Pacem in terris   

Mercado de la Alfalfa

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

El Mercado de la Alfalfa fue un mercado de compra-venta de animales, que se encontraba situado en pleno corazón de Sevilla, en la plaza de su mismo nombre (plaza de la Alfalfa). Cada mañana de domingo surgía como el ave Fénix de las cenizas (lo que pasa con todos los mercados ambulantes, son fugaces) para goce y satisfacción de conocedores de su existencia y foráneos que “algo habían oído hablar”, y más que nada de niños que siempre son los mejores amigos de estos seres vivos.

Historia remota

En época árabe estaba en esta zona la Alcaicería. Tras la conquista de la ciudad siguió siendo ésta una zona comercial, estando aquí el mercado de la verdura y el forraje (alfalfa), por lo que fue rebautizada con el nombre que actualmente se le conoce, plaza de la Alfalfa. En 1410 se implanta un mercado de caza donde se exponía para la venta los productos de las frecuentes partidas de caza que se organizaban en la periferia y alrededores de la ciudad, se comerciaba con todo tipo de animales de granja y alguna pieza mayor (codorniz, perdiz, conejo, jabalí, venado...), debido a esta mercadería empezaron a llamarla como plaza de la Caza, conociéndose así hasta mediados del siglo XV que pasó a denominarse plaza de Ensaladeros por ubicarse en el mismo lugar un mercado de verduras.

Llegado el siglo XVI se instaló aquí el matadero y almacén de la carne que llegaba a Sevilla, convirtiéndose en la Carnicería Mayor de la Ciudad desde donde se repartía a los vendedores que la suministraban a los ciudadanos.

Se construyó al efecto en 1545 un gran edificio y recinto cerrado por grandes puertas. "Las Carnicerías" fueron lugar bullicioso e incluso peligroso, donde abundaban valentones, mercenarios, y gente de mala calaña, según Cervantes cita en el "Coloquio de los perros":

"tres cosas tenía el Rey por ganar en Sevilla: la calle de la Caza, la Costanilla y el Matadero."

— "Coloquio de los perros", Miguel de Cervantes.


En los alrededores de la Carnicería había mercados de verduras, cereales, pan y otros productos alimenticios, y cercanos estaban otros grandes centros comerciales: la Alcaicería, la Costanilla, es decir, hoy la Cuesta del Rosario, la plaza del pan, la plaza de la pescadería…

En 1820 se trasladaron la mayor partes de estos comercios al nuevo Mercado de la Encarnación, y se derribaron las Carnicerías, agrandándose el espacio de la plaza de la Alfalfa. Al ocupar el gremio de esparteros una parte de la plaza, se le calificó la Espartería de la Alfalfa, y aquí vivió y trabajó un chiquillo que sería conocido más adelante como el famoso torero "El Espartero".

Por motivos de la realeza y en honor al hijo de doña Isabel II, en 1852 se le pone por un brevísimo espacio de tiempo el nombre de plaza del Infante Don Fernando. Con la caída de la monarquía se llamó plaza de Mendizábal, siendo sustituido en 1937 por el de General Mola.

A pesar de las denominaciones por las que ha pasado, siempre ha sido conocida por el único nombre de plaza de la Alfalfa por los autóctonos, ese es el motivo que mueve al Ayuntamiento a titularla con ese nombre tan tradicional.

Historia moderna

El mercadillo de venta de mascotas y accesorios se ubicó desde mediados del siglo XIX, exactamente desde el año 1852, en la plaza de la Alfalfa por mandato del Ayuntamiento, autorizando su establecimiento y regulando la venta de pájaros en dicha plaza, ante el peligro que suponía el paso del “puente de tablas” para acceder al barrio de Triana donde cada domingo se organizaba la venta de aves de corral y de pájaros canoros (jilgueros, canarios, palomas y otros exóticos) con la condición de que siempre fueran animales vivos. Tuvo una gran acogida por los sevillanos de la época, vendedores de los barrios más castizos de la ciudad, Triana y la Macarena, acudían a negociar con sus animales. Pasado el tiempo y habiéndose corrido el rumor de su existencia, también se acercaban a vender gente de los municipios periféricos de la ciudad a principios del siglo XX.

La posesión de pájaros como mascota de compañía no es costumbre sólo de mediados del siglo XIX, viene desde muy atrás, desde la época árabe, a los que les gustaba tener sus jardines a rebosar de aves para recreo y disfrute. El hábito pudo más que las conquistas históricas, llegando a las “casas de vecinos” y los “corrales” la tradición de contar con numerosas aves formando parte de las familias, algunas de las cuales solían venderlas en las calles y tabernas de la ciudad, una de éstas calles se hizo famosa por los animales que tenía, pasando a llamarse desde ese tiempo “Pajaritos” (nombre que aún persiste), allí había una taberna donde por un precio asequible se podía adquirir un buen pájaro cantor.

Está considerado el mercado más antiguo de este tipo de Europa. En sus últimos tiempos la variedad de animales que se podía encontrar era enorme, desde los animales más comunes, hasta los más exóticos, aunque también se ponían a la venta accesorios, alimento, y toda clase de utensilios para un buen mantenimiento y cuidado de las mascotas.

Compra-venta

La compra-venta de aquellos tiempos con la actual no ha cambiado prácticamente, todo se hace casi de la misma manera, existiendo desde siempre el regateo y acordando un precio final donde cada uno saca el beneficio que cree oportuno y todos quedan satisfechos.

La mercadería siempre fue la misma hasta llegado el año 1996 donde empiezan a añadirse otros tipos de animales como perros, conejos, peces, tortugas y otros que no podían calificarse de mascota siquiera, también hubo quien empezó a llevar tinajas, botijos, dulces y otras raíces comestibles, hasta llegaron a comerciar con aparatos caseros, electrodomésticos, revistas, y algún utensilio de vestir. Eso lleva al Ayuntamiento a tomar medidas para tratar de volver a hacer de la Alfalfa el mercadillo que siempre fue de compra-venta de animales de compañía y corral.

El ocaso

En otoño de 2005 ha podido llegar el final de su existencia por la posible aparición de brotes de la "gripe aviar". Una orden de la Comunidad Europea prohibiendo las concentraciones de aves en espacios libres de cualquier tipo que afecta a este mercadillo, unido a otras quejas por parte de algunos vecinos que denuncian ruidos y altercados puntuales, han impulsado al Ayuntamiento a la prohibición definitiva del mercadillo. Según unos debiera ser un cierre temporal y según otros su extinción definitiva. La opinión de los vecinos no es unánime y hay tanto detractores como defensores de la celebración del mercadillo.

Desde que fuera desmantelado de su ubicación en la Plaza de la Alfalfa, se puede visitar en lo que antiguamente era el acceso al teleférico de la Expo 92, junto al río Guadalquivir.

Otros mercadillos

Otros mercados de Sevilla capital de renombre y con solera son los que se encontraban en la Alameda (los domingos) y el famoso “Jueves”, que todos esos días de la semana toman la calle Feria para realizar sus ventas de todo tipo de objetos, legales o ilegales.

Mapa de situación

Enlaces externos


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Mercado de la Alfalfa

Valora este artículo

2.9/5 (9 votos)