Riada de 1963 en Cantillana

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

El contacto con una entrañable fotografía de Bernardo Escobar de la riada de 1963 en Cantillana producen un cúmulo de sensaciones y vivencias que provocan sentimientos aparentemente contradictorios, pero sobre todo la satisfacción del historiador que se sabe ante un documento, hasta entonces, inédito para él.

Como una corresponsalía, se elabora el contenido que se desarrolla a continuación y que, además de su matiz informativo y documental, sirve al lector para rememorar unos acontecimientos que, aunque desgraciados, la perspectiva de los años hace verlos con emotividad.

“El temporal de lluvias tiende a amainar”, era era el titular con el que El Correo de Andalucía, en su número del 5 de enero de 1963, encabezaba su sección meteorológica. El periódico informaba que las lluvias habían vuelto en la jornada anterior aunque, por fortuna, sin gran violencia y el volumen del agua que llevaba el Guadalquivir ese mismo día estaba en el orden de cuatro metros veinte centímetros en la esclusa y de cinco metros noventa centímetros en Peñaflor, siendo la tendencia de las aguas a decrecer.

El tiempo probable, válido hasta las 18:30 horas de dicho día, era de cielo cubierto, con algunas lluvias o chubascos; vientos flojos del suroeste y temperaturas estacionarias, con una máxima de 15,7 grados a las 15 horas y una mínima de 13 grados a las 6.30 horas. Las lluvias recogidas en las últimas 24 horas fueron 33,7 litros por metro cuadrado.

Este mismo día (5 de enero) el Guadalquivir alcanzó su máxima altura desde el comienzo del temporal y el puerto de Sevilla estaba cerrado desde el día anterior. La cantidad de agua caida a lo largo de la cuenca del Guadalquivir, especialmente en la provincia de Córdoba, hizo aumentar considerablemente el cauce del río. Por Peñaflor llevaba una altura máxima de 4,85 metros, causando los reboses consiguientes. A pesar de ello, la falta de lluvias dio lugar a que el río fuese descendiendo y a partir de la máxima altura de la pleamar, a las cinco de la tarde del día 5 de enero, las aguas continuaron bajando de modo progresivo y se esperaba que la tregua en la mejoría del tiempo consiguiese nivelar el Guadalquivir en pocas horas.

Sin embargo, el tiempo seguía sin ofrecer garantías de estabilidad y la mejoria iniciada en la tarde del 16 continuaría durante la madrugada y la mañana del domingo 17 de enero. Se anunciaba un nuevo empeoramiento a partir del mediodía, con cielo cubierto, viento del suroeste y precipitaciones. En la prensa local del día 17 se anuncia que toda la zona baja de la provincia de Córdoba estaba inundada y que las aguas del Genil habían provocado cuantiosos daños en Granada.

Eran ya dos meses de ininterrumpidos temporales que estaban provocando cuantiosos daños en la agricultura y en la ganadería, como preludio de lo que aún estaba por llegar. Los obreros eventuales, que según el censo laboral agrícola de la provincia de Sevilla eran 100.000, se veían en la imposibilidad, semana tras semana, de ganar un jornal.

Estas lluvias solían marcar, normalmente, el fin del invierno y son las que, por la Candelaria, suelen bañar el país, anticipando la primavera. “Cuando la Candelaria plora, el invierno es fora”, dice el refranero, aludiendo a estas lluvias trasnochadas que acuden con retraso, acusando el aire tropical de la primavera.

El tiempo seguía empeorando y un nuevo temporal podía desatarse de pPoniente, originando precipitaciones en todo el país, progresando de Oeste a Este y de Sur a Norte.

Al final, lo temido ocurrió, y en las portadas de todos los diarios del martes 19 de febrero, los titulares recogían las gravísimas inundaciones en los pueblos ribereños del Guadalquivir y en Écija.

Especial:Contributors/Riada de 1963 en Cantillana

Valora este artículo

  • Actualmente2.38/5

2.4/5 (8 votos)