Pacem in terris   

José Romero Álvarez

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

José Romero Álvarez (n. Montellano - † Algodonales, Cádiz, 2 de mayo de 1810) es un héroe de la Guerra de la Independencia española en Montellano.

Biografía

El día 2 de mayo de 1810 moría en la Villa de Algodonales don José Romero Álvarez, héroe de la Guerra de la Independencia y una de las figuras más notables de la historia de Montellano.

Su gesta fue recogida por los historiadores de aquel periodo como una hazaña heroica, muestra de la valentía de los hombres y mujeres del lugar ya que mientras muchas villas y ciudades invadidas aceptaban con resignación la invasión a cambio de sobrevivir, don José Romero Álvarez, sublevándose, se autoproclamó Alcalde de la Villa de Montellano y la defendió junto a un grupo de vecinos, su mujer e y su buen amigo Antonio Arenillas Serrano.

Nada más conocerse la noticia de la insurrección del pueblo de Madrid contra los franceses del día 2 de mayo de 1808, don José Romero Álvarez dio muestra de su gran patriotismo alistándose con dos de sus hijos, a sus propias expensas, para luchar contra el ejército de Napoleón en la batalla de Alcolea. Muerto su hijo Diego en la batalla de los campos de Ocaña, él mismo se ofreció para ocupar su puesto en el frente.

Junto con algunos vecinos creó su propia partida de guerrilleros dedicándose a hostigar a los soldados franceses. Uno de los primeros días del mes de abril de l810, una de esas patrullas transitaba por Montellano con dirección a la guarnición de la Villa de Morón. Romero Álvarez la persiguió y la humilló haciéndola correr hasta la salida del pueblo.

Ese fue el detonante para que el 14 de abril del mismo año un grupo de trescientos franceses llegasen a la Villa para vengarse. En respuesta, Romero Álvarez, como alcalde, los combatió mostrándoles resistencia desde su domicilio de la Calle Plaza (hoy Romero Dorado, en honor a uno de sus hijos que llegó a ser Oficial de Úsares del Rey). Muchos Montellaneros le siguieron y los más débiles, ancianos, mujeres y niños, se ocultaron en la Sierra para evitar represalias.

Ocho días más tarde, el 22 de abril, entre dos y tres mil soldados, acompañados de artillería, invaden nuevamente Montellano incendiándolo, acabando con la vida de muchos de sus habitantes y destruyendo el pueblo casi en su totalidad. En esta ocasión los montellaneros tuvieron la ayuda de un grupo de guerrilleros al mando de don Gaspar Tardío, natural de Algodonales, quién invitó a Romero Álvarez a trasladarse a Algodonales acompañado de su familia. Allí murió este hombre al que el pueblo de Montellano rinde un merecido homenaje, el 2 de mayo del mismo año, 1810, junto a su esposa, tres de sus hijas, su amigo Antonio Arenillas y 237 vecinos de aquella población, entre los que se encontraba su alcalde, don Juan Jiménez.

A los pocos días de aquel suceso, en la Gaceta de Sevilla, en manos de los franceses, se podía leer: «Ya no se ven sino ruinas donde antes existía Algodonales».

Por Real Orden de 26 de agosto de 1821, el Rey don Fernado VII mandó que se perpetuara su recuerdo.

Especial:Contributors/José Romero Álvarez

Valora este artículo

3.0/5 (8 votos)