Se suspenden la romería del Rocío y las procesiones del Corpus Christi de 2020   

Ermita de los Santos Mártires de Peñaflor

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Fachada de la Ermita de los Santos Mártires de Peñaflor, San Críspulo y San Restituto

Ermita de los Santos Mártires de Peñaflor.

Ermita

Construcción del siglo XVIII adosada a una tumba de época romana excavada en la roca. Situada en la calle Blancaflor, está compuesta por una tumba rupestre, que hace las veces de capilla, una pequeña antesala y una agraciada espadaña.

La ermita está dedicada a San Críspulo y San Restituto pues es en este lugar donde una leyenda sitúa el martirio que sufrieron los dos santos a manos de los musulmanes en el siglo IX, durante el Emirato de Córdoba.

En el siglo XVII, el Ayuntamiento los declaró patronos de Peñaflor, al atribuir la finalización de una epidemia de peste a la intercesión de los dos santos.

En 1955 se recuperó por los vecinos de la calle Blancaflor, en colaboración con la Asociación Cultural Círculo Amigos de Peñaflor, la festividad en su honor con la celebración de una verbena cada 10 de junio.

Festividad de los Santos Mártires

Azulejo de San Críspulo y San Restituto colocado en la fachada de la Ermita.

Con respecto a la celabración de la festividad de los Santos Mártires los datos históricos sí son del todo consistentes. Las primeras noticias históricas no aparecen hasta el siglo XVII, casi ocho siglos después de que hubieran sufrido el martirio.

Origen de la fiesta

En el año 1624, con motivo de la visita del rey Felipe IV a Sevilla, la Diócesis decidió, entre otros acuerdos, iniciar las deligencias para promover la canonización del rey Fernando III y además, incluir a los santos Críspulo y Restituto -como Mártires- en el Santoral Hispalense, cuya festividad debía celebrarse el 10 de junio.

Poco después, en 1648, el Ayuntamiento de Peñaflor acuerda celebrar la festividad desde ese año en adelante, como voto de acción de gracias por el cese en la villa de la epidemia de peste que a la sazón estaba asolando y diezmando la población de la ciudad de Sevilla y de las comarcas cercanas. La finalización de las calamidades (sequía-hambre-epidemia-muerte) se atribuía a la intercesión de los Santos Mártires. Por ello, desde mediados del siglo XVII, en la toma de posesión del Alcalde, éste juraba que Peñaflor tendría por Patronos a sus dos santos benefactores.

Evolución histórica de la celebración

El acuerdo del Ayuntamiento, además, incluía el compromiso de celebrar una fiesta en honor de los Patronos, librándose incluso una partida económica anual de 240 reales de vellón -una cantidad significativa para su tiempo, si tenemos en cuenta que un jornalero recibía entonces 3 reales como jornal- dentro de los presupuestos municipales a fin de que pudiera celebrarse el acontecimiento.

Esta costumbre municipal se mantuvo hasta finales del siglo XIX, cuando la festividad oficial quedó reducida a una celebración litúrgica que se iniciaba en la Parroquia y, tras una procesión, finalizaba en la ermita de los Santos Mártires, que es la forma en que se ha mantenido hasta los años sesenta del siglo XX.

Sin embargo, en los años que siguieron a la finalización del patrocinio municipal, los vecinos aún mantuvieron viva la fiesta popular enciendiendo en la calle Blancaflor una candela, a la que arrojaban todos los objetos inservibles y deteriorados -cuando la madera constituía la materia prima casi exclusiva para la fabricación de muebles y enseres- que a lo largo del año se habían ido amontonando en los patios y corrales de las casas; asímismo, a la caída de la tarde eran repartidos tazones con chocolate entre todos los asistentes, que formaban animadas terturlias en torno a la hoguera,.

Al no ser conocida esta festividad por las generaciones más jóvenes, se corre el riesgo de que el tiempo pueda borrar su recuerdo, y con ello, se pierda una tradición que supera con creces los tres siglos de existencia. Por lo mismo, cuando llegó el 10 de junio de 1995, el Círculo "Amigos de Peñaflor" celebró en la calle Blancaflor un acto conmemorativo de la festividad de los Santos Mártires, con verbena incluida, con el propósito de que se repita en años venideros y se evite así la pérdida de una costumbre que estaba en trance de desaparecer.

Entradas relacionadas

Especial:Contributors/Ermita de los Santos Mártires de Peñaflor

Valora este artículo

3.3/5 (10 votos)