Pacem in terris   

Santos Mártires de Peñaflor

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Azulejo de San Críspulo y San Restituto colocado en la fachada de la Ermita de los Santos Mártires de Peñaflor.

Santos Mártires de Peñaflor,

Tradición y leyendas

Vida

Mantiene la tradición, contada de padres a hijos desde tiempos inmemoriales, que San Crispulo y San Restituto eran naturales de Peñaflor; Restituto presbítero y Crispulo diácono, tio y sobrino de parentesco. Eran picapedreros de oficio y trabajaban en la cantera que existia por la calle Blancaflor, a la sombra de un azofaifo "milenario" que existió hasta hace algunos años en la casa numero 18 de dicha calle.

Pertenecían a la comunidad cristiana de Peñaflor durante la dominación árabe, y fueron martirizados para que renegaran de su Fe. En la actualidad está la Ermita que lleva su nombre.

Hasta aquí es lo que la tradición oral de Peñaflor ha conservado acerca del martirio.

Blancaflor

Existe también una curiosa leyenda, conservada también por tradición oral, y que dice así: después del martirio, tras haber decapitado a los Santos Mártires, primero a Críspulo y después a Restituto, en la peña donde cayó su sangre apareció una flor blanca, los árabes la cortaban todos los dias, y todos los dias volvia a salir la flor. Era este el milagro por su martirio.

De este hecho procede la toponimia del nombre de la calle Blancaflor, y según la tradición el nombre de Peñaflor vendría dado al pueblo por el milagro de la flor ocurrido encima de una peña.

Críspulo decapitado habla

Otro milagro que mantiene la tradición durante el martirio es el siguiente: "Cuando fue decapitado Críspulo y Restituto esperaba su turno ĺa cabeza del sobrino ya decapitado, antes de caer al suelo le habló a su tio para alentarlo en el momento del martirio". El cuadro que se encuentra en el retablo de la capilla de los Santos Mártires recoje esta escena, en que San Críspulo decapitado habla a San Restituto que espera ser martirizado.

Enterramiento

También mantiene la tradición que San Críspulo y San Restituto fueron enterrados en Córdoba, y que sus huesos se encuentran en la Urna que contiene los restos de los mártires cordobeses, en la iglesia de San Pedro.

Esta afirmación es errónea, pues consultado el archivo de dicha iglesia de San Pedro y de la Hermandad de los Santos Martires de Córdoba no aparecen Críspulo y Restituto, si bien es cierto que no se sabe con seguridad todos los nombres de los Santos cuyas reliquias se guardan en la Urna.

El motivo que ha podido inducir a creer que se encuentran en la citada urna puede estar en el hecho, de que el Ayuntamiento de Córdoba, en la figura de su alcalde, invitaba a la corporación municipal de Peñaflor, mediante carta anual, a los actos religiosos que se ofrecian en San Pedro en honor de los Santos Martires de Córdoba. Esta invitación obedecia a la estrecha relación que existia entre Peñaflor y la ciudad de Córdoba, ya que hasta el siglo XIX perteneció civil y juridicamente de la provincia de Córdoba.

Historia de los Santos Mártires

Tiene una larga y azaroza historia la Historia de los Santos Mártires, en la que confluyen dos relatos muy distintos que con el correr de los siglos han ido entrecruzándose y han terminado por fundirse.

Relato relativo a la cueva

El primero de ellos, referido a la cueva donde fueron martirizados, tiene escasa consistencia histórica, entre otras razones porque dicha cueva nada tiene que ver con la época ni con los hechos que concurrieron en el martirio, pues no es sino un mausoleo romano de los siglos I-II de nuestra era, que ya se encontraba fuera de uso y estaría olvidado y abandonado cuando siete siglos después ocurrieron los sucesos que se tratan. Menor firmeza posee aún la creencia de que una galería comunica la cueva con otros lugares de Peñaflor, pues tal afirmación no es más que producto de la imaginación popular.

Relato relativo al tormento

Con respecto al segundo relato, centrado en el tormento y los suplicios que sufrieron los Santos en su martirio, existe una tradición que asocia las vidas y muertes de Restituto y Críspulo -tío y sobrino, presbítero y diácono, respectivamente- a la historia de Peñaflor. Narra dicha tradición que los santos varones recibieron el martirio de manos de los musulmanes en la cueva de la calle Blancaflor donde después se erigiría, en el siglo XVIII, la ermita dedicada a su memoria. El saber popular (en su lógico afán por adornar con hechos heroicos su pasado) ha continuado nutriendo con pormenorizados y, a la vez, fantásticos datos la historia del martirio, tanto en lo que se refiere a la forma como al lugar en que, según cuentan, fue llevado a cabo.

Hecho histórico

Sin embargo, todas las tradiciones encieran un atisbo de veracidad histórica. Y ésta, por lo mismo, posee indicios suficientes de autenticidad, si no en cuanto a las noticias que rodean al método seguido en la ejecución dle martirio -de escaso crédito histórico- sí, al menos, en lo referente al hecho real que motivó el inicio de la leyenda: las muertes de Críspulo y Restituto. Entrando, por tanto, en la historia, al margen ya del relato legendario.

El contexto histórico se enmarca en la Córdoba Omeya del siglo IX. Muchos miembros de la comunidad cristiana -minoritaria- que vivían en la Córdoba musulmana, alentados y animados por las vehementes y encendidas exhortaciones del clérigo Eulogio, se presentaban ante el gobernador o ante el emir Abd al Rahman II blasfemando y lanzando injurias contra Mahoma y la religión islámica, al fin de obtener la palma del martirio. Algunos cristianos, en efecto, lo consiguieron: son los llamados mártires voluntarios. Entre ellos estarían Críspulo y Restituo, dos hispanovisigodos que, si vivían en Peñaflor, tendrían que haberse puesto en camino hacia Córdoba para allí compartir el ansiado martirio, tal como hizo el joven monje Teodomiro, que fue expresamente desde Carmona para que le cortaran la cabeza. Pero la mayor parte de los cristianos cordobeses -o mozárabes, como se denominaba a todos los que en Al Andalus habían conservado su primitiva religión- veían con desagrado o desaprobación este suicidio colectivo, por lo que en el año 852 se celebra en Córdoba un Concilio, presidido por el arzobispo metropolitano de Sevilla, Recafredo, en el que los prelados en él reunidos prohibieron a los cristianos elegir esta forma de morir, aunque se respetó la voluntad de quienes ya habían muerto proclamando su fe.

A pesar de ello, la apasionada costumbre continuó durante el mandato del emir Muhammad I (852-886), siendo probable que fuera entonces cuando Críspulo y Restituto lograran ingresar en el seno de los mártires al morir decapitados.

Bibliografía

  • San Críspulo y San Restituto, patronos de Peñaflor. Leyenda y realidad de su martirio, José López Muñoz. Arte, arqueología e historia, nº 13, 2006: pág. 179-188. ISSN 1133-9918.

Entradas relacionadas

Especial:Contributors/Santos Mártires de Peñaflor

Valora este artículo

3.5/5 (11 votos)