Historia de Lebrija

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Lebrija ha sido a lo largo de su historia, escenario ininterrumpido de asentamientos humanos lo que la caracteriza como uno de los lugares más interesantes de la Baja Andalucía, desde el punto de vista arqueológico y etnográfico.

Debido a ello, puede afirmarse que el conjunto del Cerro del Castillo es un inmenso tell o montículo artificial producido por los sucesivos asentamientos que han elevado la cota original del terreno.

Los primeros asentamientos de la zona datan del Neolítico (finales del V milenio antes de Cristo) y ocupan el actual Cerro del Castillo y sus laderas. El nombre más antiguo que nos ha llegado de Lebrija es el de Nabrissa, trasmitido por Estrabón en su obra Geografía; con toda probabilidad, fue la adaptación en lengua griega del término fenicio de Nae-Pritsa.

Un gran momento de prosperidad para Lebrija fue el período tartésico, en él parece consolidarse el núcleo poblacional como consecuencia, además de la recuperación climática y la riqueza natural, de la llegada del mineral de cobre procende de Sierra Morena y traído por el Guadalquivir. En este período se produce la llegada de los fenicios que traen una nueva cultura, asimilada pacíficamente por los nativos con quienes intercambian productos y sobre todo la apertura de nuevas rutas por el Mediterráneo. También aparecen nuevos elementos gastronómicos como el aceite y el vino, que se va a convertir en un sustituto de la cerveza que era la bebida habitual de los nativos.

En época romana recibió el sobrenombre de Veneria. Hasta esta época, la vida se realizaba de cara a la bahía en tanto que ésta era la principal fuente de recursos y la gran vía de comunicación, comercio e influencias culturales.

A partir del siglo VI desaparece la posibilidad de navegación costera, ya que el lago Ligustino de los romanos se vio convertido en un conjunto de marismas, inundadas sólo parcial o temporalmente.

Por esta época Lebrija contaba con una dehesa caliente formada por grandes extensiones de arbolados, pastos y tierra de labor, que era aprovechada en su totalidad: madera para la construcción de barcos, pastos para el ganado y superficies de siembre, en las que se desarrollaron una depurada técnica de cultivo (barbechos, uso de abonos, arados, trillos, etc.). Continúa siendo importante la vid y el olivo, así como el "garum" y la industria del salazón.

La importancia de Lebrija en épocas fenicia y romana se demuestra por el hecho de llegara acuñar moneda propia.

Durante la época musulmana, la llamaron Lebri-sah. En esta época, pérdida ya su condición portuaria, Lebrija pasa a ser una ciudad media que vive de la explotación agraria y conserva un importante valor estratégico para el control y defensa del estuario del Guadalquivir, por ello se construye un castillo en el cerro de su nombre que, unido a la muralla de la ciudad, pasará a cumplir las funciones de alcázar como en otras ciudades hispano-musulmanas. La primera fundación del Castillo se debió a los almohades, a principio del siglo XIII.

El proceso de Reconquista duró unos quince años (1249-1264), ente los reinados de Fernando III y Alfonso X. La repoblación del lugar no se hará efectiva hasta finales del siglo XIV y principios del XV, cuando se reorganiza el poblamiento a escala comarcal, aumentando el número de habitantes en la villa y se inicia su expansión fuera del recinto amurallado.

Durante los siglos XVI y XVII, Lebrija se mantiene en una situación estable, con una población en torno a los seis mil habitantes, que viven del campo y de cierta participación en el comercio de las Indias a través, fundamentalmente, del puerto de Cádiz.

En el siglo XVIII Lebrija conoce un nuevo esplendor al desarrollarse enormemente el comercio de exportación a América del aceite de oliva, e internamente la producción de cereales y vino.

La Guerra de la Independencia y la pérdida de las colonias dan al traste con esta etapa de auge y la ciudad entra en un período de moderado pero constante crecimiento, pasando la población de 6.200 habitantes en 1850 a 12.000 habitantes en 1920 y 18.300 habitantes en 1980. El conjunto del término llegaba en ese último año a los 26.000 habitantes incluyendo el núcleo del El Cuervo, cuya formación como casco urbano se produce a partir de 1950, y la población de las áreas no urbanas.


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de DeLebrija, publicada en español bajo la licencia GFDL.

Especial:Contributors/Historia de Lebrija

Valora este artículo

  • Actualmente3.09/5

3.1/5 (11 votos)