Hermandad de La Trinidad (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Pontificia, Real y Muy Ilustre Hermandad Sacramental y Archicofradía de Nazarenos del Sagrado Decreto de la Santísima Trinidad, Santísimo Cristo de las Cinco Llagas, María Santísima de la Concepción, Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan Bosco de Sevilla, conocida comunmente como Hermandad de La Trinidad.

Historia

Esta Hermandad tiene sus comienzos en el año 1535, en el convento de la Trinidad a extramuros de la ciudad, aunque sus Reglas no fueron redactadas hasta 1544. Sus constituciones quedaron aprobadas por el arzobispo Fernando de Valdés en 1555.

En ellas se estipula que los hermanos se reunirían el Domingo de Ramos en Cabildo, confesando y comulgando, y harían estación de penitencia en la noche del Jueves Santo vistiendo los cofrades túnicas negras con capirote, descalzos, y con el escudo de la cofradía en el pecho. La procesión iría precedida por el estandarte, al que seguirían disciplinantes acompañados por hermanos de luz; al final iría el Crucificado portado por un hermano, cantores y una trompeta. Así visitaban siete iglesias: las de la Hiniesta, la Encarnación, del Socorro, de las Dueñas, el Salvador, la Catedral, y a su vuelta la del monasterio del Valle.

En el año 1558 la Corporación quedó agregada a la Orden Trinitaria, gozando así de sus gracias y privilegios. En 1567 los trinitarios donaban a la Hermandad un terreno, correspondiente a un cercado medianero con el lugar que ocupaban, para que éstos labrasen su capilla.

Desde los últimos años del siglo XVII o primeros del XVIII la Cofradía incorpora en su procesión el paso del Sagrado Decreto de la Santísima Trinidad. Hacia la mitad de ese último siglo fue preciso encargar la restauración del citado Misterio, ya que por estar en mal estado no salía desde 1703. El trabajo fue realizado por un artista desconocido, tallando de nuevo la imagen de Jesucristo y del Padre Eterno, que fue notablemente modificado.

A lo largo del siglo XVIII la Hermandad siguió realizando su estación de penitencia con cierta regularidad hasta 1790, año en el que, debido al mal estado de la capilla, la comunidad se hace cargo de ella, reedificándola a sus expensas. Extinguida la corporación nazarena, así se continuó hasta 1804, año en el que se intenta restablecer la Hermandad. No obstante, con la invasión de las tropas francesas se pierden parte de sus enseres, trasladándose sus imágenes a la iglesia de Santa Lucía.

En 1819 se redactan nuevos estatutos, aprobados por el Consejo de Castilla, donde se establece hacer estación de penitencia el Viernes Santo hasta la Catedral y celebrar tres funciones anuales a las Llagas de Cristo, a la Virgen, y al santo del monarca que reinase.

El rey Fernando VII aceptó, en 1820, ser Hermano Mayor honorario de esta Hermandad, por lo que se incluyeron las armas reales a su escudo. Cuatro años después se consigue la agregación a varias órdenes religiosas y también a los Santos Lugares de Jerusalén.

Pasos

La Hermandad procesiona con tres pasos: el del Decreto de la Santísima Trinidad, el paso de Misterio del Santísimo Cristo de las Cinco Llagas, y el paso de palio de Nuestra Señora de la Esperanza.

El primer paso, conocido como del Sagrado Decreto de la Santísima Trinidad, se desconoce la fecha en la que se incorporó al cortejo procesional de la Cofradía, aunque en los libros de cuentas consta que a mediados del siglo XVII fue restaurado su grupo escultórico que no salía en procesión desde el año 1703; por aquél entonces se creó una nueva talla de Cristo y se remodeló la del Padre Eterno, y por esta razón es de suponer que esta alegoría ya procesionaba por las calles de Sevilla en el último tercio del siglo XVII.

En este singular paso del Sagrado Decreto, lleno de alegorías y simbolismos, en un principio representaba en primer lugar a la Santísima Trinidad sobre un trono de nubes, y junto a la imagen del Hijo, a la Iglesia en forma de una matrona dormida, vestida de negro. Al lado del Padre aparecía la Fe, y a continuación los cuatro Doctores de la Iglesia que ilustraron sobre los misterios de la Redención. En la parte delantera del paso se alzaba una palma, símbolo de la victoria, y en su cima una cruz, instrumento del Triunfo; también aparecía un ángel, que representa el Amor divino. Al pie de la palma se desenlazaba un dragón al que le esperaba otro ángel con una lanza para matarlo, simbolizando así la muerte del pecado.

Este grupo escultórico ha experimentado en el tiempo algunos cambios y distintas simplificaciones, como la supresión de los cuatro Doctores y los símbolos de la Iglesia y de la Fe, todo ello hacia el año 1924. Desde el año 1994 procesiona en unas andas cuya carpintería fue realizada por el ebanista Francisco Bailac González; en un paso que se estrenó ya con la talla completa al año siguiente, 1995, debida a la gubia del tallista Juan Mayorga trabajada sobre diseños de Antonio Dubé de Luque.[1]

Disuelta la Cofradía, después de 1804 fue revitalizada de nuevo por un grupo de Hermanos que adquiriron los pasos antiguos de la Hermandad de El Valle, instalando en uno de ellos este grupo de la Trinidad, siendo restauradas sus imágenes por Cesáreo Ramos, sobrino del célebre escultor Cristóbal Ramos.

  1. José Roda peña: El paso procesional. Talla, Dorado y escultura decorativa. En: Sevilla penitente, volumen II. Editorial Gever, Sevilla, 1995.

Sede

La Hermandad tiene su sede canónica en la iglesia de la Trinidad, situada en la Avenida de María Auxiliadora de Sevilla.

Salida procesional

Realiza su salida procesional haciendo estación de penitencia desde su sede hasta la Santa Iglesia Catedral, en la noche del Sábado Santo de la Semana Santa sevillana.

Bibliografía

  • Historia de las Hermandades de Penitencia, Federico García de la Concha Delgado y Joaquín de la Peña Fernández. En: Sevilla Penitente. Editorial Gever, S.A., Sevilla, 1995.

Especial:Contributors/Hermandad de La Trinidad (Sevilla)

Valora este artículo

  • Actualmente3.00/5

3.0/5 (7 votos)