Pacem in terris   

Historia de Benacazón

De Sevillapedia
(Redirigido desde «Historia:Benacazón»)
Saltar a: navegación, buscar

Historia de Benacazón.

Parece ser, que los orígenes de Benacazón pueden remontarse a la dominación romana, pues se han encontrado en algunos lugares del término restos de edificaciones: tejas y ladrillos mezclados con tierra de labor, que indican antiguas viviendas, aunque se dice que también se han encontrado vestigios del Bronce Final. Durante la época romana sería una pequeña aldea campesina. Con la llegada de los musulmanes pervive como tal aldea, tomando el nombre de Ben-A-Cassum, de donde deriva su actual denominación.

Conquistada por Fernando III el Santo, le cambió el nombre por el de Celada, con el que aparece en el Repartimiento de Sevilla, pero éste no arraiga, volviendo a su antigua denominación.

En 1250 la villa fue adjudicada a Dña. María Mayor Arias y al Obispo de Sevilla Don Remondo, el cual había recibido anteriormente varias viñas del término y la llamada Torre de Abenzona, hoy de Guadiamar.

En 1253 empieza a figurar como Benacazón, bajo el reinado de Alfonso X el Sabio.

El 9 de abril de 1322, el Arzobispo D. Remondo, donó la mitad de la Torre de Guadiamar al Cabildo de la Santa Iglesia Parroquial, con la sola recompensa de que pusieran un capellán para que dijera misa de réquien todos los días por las almas del rey D. Fernando y del rey D. Alfonso, así como en sus aniversarios.

Señorío de Benacazón

En 1419 pasa a los Portocarreros, herederos de Dña. María Mayor Arias y ese mismo año consigue el título de condición de Villa y Señorío de Benacazón, siendo sus primeros señores D. Luis Méndez Portocarrero y su esposa Dña. María de Ribera, hija del famoso adalid Per Afán de Ribera.

El 14 de abril de 1537, el matrimonio toledano formado por D. Gonzalo Pantoja Portocarrero y Dña. Juana de Merlo, fundaron este mayorazgo para su hijo Martín Pantoja Portocarrero. No obstante será el primogénito de dicho matrimonio, D. Luis Méndez Portocarrero, quien en 1552 hereda el señorío de Benacazón con sus bienes anejos, eligiéndolo a cambio del de Mocejón, que le había correspondido en herencia. Este caballero, que debió valorar la riqueza de estas tierras y su interés por la cercanía a la que entonces era considerada la capital del mundo, casó con Dña. Sancha de Guzmán, falleciendo en 1567.

Su hijo, D. Fernando Portocarrero (en esta época era común añadir o quitarse apellidos, que aparecen y desaparecen en los documentos en función de intereses determinados), le sucede en el señorío de Benacazón ese mismo año de 1567. Es este el primer personaje que aparece vinculado al patrimonio artístico de esta villa, pues fundó en ella una Capilla para su enterramiento, dotándola de un muy interesante retablo. Conviene tratar unos apuntes biográficos que nos aclararán la fuerte y no muy usual vinculación de D. Fernando con este pueblo.

Sabemos que el 20 de marzo de 1577 obtuvo en el castillo de Triana el título de familiar del Santo Oficio de la Inquisición de Sevilla. En 1599 casó con otra mujer de la familia noble, Dña. Gerónima de Mendoza, hija de los Condes de Barajas. En una carta de Codicilo otorgada en Benacazón en 1608, se titula “Caballero de Alcántara, Gentilhombre de S. M., alcalde de la puente y convento viejo de Alcántara, vecino de Sevilla y morador de Benacazón“. Parece que casó en segundas nupcias con Dña. Luisa de Villaquirán y que no tuvieron hijos. Si tuvo D. Fernando un hijo natural, llamado Andrés Bernal Portocarrero. Quien no fue legitimado hasta casi dos siglos después. A ese señor lo nombró la citada señora su heredero universal en el testamento redactado en 1609, una vez muerto su marido. No obstante, D. Andrés Bernal no pudo heredar el mayorazgo por su condición de ilegítimo, por lo que el señorío de Benacazón pasó a otra rama de la familia.

Mucho fue el afecto que D. Fernando sintió por Benacazón, como veremos enseguida. Sabido es que para los miembros de las clases más distinguidas de esta época, las reliquias de Cristo, la Virgen o los Santos tenían un enorme valor espiritual y sentimental, y por ello las donaban a sus herederos o a iglesias o monasterios que estuvieran bajo su directo patronazgo, en aras de su buen cuidado y conservación. Pues bien, en prueba de ese amor por la iglesia de Benacazón que se ha mencionado, D. Fernando Portocarrero dispuso, en su testamento otorgado el año de 1608, la donación de un Cristo articulado y una arqueta de reliquias que había pertenecido a Dña. Francisca de Guzmán, su madre, y que contenía, entre otras piezas, un sudario y un trozo del Santo Lignum Crucis, conservado en un corazón de cristal, guarnecido en oro. Ese relicario no ha llegado a nuestros días. Pudiera ser que el Cristo articulado fuese el Santo Cristo Yacente, ya que, como bien han dicho especialistas en arte, esto Santo Cristo Yacente es una talla del primer tercio del siglo XVI y de la escuela castellana. Por tanto, coinciden fecha y procedencia: principios del siglo XVI y Toledo.

Poco antes de morir, D. Fernando de Portocarrero fundó en la iglesia de Santa María de las Nieves de Benacazón un Patronato y Capilla con el fin de ser allí enterrado, con la obligación posterior de labrar un retablo para la misma, de cuya realización debieron encargarse sus sucesores con cargo a la memoria por él instituida.

A mitad del siglo XVI pasó a poder de la familia de "Los Pantoja" hasta que en 1810 se suprimieron los señorios.

Especial:Contributors/Historia de Benacazón

Valora este artículo

2.4/5 (7 votos)