Pacem in terris   

Francisco Mateos Gago y Fernández

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Francisco Mateos-Gago y Fernández (n. Grazalema (Cádiz), 1827 - † Sevilla, 19 de octubre de 1890), religioso, catedrático de teología de la Universidad de Sevilla y protector del patrimonio histórico sevillano.

Biografía

Huérfano desde muy joven, su tío Juan José Fernández y Borrego, médico titular de su pueblo natal le inició en el estudio del latín, siendo matriculado por un tío-abuelo suyo en el Seminario Diocesano de Sevilla en 1840, donde cursó estudios de filosofía, teología y jurisprudencia,

Acabados sus estudios eclesiásticos, en el año 1850 consiguió la cátedra de latín y castellano del Seminario Conciliar de San Isidoro y San Francisco Javier de Sevilla; dos años después, en 1852, sería ordenado presbítero y destinado al Seminario Conciliar de San Bartolomé, donde impartió clases de teología, oratoria, griego y hebreo, consiguiendo un poco más tarde, en 1854, el doctorado en teología en el Seminario Central de Granada, y luego su nombramiento como catedrático interino de teología en la Universidad de Sevilla, en 1855.

En 1868, y a consecuencia de la proclamación de la libertad de enseñanza en España, se suprimió la Facultad de teología por no considerarse ciencia universitaria, lo que supuso su cese como catedrático universitario, hecho refrendado en 1869 cuando, junto a los también catedráticos sevillanos [[Francisco Pagés del Corro]] y Francisco de Paula Caballero-Infante y Zuazo, se negó a jurar la nueva constitución.

Tras su expulsión de la Universidad Hispalense, Mateos Gago se afianzó en su trabajo como redactor y columnista en publicaciones y periódicos que trataban temas de corte religiosos, científicos, literarios e históricos, como La Verdad Católica, La Semana Católica y el Diario de Sevilla, donde pudo defender sus ideas conservadoras que luego recopilaría en su obra Opúsculos.

Con motivo del que luego sería conocido como Concilio Vaticano I, Mateos-Gago participó como teólogo en sus sesiones iniciales, llegando a Roma el 29 de noviembre de 1869. Su estancia en esa ciudad sería muy instructiva, participando de su ambiente intelectual.

En 1877 regresó a la Universidad de Sevilla para ocupar la cátedra de lengua hebrea de la Facultad de Filosofía y Letras, siendo nombrado decano al año siguiente.

Un aspecto importante en la figura de Mateos Gago fue su papel como protector del patrimonio histórico sevillano. Desde joven ya se preocupó de la fundación de la Biblioteca Provincial de Sevilla (años 1842 a 1845), así como de sus fondos provenientes de conventos exclaustrados tras la desamortización de Mendizábal. En 1853 formó parte de la Diputación Arqueológica Sevillana, institución dependiente de la Real Academia de Arqueología, entidad que reunían a importantes eruditos e intelectuales de la Sevilla de la época y que realizó numerosas intervenciones arqueológicas, fundamentalmente en Itálica.

En 1868 formó parte de la Comisión Provincial de Monumentos Histórico-Artísticos de Sevilla, y en 1870 fundó, junto con Francisco de Paula Collantes de Terán y Caamaño y José Pagés del Corro entre otros, la Sociedad Arqueológica y el Círculo Numismático Sevillano, cuyas ideas se difundían en La Revista Arqueológica Sevillana y que en 1872 se fusionaría con la Sociedad Económica de Amigos del País.

Como buen erudito Mateos-Gago perteneció a otras instituciones culturales y científicas sevillanas y españolas de la época. Así, fue miembro de la Academia Sevillana de Buenas Letras, de la Academia de Bellas Artes de San Fernando (1875), de la Sociedad El Folklore Andaluz, de la Academia de Santo Tomás de Aquino (1879), del Ateneo y Sociedad de Excursiones de Sevilla (1887),

Otros aspectos importantes a destacar en Mateos-Gago son la colección arqueológica que reunió en vida, que según la catalogación realizada tras su fallecimiento contaba con más de 600 piezas, o su colección de monedas, unas 8.000 en total, reunidas en su actividad vinculada a los estudios numismáticos realizados para el Círculo Numismático Sevillano. Tras su fallecimiento, José Gestoso y Pérez consiguió que el Ayuntamiento de Sevilla adquiriese las colecciones reunidas por él, que fueron destinadas al Museo Arqueológico Municipal, y que más adelante acabaron, en parte, en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla.

Reconocimientos

Bibliografía

Especial:Contributors/Francisco Mateos Gago y Fernández

Valora este artículo

3.3/5 (4 votos)