Pacem in terris   

Jean de Dieu Soult

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Jean de Dieu Soult (n. Saint-Amans-la-Bastide, Tarn, 9 de marzo de 1769 - † ibídem, 26 de noviembre de 1851) militar y político francés.

Destacado combatiente en las Guerras Napoleónicas, dirigió las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia Española.

Expolio de Soult al patrimonio artístico sevillano

Con la invasión napoleónica Sevilla perdió mucho más que su propia independencia, ya que resultó gravemente expoliada por las tropas francesas bajo el mando de este mariscal francés, Jean de Dieu Soult, el cual gobernaría en la ciudad desde el 1 de febrero de 1810 al 27 de agosto de 1812.

Está documentado que aquél 1 de febrero de 1810 el recién coronado rey de España José I Bonaparte entró en la ciudad con varios de sus oficiales, entre los que se hallaba el mariscal Soult. El monarca fijó su residencia en el Reales Alcázares, instalando a su nuevo gobierno de España en sus salones góticos y mudéjares, mientras que Soult, verdadero amo de la ciudad en ausencia del rey, fijó la suya en el Palacio Arzobispal, a pocos metros de allí.

Pronto se promulgó una Real Orden que obligaba a párrocos de iglesias, abadesas de conventos, hospitales, Hermandades y también a particulares, a llevar sus obras de arte al Alcázar con el supuesto fin de organizar una galería de pinturas en sus salones para que pudiera ser admirada por todos; una noble iniciativa que ocultaba su verdadera motivación, la de agrupar en un mismo lugar el patrimonio artístico de Sevilla para hacerlo más fácil a la hora de sacar las obras de la ciudad. Hay que decir al respecto que tanto el rey como el mariscal sabían de estas obras desde antes de su llegada, por los catálogos de Agustín Céan Bermúdez.

Las intenciones de Soult quedaron pronto en evidencia, al enviar paulatinamente a su esposa a Francia parte de las obras recaudadas para, finalmente y con su marcha definitiva tres años después, llevarse entre otros objetos los cuadros de sus pintores preferidos, Herrera el Viejo o Murillo, como se puede comprobar de los inventarios posteriores a 1810 hallados en el archivo del Real Alcázar.

Punto clave para conocer el total de obras desaparecidas es la comparación entre los distintos inventarios realizados, desde el primero en 1810, bien conocido por la publicación de Gómez Imaz, hasta los posteriores realizados a partir de 1813, cuando los franceses abandonaron España. En el primero el número de pinturas depositadas en el Alcázar ascendía a 999, mientras que en los posteriores se contabilizaron 878, elevándose así, por comparación, a 121 las pinturas desaparecidas, perdidas o robadas, siendo éstas bien conocidas por la numeración de los cuadros, ya no correlativos.

Entre ellos se incluyen 32 obras de Bartolomé Esteban Murillo, 28 de Francisco de Zurbarán, 25 de Alonso Cano, ocho de Valdés Leal, cinco de Francisco Herrera el Viejo, tres Pedro Pablo Rubens y dos de Juan de Roelas. Algunos siguen hoy en el Museo del Louvre de París.

Bibliografía

Especial:Contributors/Jean de Dieu Soult

Valora este artículo

4.0/5 (1 voto)