadas del siglo XVII.

Muy probablemente sería a partir de la mitad de esa misma centuria cuando las hermandades sevillanas defensoras del dogma de la inmaculada concepción adoptaron esta nueva insignia del Sin pecado en sus cortejos procesionales, para dar así testimonio público de su fe; siendo la Hermandad de El Silencio de Sevilla la primera en sacar una bandera donde se podía leer: Sine labe originale concepta.

Hoy todas las Hermandades marianas cuentan con uno o más "simpecados" donde se muestra la advocación de su patrona en un medallón central, que suele aparecer bordado, pintado o incluso de talla o de placa con elementos de plata tallada.

Descripción

Los primeros simpecados fueron evolucionando hacia un tipo más rígido y de perfil aproximadamente vertical y rectangular, acabado en dos puntas en su parte inferior.

Su soporte es la tela bordada y en su tema central se alude o representa siempre a la Virgen.

Entre las piezas antiguas que se conservan muchas pertenecen a Hermandades de Gloria, como la correspondiente a la Hermandad de la Madre de Dios, un soberbio ejemplar barroco de la parroquia de Santa Ana de Sevilla con relieves de plata sobre la base del terciopelo.

Asimismo merece mención especial el simpecado de la Hermandad de Los Negritos de Sevilla, fechado en el año 1763, que representa en el centro a Nuestra Señora de los Ángeles con un cáliz entre las manos, con vestido y adornos propios de la época y con corona y ráfaga completa, rodeada de un notable bordado con motivos barrocos a base de rocallas sobre terciopelo rojo.

Del mismo tiempo es el valioso simpecado de la Hermandad de Pasión de Sevilla, en cuyo centro se representa a la virgen del Voto. Y también el de la Hermandad Sacramental de Santa Cruz, una pieza de estilo rococó realizada en raso blanco y malla de plata y bordada con hilos de oro y sedas de colores realizada en 1784 por el bordador Bernardo Barbosa.

Otro simpecado sevillano digno de mención especial es el de Nuestra Señora de Roca-Amador, que en origen fue de la Hermandad del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora de Roca-Amador, luego fusionada con la penitencial de la Soledad en la parroquia de San Lorenzo. De finales del setecientos, aparece bordada sobre tela de tisú de plata con hilos de oro y sedas de colores con aplicaciones de pedrerías. Con una decoración que responde al neoclásico, su centro lo constituye una pintura rectangular donde se representa a la Virgen con el Niño en brazos.[1]

Referencias

  1. Esplendor y simbolismo en los bordados. Antonio Mañes Manaute, en: Sevilla penitente, volumen III. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995,

Bibliografía

  • El ajuar de plata. María Jesús Sanz Serrano, en: Sevilla penitente, volumen III. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995.

Especial:Contributors/Simpecado

Valora este artículo

  • Actualmente3.80/5

3.8/5 (5 votos)