Alcázar Puerta de Córdoba (Carmona)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
La puerta de Córdoba de Carmona, vista desde el exterior.

La denominada puerta de Córdoba de Carmona representa uno de los símbolos de la importancia de esta ciudad en los tiempos de la expansión de Roma.

Historia

Por la situación privilegiada que posee la ciudad, su existencia se conoce desde muchos siglos atrás conservando abundantes testimonios de su pasado. Con el gobierno de Roma, Carmona alcanza notable esplendor y sus huellas aparecen por todas partes: la puerta de Sevilla y ésta de Córdoba son de factura romana, así como el recinto funerario, o el anfiteatro, o la vía Augusta, que pasaba por la ciudad y de la cual se conservan algunos restos y un puente.

Situada sobre un altiplano desde donde se domina el valle del Guadalquivir, la ciudad romana quedó rodeada por completo por murallas con un perímetro de unos 3 kilómetros, conservándose hoy en parte, aunque con modificaciones medievales islámicas y cristianas.

Se sabe que Carmona en esa época contó con un total de cuatro puertas que permitían la comunicación de la ciudad con el exterior, aunque de ellas sólo permanecen las dos citadas. Estas dos puertas, la de Sevilla y la de Córdoba fueron creadas por el urbanismo romano como entradas principales a la ciudad y se conectaban mediante el tradicional “cardo máximo”, constituido como el principal eje viario de la ciudad. Aún hoy permanece sin cambios importantes su trazado, que permite el acceso al interior por ambas puertas y su interconexión.

En tiempos de los Reyes Católicos la puerta de Córdoba pierde su primitiva función defensiva y con ello su austero aspecto militar, tomando una función fiscalizadora de los productos elaborados fuera de las murallas y ejerciendo en la práctica como una aduana.

Más adelante, en época renacentista, sufre importantes reformas; y a principios del siglo XVII se acuerda añadirle motivos ornamentales tales como escudos y estatuas de mármol, hoy desaparecidos, que aumentaron su monumentalidad y prestancia. Posteriormente, su aspecto barroco se le otorgó en tiempos de Carlos II con las reformas llevadas a cabo en el año 1688.

A finales del siglo XVIII se realiza la última intervención importante, a cargo del arquitecto neoclásico local José Echamorro, reedificándose parte del monumento y consolidándose todo el conjunto.

Alcázar

Data del siglo I, y está básicamente constituida por un muro recto de sillería almohadillada de diez metros de altura aproximadamente, flanqueada por dos poderosas torres defensivas de planta octogonal, también de construcción romana y rematadas por almenas.

La puerta vista desde el interior.

Según las últimas investigaciones realizadas en su restauración se ha podido comprobar que en su planteamiento inicial contaba con tres arcos de entrada, existiendo otras dos puertas pequeñas laterales, una a cada lado de la central actual, cegadas en el siglo II a causa de la inestabilidad política de la zona. Esta circunstancia la convierte en la única puerta romana defensiva que respondería a este modelo de tres arcos en toda la península Ibérica.

En el intradós del vano principal se mantiene un interesante lienzo dieciochesco, que representa a la «Virgen de Gracia», patrona de la ciudad.

La importancia histórico-arquitectónica de esta puerta de Córdoba justifica su declaración como Monumento, que aparece publicado en La Gaceta de Madrid, ya en el año 1931.

Mapa de situación

Enlaces externos

Especial:Contributors/Alcázar Puerta de Córdoba (Carmona)

Valora este artículo

  • Actualmente3.33/5

3.3/5 (9 votos)