Pacem in terris   

Postigo del Aceite (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Postigo del Aceite, de Sevilla, visto desde la calle Almirantazgo.

El Postigo del Aceite de Sevilla es una de las puertas de acceso con que contaba la antigua muralla que rodeaba y protegía a la ciudad.

Se encuentra situada en la confluencia entre las calles Almirantazgo y Arfe, y en la actualidad presenta una imagen que responde en lo fundamental al adquirido tras la reforma realizada durante la segunda mitad del siglo XVI.

Historia

Este postigo, junto con la Puerta de la Macarena -muy alterada por distintas reformas-, la Puerta de Córdoba, el Postigo del Alcázar (en la calle de la Judería (Sevilla)|calle de la Judería) y alguna puerta más que comunicaba el Alcázar con la ciudad, son las únicas puertas que quedan hoy de aquella enorme muralla que según el historiador Rodrigo Caro contaba "con 8.750 varas de medir -casi seis millas o dos leguas legales- y 166 torres".

A lo largo de la historia se le ha conocido con distintas denominaciones: así, en la época del Repartimiento, tras la reconquista, se le llamó "Puerta de la alfondiga del azeyte"; desde el año 1255 se le conoció como "Puerta de la Aceituna" y a partir de 1402, "Puerta del Aceite"; aunque durante la Edad Moderna se le conoció también como el "postigo de las Atarazanas". Asimismo, y al igual que todas las puertas de la ciudad -y en especial las más próximas al río- este postigo fue sometido a distintas reparaciones desde antiguo, algunas documentadas como las realizadas en los años 1403 por el "Cabildo de Veintiquatros" y en 1420 al repararse la cerca completa de la ciudad.

Sobre el primitivo postigo de la época medieval existen algunos datos obtenidos principalmente de las excavaciones arqueológicas realizadas en las vecinas Atarazanas, donde al exterior aparecieron restos de un grueso muro que se cree pudo ser parte de la barbacana de protección; muro que quedaba abierto hacia el sur, por lo que obligaría a una entrada acodada al estilo habitual de las puertas de la muralla. Hoy se cree que el acceso estuvo configurado por una entrada directa enmarcada entre dos torres y un postigo acodado situado en la barbacana. De ese conjunto se conserva la puerta completa, pero no el acodo, desaparecido en el siglo XIII con la construcción de las Atarazanas llevada a cabo a instancias de los reyes cristianos. Posteriormente la puerta fue reformada y alterada su fisonomía en 1573, siendo no obstante, una de las pocas que conservan su estructura original.

Maqueta del Postigo del Aceite expuesta en la planta baja del ayuntamiento de Sevilla.

Las obras de reforma del postigo del Aceite se concertaron a principio de 1571 y partían del deseo del Cabildo de ampliar el arco de entrada, estrangulado por las dos torres que la protegían. El proyecto fue encargado a Benvenuto Tortello, por entonces maestro mayor de las obras del Ayuntamiento, estando probada su autoría documentalmente en unas obras programadas principalmente para su consolidación debido al estado de ruina que presentaba, y fueron finalizadas en 1573 bajo el mandato del conde de Barajas.

El arco fue ensanchado y las torres recortadas en sus esquinas por el lado interior de la ciudad; se prolongó la bóveda hasta llegar a la planta rectangular que ahora presenta y se colocaron las dos carriles o cárceles para cerrar el paso. Sobre el paramento exterior del arco, por dentro de la ciudad se dispuso un tondo ornamental con el escudo o las armas de la ciudad, atribuido a Juan Bautista Vázquez El Viejo, que por entonces vivía en las cámaras de este postigo, y que aún se conserva.

Bibliografía

  • El urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II. Antonio José Albardonedo Freire. Guadalquivir Ediciones. Sevilla, año 2002.

Entradas relacionadas

Especial:Contributors/Postigo del Aceite (Sevilla)

Valora este artículo

2.5/5 (4 votos)