Castillo de Utrera

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Torre y murallas del castillo de Utrera, vista desde la zona baja de la ciudad.

El castillo de Utrera se encuentra situado en la zona más alta del recinto histórico de esta ciudad.

Historia

El primer testimonio escrito sobre esta fortaleza se encuentra en el Libro del Repartimiento de Sevilla y sus tierras, cuando en 1253 se cita a Utrera como una cortijada islámica con torre de defensa y protección.

Poco después, en 1264, el castillo es citado como consecuencia de los favores otorgados por Alfonso X el Sabio a don Pedro Yáñez, maestre de Calatrava, por conservar esta fortaleza, de gran utilidad para la reconquista de plazas importantes como Lebrija, Jerez o Arcos.

En tiempos de Alfonso XI Utrera estaba rodeada por murallas y el castillo parece que fue dotado de una fuerte cerca que formaba una gran plaza de armas delante de la torre. Por su proximidad al castillo, en 1331 el Concejo de Sevilla dispuso dar cada año a la vecina iglesia de Santiago un dinero para obras en ella ..."por estar cercana a ella el Castillo de Sevilla y acudir a ella el castellano y gente de armas para el Santo Sacramento a deshora y ser enterrados allí". Noticias posteriores dan a conocer cómo fue destruido el castillo en 1368 tras la invasión de la villa por las tropas de Mohamed V de Granada, y recuperado a los nobles en 1478 por los Reyes Católicos cuando se lo reclaman a Fernán Arias de Saavedra.

A partir del siglo XVI comienza el declive del castillo, que queda abandonado desde 1743 cuando Utrera deja de pertenecer a la jurisdicción de Sevilla, pasando a ser con Felipe V "plaza de realengo". Aún así el ayuntamiento sevillano conservaría la propiedad y la facultad de designar alcaide para la conservación del edificio, aunque el cargo perdió carácter por la falta de presupuesto y sería sólo de tipo honorífico.

Con la llegada de los franceses, el 10 de febrero de 1810, la población de Utrera es obligada a pagar enormes impuestos, lo que dio lugar a fuertes protestas por parte de ésta, y a represalias por la de los franceses, que bombardearon el castillo desde la Huerta de la Zorra causando grandes destrozos en él.

En 1915 el entonces alcalde de la ciudad, Rafael Adame Peña, mandó hacer reparaciones en la fortaleza, rehaciendo por completo el patio de armas, que se mantuvo poco tiempo en buen estado. Bastantes años después, en 1974, se inician obras de restauración según un proyecto de Rafael Manzano Martos, patrocinado por la Dirección General de Bellas Artes, en unas obras que se dieron por finalizadas en 1986 con la apertura al público de las nuevas instalaciones. Sólo dos años después se continuaron estos trabajos, acometiéndose el refuerzo de muros, el rebaje del patio de armas hasta su nivel histórico de suelo y la rehabilitación de nuevos elementos aparecidos.

Actualmente el castillo es un lugar de ocio abierto al público, con zonas adecuadas para celebraciones y actos culturales.

Castillo

Camino de acceso al castillo.

El castillo se encuentra situado sobre un cerro natural, al noroeste de su núcleo histórico, apareciendo en tiempos antiguos unido a las murallas defensivas de la villa, del que constituía como una alcazaba.

Se organiza sobre un terreno de planta sensiblemente regular, casi un rectángulo, con una torre en cada esquina más otras intermedias en los lados noroeste y suroeste, con muros que en su parte superior presentan adarve o camino de ronda de 1,60 metros de ancho, con almenas "encapuchadas". La altura de estas murallas oscilan desde un mínimo de 4 metros hasta un máximo de 15 metros, según el terreno.

Todo el conjunto se abre hacia el interior del "Patio de armas", mediante una puerta abocinada que se quiebra formando el ángulo de la torre Este y continúa hacia la torre Sur.

La pieza más importante que se conserva es la Torre del Homenaje, una soberbia construcción de planta casi cuadrada, cubierta en su planta baja por una bóveda de paños octogonales sobre trompas, y en su planta superior por una bóveda vaída.

El castillo presenta elementos arquitectónicos de tipo islámicos que pudieran ser de la época almohade, si bien se sabe que fue muy reformado posteriormente, pues su importancia militar fue muy grande. De hecho, con la reconquista de Sevilla de 1248, Utrera se convierte en plaza estratégica de primer orden dentro de la línea fronteriza, por lo que el Concejo de Sevilla mandó su reforzamiento con piedra y ladrillo, por lo que también presenta notables elementos góticos, como las bóvedas antes citadas .

Mapa de situación

Enlaces externos

Especial:Contributors/Castillo de Utrera

Valora este artículo

  • Actualmente2.80/5

2.8/5 (5 votos)