Ruta por el Corredor Verde del Guadiamar

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Ruta por el Corredor Verde del Guadiamar.

Ficha técnica

  • Longitud: 62 km.
  • Dificultad: Media-Baja.
  • Tiempo estimado: ?.

Descripción

Corredor Verde del Guadiamar

Artículo principal: Corredor Verde del Guadiamar

El Corredor Verde del Guadiamar discurre por un mosaico de paisajes mediterráneos. Las dehesas y los bosques predominantes a los pies de la sierra son sustituidos, cuando se llega al valle medio, por paisajes agrícolas. Álamos, olmos, fresnos, sauces, adelfas, son algunas de las especies que se distinguen en este paisaje. Además de su incuestionable valor estético, estos bosques guardan una gran diversidad biológica y juegan un gran papel en las reservas de agua. Podrá descubrir aquí aves como el carricero, azulon, gallineta, o incluso también galápagos.

Al igual que otros grandes ríos de la historia de la Humanidad, con sus crecidas, el Guadiamar ha forjado un valle de suelos extraordinariamente fértiles. Consciente de ello, el hombre pobló estas vegas de frutales y huertas, junto a una agricultura dominada por el olivar en las tierras más altas. La restauración de los ecosistemas fluviales de una cuenca profundamente ocupada y transformada por el hombre convierte al río Guadiamar en la única vía natural de conexión entre Sierra Morena y Doñana.

El río Guadiamar continúa siendo hoy una fuente rebosante de vida, porque hablar del Corredor Verde del Guadiamar es hablar del «río de príncipes», como lo llamaron los árabes: Wadi-Amar.

Éste es el último gran afluente del Guadalquivir antes de su desembocadura y nace cerca del municipio de El Castillo de las Guardas, en Sierra Morena. Allí, entre encinas, se prepara para su camino hacia el Sur, que le hará conocer en los primeros pasos, zonas de monte mediterráneo y dehesas. Más adelante, se verá entre tierras de cereales y olivos cercanas a la cornisa de la comarca del Aljarafe, para poco a poco, acercarse entre arenas y pinares, a las marismas de Doñana.

Ruta

Recorriendo más de 70 kilómetros, el carril cicloturístico del Guadiamar permite conocer las diferencias y la diversidad de los tramos medio y bajo del río. Además de en bicicleta, este camino se puede recorrer a caballo o a pie. En su tramo medio, el río pasea por la campiña del Aljarafe, por pueblos como Gerena y Huévar del Aljarafe, donde aún se conservan termas romanas o iglesias medievales. El milano negro o el aguilucho cenizo habitan en esta parte del recorrido.

Más abajo, en las inmediaciones del municipio de Aznalcázar el bosque en galería cobra gran fuerza. En este término además se ubican el centro de visitantes Guadiamar y el jardín botánico El Buitrago. Al inicio del recorrido de este último equipamiento, algunas marcas en los árboles recuerdan los niveles alcanzados por los lodos tras el vertido de la mina de Aznalcóllar en el año 1998. Éste fue uno de los mayores desastres medioambientales del país y el desencadenante para la protección de este pasillo ecológico que hoy une Sierra Morena y Doñana, permitiendo el intercambio de especies entre ambos espacios.

Ya en su tramo bajo, las cercanas marismas y cultivos de arroz favorecen la existencia de una gran diversidad de aves que puede apreciarse en las Reservas Naturales Concertadas de Dehesa de Abajo o La Cañada de los Pájaros. En sus últimos kilómetros, el río se encauza en Entremuros, zona también restaurada y muy variada en flora y fauna.

Entradas relacionadas

Especial:Contributors/Ruta por el Corredor Verde del Guadiamar

Valora este artículo

  • Actualmente3.50/5

3.5/5 (10 votos)