María de Padilla

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

María Díaz y, posteriormente, María de Padilla (n. incertae sedis[1] h. 1334 - † Sevilla, julio de 1361), noble, señora de Huelva, y reina consorte nominal, a título póstumo, de Castilla y León y, por tanto, de Sevilla.

Biografía

María de Padilla, hija legítima de Juan García de Padilla (fallecido entre 1348 y 1351) y de María González de Hinestrosa (fallecida después de septiembre de 1356), casados en 1325, es especialmente conocida por sus relaciones amorosas con el rey Pedro I «el Cruel» o «el Justiciero».

Perteneció a una noble familia de Castilla cuyo origen era Padilla de Abajo, antes Padiella de Yuso, perteneciente a la provincia de Burgos. Anque algunos autores proponen el nacimiento de María en Sevilla basándose en que una rama de la familia Padilla estaba afincada en la ciudad, lo cierto es que las principales posesiones de su padre radicaban en Astudillo (Palencia), por lo que probablemente fuera de origen castellano. Su familia estaba muy unida y convivían en buena armonía tanto los hijos legítimos como los bastardos. Las crónicas de la época la describen como «mujer muy hermosa, pequeña de cuerpo y de buen entendimiento».

Al fallecer su padre, a principios de 1351, se ocupó de su educación Isabel Téllez de Meneses, de quien sería una de sus damas, que estaba casada con Juan Alfonso de Alburquerque.

Conoció al rey en el verano de 1352, estando éste de camino a Gijón para enfrentarse a la sublevación de Enrique de Trastámara, se la presentó su tío materno Juan Fernández de Hinestrosa, posteriormente privado del rey; si bien, además de localizarse su primer encuentro con el rey en Sahagún de manos de su tío, existen otras fuentes que sitúan éste en León en el palacio de Diego Fernández de Quiñones, o en la ciudad de Sevilla cuando el rey iba de caza[2]. Sea como fuere, a finales de año ya estaba en compañía de él, y se convirtió en amante del monarca, de hecho en junio de dicho año le concedía el señorío de Huelva, momento en el cual cambia su firma de María Díaz por la de María de Padilla.

Mantuvo a su amante por encima de sus matrimonios frustrados, y lo fue hasta el fallecimiento de María de Padilla, con quien tuvo cuatro hijos, uno de ellos varón, viviendo la pareja en la residencia real de los Reales Alcázares sevillanos.

No se sabe mucho sobre su biografía, aunque se cree que tuvo un carácter bondadoso, influyendo en ocasiones en el rey en favor de los nobles que estaban en su contra, incluso advirtiendo a algunos para que huyeran antes de ser asesinados; pero también veló por sus familiares, consiguiéndoles privilegios del rey y cargos relevantes para sus hermanos, lo cual produjo el descontento de la nobleza, así mismo se ha planteado que pudiera instigar el asesinato de Blanca de Borbón que muere envenenada.

El 23 de marzo de 1353 nació en Torrijos su primera hija, Beatriz (1353-1369), que sería religiosa y que, aunque fue jurada para suceder a su padre, fallecería el mismo año que éste; al nacer se celebraron grandes festejos por esta causa en la localidad toledana, en los que en un lance del torneo María sufriría accidentalmente una herida de lanza en el brazo.

Ese año Pedro I se casó con Blanca de Borbón en matrimonio de Estado en Valladolid, a quien abandonó a los tres días so pretexto de no pagarse la dote, regresando con María que se encontraba en el castillo de Montalbán. Partirían ambos a Toledo, donde permanecieron hasta octubre, siendo llevada María entonces a Olmedo.

El Papa Inocencio VI había amanezado al rey castellano con la excomunión si no volvía con Blanca. María solicitó a finales de 1353, con el apoyo real, al Papa bula para crear el Real Monasterio de Santa Clara de Astudillo, en el que se recluiría, nombrándose abadesa del mismo a su tía Juana Fernández de Hinestrosa, siéndole concedida el 5 de abril de 1354. Mientras tanto, en julio de 1354 María está en Castrojeriz, donde nació su segunda hija, Constanza (1354-1394), futura duquesa de Lancaster; reuniéndose con el rey el 6 de septiembre en Tordesillas, quien temiendo por la seguridad de María y sus hijas las envía en noviembre al castillo de Ureña.

