Pacem in terris   

Juan Díaz de Solís

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Juan Díaz de Solís (n. Lebrija, Sevilla, 1470 - † Punta Gorda, Uruguay, 20 de enero de 1516). Navegante español o portugués, descubridor del Río de la Plata.

Origen incierto

Las fuentes difieren acerca del lugar de nacimiento de Juan Díaz de Solís, a tal punto que no se ponen de acuerdo ni siquiera en su país de origen. Puede haber sido portugués o sevillano de Lebrija, y haber nacido en o alrededor de 1470. Si en verdad había nacido en Portugal, no existe duda alguna de que provenía de una familia española.

Juventud

Ingresado desde muy joven en la marina portuguesa como marino, Juan Díaz viajó muchas veces en su juventud hasta la India, donde Portugal poseía colonias y administraba una gran actividad comercial.

Poco satisfecho por lo magro de su salario (muchas veces directamente impago), el joven navegante abandonó la flota lusitana y comenzó a trabajar al servicio de los corsarios franceses. En cierto momento, el buque pirata en el que navegaba capturó un navío portugués que regresaba de la Costa de Oro. Este era un crimen capital en Portugal, por lo que Díaz se vio obligado a pasar a España y nunca regresar so pena de muerte. Como los servicios de un piloto experimentado eran muy requeridos, no encontró dificultades para embarcarse en la flota castellana.

Solís y Pinzón

En 1508, Díaz tomó contacto con Vicente Yáñez Pinzón, compañero de Cristóbal Colón en sus anteriores viajes de descubrimiento. Yáñez convenció a Solís de embarcarse juntos, y ese mismo año partieron hacia el oeste.

No se conoce con precisión la ruta de ese viaje, pero en apariencia intentaban buscar la ruta a las Islas de las Especias, el deseado pasaje a través del continente americano hacia el Pacífico y las Indias. No pudieron encontrar el pasaje, pero pasaron parte del tiempo explorando el Mar Caribe y relevando la costa nicaragüense en la zona de Veragua.

Problemas legales y nombramiento

Yáñez y Díaz regresaron a España en 1509, pero una grave disputa que tuvieron entre ellos terminó con Solís en la prisión. Sin embargo, los magistrados estimaron que tenía la razón, y lo liberaron al poco tiempo.

El navegante consiguió hacerse amigo del rey Fernando V de Castilla el cual, por su capacidad y pericia como marino, lo consideró como primer candidato al puesto de Piloto Mayor de Castilla a la muerte del célebre Américo Vespucio (febrero de 1512). De este modo, Solís se convirtió en sucesor del italiano y en almirante de la flota de descubrimiento española.

El último viaje

En 1515, Juan Díaz emprendió su último viaje en la búsqueda del pasaje transoceánico. En caso de encontrarlo, planeaba atravesar el Pacífico hasta alcanzar el Extremo Oriente.

La expedición estaba equipada con tres pequeñas carabelas. El monopolio del comercio con Oriente estaba en manos de la corona portuguesa, que temía perderlo en favor de los españoles y por ese motivo desarrollaba una ingente tarea de espionaje en todos los puertos que su rival pudiera utilizar para enviar expediciones.

Descubierta la proximidad de la partida de Solís, los portugueses intentaron sabotear los tres barcos, lo que falló. No pudieron, por ende, impedir la partida del explorador desde el puerto de Sanlúcar de Barrameda el 8 de octubre de 1515.

Habiendo alcanzado la costa del Brasil, Díaz navegó lentamente hacia el sur a la vista de tierra, explorando la costa uruguaya e ingresando en el Río de la Plata, una enorme extensión de agua dulce que configura el estuario de los ríos Paraná y Uruguay. Confundiéndolo con un brazo de mar de salinidad inexplicablemente baja, Díaz lo bautizó, precisamente, "Mar Dulce", y pudo penetrar en él gracias al escaso calado de sus tres carabelas.

Hizo escala en la isla Martín García, que bautizó así porque allí tuvo que sepultar a su segundo de ese nombre, fallecido a bordo, convirtiéndose Solís de ese modo en el primer europeo en poner pie tanto en territorio argentino como bonaerense.

Al desembarcar en la costa oriental frente a Martín García con algunos de sus tripulantes (entre ellos Pedro de Alarcón y Francisco Marquina), Solís y los suyos fueron atacados por un grupo de aborígenes (posiblemente de etnia charrúa o guaraní), que los asesinaron ante la mirada horrorizada del resto de los marinos, que observaron impotentes la masacre desde la borda de los buques, fondeados a tiro de piedra de la costa.

Los supervivientes, confundidos al haber perdido a su líder, regresaron inmediatamente a España, adonde arribaron el 4 de septiembre de 1516.


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Juan Díaz de Solís

Valora este artículo

3.2/5 (9 votos)