Pacem in terris   

Puente de Barcas (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Detalle del grabado de Ambrosio Brambilla de 1585 perteneciente a su "Vista general de Sevilla". En el centro se ve el Puente de Barcas, al pie del desaparecido Castillo de San Jorge en la orilla de Triana.

Un Puente de Barcas fue el único elemento de unión durante varios siglos entre las dos orillas del río Guadalquivir a su paso por Sevilla.

Dicho puente fue construido por primera vez hacia el año 1171, y ello supuso desde entonces el desarrollo de un arrabal, Triana, que quedaría conectado a partir de entonces con la vida portuaria que se mantenía al otro lado del río, en la zona conocida como del Arenal.

Este puente fue además una formidable barrera defensiva para la ciudad islámica contra posibles ataques enemigos a través del río. Su ruptura, en 1248, por la flota de Ramón Bonifaz al servicio del rey Fernando III "El Santo", fue esencial para la toma y rendición de la Sevilla musulmana y su incorporación al reino de Castilla.

Se trataba de un puente formado a partir de trece barcas amarradas sobre las que se apoyaba un piso realizado a base de fuertes tablones. Construido al pie del Castillo de San Jorge que lo defendía, el Cabildo Municipal contemplaba en sus "Ordenanzas municipales" las condiciones que debía cumplir esta construcción tan importante para la ciudad y el modo en que se arrendaba a un particular durante un período de siete años, así como la prohibición de amarrar ningún barco a parte alguna de su estructura.

Sobre su aspecto existe una numerosa documentación gráfica que aporta datos suficientes sobre cómo fue este puente, desde el grabado de Ambrosio Brambilla de 1585 al grabado de Mathäus Merian de 1638 o el dibujo a pluma de Anton van der Wyngaerde de 1567, hasta el célebre plano de Olavide de 1771. También existen otros documentos anónimos como el óleo de finales del siglo XVI expuesto en el Museo de América de Madrid, o el de 1726 que se guarda en el Ayuntamiento de Sevilla. Y además algunas fotografías, como la del Vizconde de Vigier de 1851, donde aparece el puente desplazado río abajo a causa de las obras del nuevo puente de hierro que por entonces se construía en su lugar habitual.

Este puente hubo de ser reconstruido en múltiples ocasiones debido al creciente tránsito y el efecto de las crecidas del río, permaneciendo como único punto de conexión entre las dos orillas hasta la construcción del puente de hierro conocido como Puente de Triana, acabado en 1852. Entre sus numerosos refuerzos se sabe que Benvenuto Tortello, maestro mayor del Ayuntamiento de la ciudad entre 1569 y 1571, realizó un afianzamiento con anclaje en el Castillo de San Jorge en el año 1571.

Bibliografía

  • El Urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II. Antonio José Albardonedo Freire. Guadalquivir Ediciones, Sevilla, 2002.

Especial:Contributors/Puente de Barcas (Sevilla)

Valora este artículo

2.5/5 (4 votos)