En 1354 en las «vistas del Tejadillo» se declara nulo su matrimonio con Blanca y contrae otro con Juana de Castro que venía fraguando desde 1353. Pero roto el nuevo enlace con Juana, María no llega a profesar en el convento como clarisa, pues el rey volvió con ella a Ureña.

En 1355 nacen la tercera hija de María en Tordesillas, Isabel (1355-1392), futura duquesa de York, y un hijo de Juana de Castro, Juan (1355-1405), cuyos restos descansan en la Catedral de Sevilla.

No obstante, María no fue la única amante del rey, según las crónicas mantendría a otra, Aldonza Coronel —hermana de María Coronel—, en la Torre del Oro[3] en 1358, pero la dejará para regresar con María en 1359 al nacer su cuarto hijo.

Su último hijo sería un varón, Alonso o Alfonso (1359-1362), naciendo en Tordesillas; sería proclamado en 1362 heredero de la corona, pero moriría siendo aún un niño.

Murió María de Padilla todavía joven en la ciudad de Sevilla, en los Alcázares,, en julio de 1361, de sus dolencias, es decir por causas naturales debidas a una enfermedad. Al fallecer fue llevada al Real Monasterio de Santa Clara de Astudillo que fundó ella misma en 1353, donde recibió sepultura según su propia voluntad.

Tras su muerte el rey Pedro I la lloró tanto que un año después, en las Cortes celebradas en esta misma ciudad de Sevilla declaró ante los nobles que María de Padilla había sido su primera y única esposa, consiguiendo del arzobispo de Toledo que declarara nulos los otros dos matrimonios anteriores, dando validez a su «matrimonio por palabras» por lo que las Cortes ratificaron su afirmación declarándola reina y legitimando su descendencia en 1362. Por ello su cuerpo se trasladó dicho año a la capilla de los Reyes de la Catedral hispalense, donde también se encuentra enterrado el rey, siendo declarado heredero el hijo de ambos, Alonso, en lugar del infante Juan, hijo de Juana de Castro[4].

Baños de María de Padilla

Galería lateral de los baños.

Existen en Sevilla, en los jardines de los Reales Alcázares, los llamados baños de María de Padilla, un espacio ubicado en la cripta abovedada situado debajo del conjunto palaciego y creado en la Edad Media a partir del antiguo jardín almohade; en los que según la leyenda este personaje se bañaba y, de ahí, que se les denominé con su nombre. Entre sus muros se encuentra una valiosa colección de pinturas murales de corte renacentista cuya autoría se atribuye a los artistas Juan Díaz, Juan de Saucedo, Gonzalo Pérez y Juan Chacón.

Dichas pinturas murales fueron realizadas entre los años 1565 y 1579, y están distribuidas en los arcos de la galería lateral y como zócalo en las paredes de la cripta. Fueron redescubiertas en 1997 durante la creación del inventario sobre revestimientos y pinturas murales de los Reales Alcázares y se encuadran en una construcción que sufrió serios desperfectos a consecuencia del terremoto de Lisboa de 1755 y que el arquitecto Sebastián Van der Borch macizó en la zona ajardinada hasta la altura de los pisos superiores, quedando así la estructura almohade bajo las nuevas construcciones barrocas.

En el año 2012 el Patronato de los Reales Alcázares y de la Casa Consistorial de Sevilla adjudicaron un presupuesto con una empresa especializada para llevar a cabo trabajos para su recuperación[5].

Reconocimientos

  • También existe en la ciudad de Sevilla una céntrica calle rotulada con su nombre.

Referencias

  1. Nota: Natural de Sevilla, Cordovilla la Real, Vallegera o Astudillo, según la fuente.
  2. Historia, Antigüedades y Grandezas de la ciudad de Sevilla, Pablo Espinosa de los Monteros. 1627.
  3. El Alcázar de Sevilla (VII): Jardín del Estanque y los Baños de María de Padilla, Julio Domínguez Arjona. La Sevilla que no vemos, 28 de septiembre de 2005.
  4. María de Padilla. Wikipedia en español.
  5. El Alcázar restaurará pinturas en los Baños de Doña María de Padilla. ABC de Sevilla, 23 de enero de 2012.

Bibliografía

Vídeos de María de Padilla

Especial:Contributors/María de Padilla

Valora este artículo

  • Actualmente4.33/5

4.3/5 (3 votos)