Santas Justa y Rufina

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Las Santas Justa y Rufina, según lienzo pintado por Murillo que se conserva en el museo de Bellas Artes de Sevilla.

Las Santas Justa y Rufina fueron hermanas carnales, nacidas en Hispalis (Sevilla), Justa en 268 y Rufina en 270, ambas murieron en el 287, son veneradas como santas por la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa.

Biografías

De familia muy modesta con firmes convicciones cristianas. En la época que vivieron dominaban los romanos gran parte del mundo por ellos conocido. En estos tiempos paganos, las hermanas dedicaban su tiempo a ayudar al prójimo y el conocimiento del Evangelio.

Era costumbre celebrar una vez a al año una fiesta pagana en honor a Venus y en la que se rememoraba el fallecimiento del admirado Adonis. Según la tradición cristiana, se recorrían las calles de la ciudad con la figura cargada en hombros molestando gravemente al público y exigiendo inmensas limosnas para la fiesta. En cierta ocasión, los paganos llegaron a casa de Justa y Rufina exigiendo el dinero correspondiente, pero las hermanas se negaron a pagarlo por ser el fin de éste contrario a su fe, y no sólo esto sino que decidieron hacer añicos la figura de la diosa entre ambas, provocando de esta manera el enfado general de las devotas que se lanzaron hacia ellas.

El prefecto de Sevilla, Diogeniano, mandó encarcelarlas, animándolas a abandonar sus creencias cristianas si no querían ser víctimas del martirio, las santas se negaron a pesar de las amenazas. Sufrieron el tormento del "potro" para a continuación ser torturadas con "garfios de hierro", Diogeniano esperaba que el trato que se le daba sería suficiente para que renunciaran a su fe, ellas aguantaron todo. Viendo que no surtió efecto el castigo las encerró en una tenebrosa cárcel donde sufrirían las penalidades de la hambre y la sed.

Santa Justa. Cerámica en la calle Juan de Vera (Sevilla).

Estoicamente sobrevivieron a su condena, por lo que fueron castigadas de nuevo, esta vez debían caminar descalzas hasta llegar a Sierra Morena, tuvieron la suficiente fuerza para conseguir el objetivo. Viendo que nada las vencía mandó encarcelarlas hasta morir, la primera en fallecer fue Santa Justa, su cuerpo lo tiraron a un pozo recuperado poco tiempo después por el obispo Sabino.

Una vez que hubo acabado con la vida de Justa, Diogeniano creyó que Rufina sucumbiría a sus deseos con más facilidad, pero no lo consiguió, ya decidió acabar con su vida de la forma más lúgubre en aquellos tiempos, la llevó al anfiteatro y la dejó a expensas de un león para que la destrozase, la bestia se acercó lo más que hizo fue mover la cola y lamer sus vestiduras como haría un animal de compañía. El Prefecto no aguantó más, la mandó degollar y quemar su cuerpo. Nuevamente tras este hecho el obispo Sabino recogió los restos y lo enterró junto a su hermana en el año 287.

Por tan cristiana acción, fueron canonizadas. Se les nombró Patronas de Sevilla, y de los gremios de alfareros y cacharreros. También son veneradas como patronas de otras localidades, por ejemplo Payo de Ojeda en Palencia.

Veneración en Sevilla

Las santas Justa y Rufina son especialmente veneradas en la ciudad de Sevilla. La tradición las señala como protectoras de la Giralda y de la Catedral, ya que no permitieron que cayeran tras el terremoto de Carmona de 1508, y de nuevo en el terremoto de Lisboa de 1755. De esta manera, suelen estar representadas junto a dicho monumento. En la propia Catedral, precisamente el altar más cercano a la Giralda está dedicado a las Santas y en él figuran sus esculturas flanqueando a la Giralda. Estas esculturas proceden de la iglesia del Salvador de Sevilla, fueron realizadas por Pedro Duque Cornejo en 1728 y procesionan cada año en el Corpus Christi de Sevilla.

En el Colegio Salesiano de la Santísima Trinidad, también en Sevilla, se conserva una antigua galería subterránea considerada tradicionalmente la cárcel donde estuvieron presas las dos hermanas. En su interior tienen un altar dedicado.

Paso de las santas Justa y Rufina en la procesión del Corpus Christi de Triana del año 2013.

Pero además, esa misma representación está bastante extendida en toda la ciudad, y en especial en el distrito de Triana donde se asentó el gremio de los olleros, en una franja de su barrio histórico que se centra principalmente entre las actuales calle Pureza y Rodrigo de Triana. Precisamente por esta vinculación con el barrio, también procesionan en él una representación de estas santas en el cortejo del Corpus Chico trianero, asimismo con una reproducción de la Giralda entre ellas, y con distintos cacharros de cerámica repartidos a los pies del paso.

Su festividad se celebra el 19 de julio.

Controversia

Sobre la veracidad de los numerosos y diversos datos sobre dichas santas hay que tener en cuenta varios hechos:

  1. Los primeros cristianos no son monoteistas en su mayoría, no rechazándose el culto a dioses paganos, de ahí las constantes cartas de obispos de los primeros momentos cristianos esgrimiendo castigos para evitarlo; esto hace dudar sobre la actitud de las santas hacia cualquier culto pagano.
  2. Entre los paganos jamas se obligaría al pago de un donativo a una deidad, y evidentemente no se reaccionaría violentamente con aquel que no lo hiciera.
  3. La posibilidad de la procedencia trianera de ambas santas, como se ha expuesto en numerosas fuentes tradicionales, es completamente imposible debido a la inexistencia de dicho barrio en el periodo romano.

Enlaces externos


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Santas Justa y Rufina

Valora este artículo

  • Actualmente2.29/5

2.3/5 (14 votos)