Castillo de El Real de la Jara

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Castllo de El Real de la Jara.

El Castillo de El Real de la Jara es un castillo medieval situado a medio kilómetro de la Vía de la Plata (no se debe confundir con el Castillo de Las Torres del mismo municipio).

Historia

Por el aspecto general del conjunto edificado del castillo y por sus características, se cree que esta fortaleza es una obra cristiana que fue realizada durante la segunda mitad del siglo XIV.

Castillo

Se trata de un recinto amurallado de planta semicuadrangular, construido con piedra del lugar, con el sistema de mamposteria ordinaria (utilizándose la argamasa para no quedar las piedras sin sujeción, es decir sueltas, que era otro tipo de construcción conocida como mamposteria en seco).

Castillo nevado.

En el interior puede observarse, tras reciente restauración, la doble escalera que facilitaba el acceso al camino de ronda sobre el adarve de las murallas. Se encuentra adosada al muro Este, y se orienta de Norte a Sur, con una anchura de 1,20 m, que facilitaba el paso holgado de dos personas.

El castillo tenía ocho torres. Las saeteras están convenientemente dispuestas alrededor de la muralla para procurarse la defensa en caso de ataque.

En las puertas principal y de escape pueden verse aún las quicialeras y las cajas abiertas en el muro, donde se alojaban grandes pasadores que, una vez deslizados, impedían el acceso desde el exterior. El algibe no es visible por encontrarse cegado, pero es evidente que en algún lugar del recinto ha de hallarse, ya que era elemento fundamental para la provisión de agua en las necesidades cotidianas, además de su especial importancia para afrontar situaciones prolongadas de asedio.

La puerta principal es la que se halla orientada al sur, de frente a la población. Su disposición es acodada, ofreciendo a la derecha un ala de fábrica con la especial misión de salvaguardar la integridad física de los lanceros de guardia cuando, para sujetar el arma, habían de permanecer con el brazo en extensión. La puerta situada en la pared posterior, mirando al norte, es la denominada como "puerta de escape", utilizada cuando era necesario abandonar la fortaleza por razones imperativas.

Del castillo aún quedan en pie algunos lienzos y buena parte de lo que fueron sus torres. Las dimensiones del monumento son:

La Norte mide 62,8 metros.
La Este mide 62metros.
La Sur mide 49,6 metros.
La Oeste mide 51 metros.

La línea de almenas ha desaparecido en todo el perímetro fortificado, así como los arcos de las puertas. El suelo del citado paseo de rondas no se conserva en ningún lienzo, detectándose escasamente en una de las torres, donde se aprecia un empedrado original.

El ocaso de los castillos

Así se mantendría la nueva situación hasta casi principios del siglo XVI, pero para entonces se habían dado tantos conflictos, desmanes y situaciones de abandono que los castillos no eran ya ni la sombra de lo que fueron en otros tiempos.

Restos arqueológicos

Por lo que al registro arqueológico respecta, la cerámica encontrada es más bien escasa y poco aclaratoria por tratarse de formas comunes de cocina y sin presencia de vajilla doméstica de mesa. El hierro es más escaso aún, contabilizándose cinco piezas: una llave, una hoz y tres clavos.

La cerámica común es bastante tosca, con claro predominio de los fuegos reductores y los perfiles en S, siendo las formas características las ollas cuencos y lebrillos. También hay tinajas de grandes dimensiones, sobre todo en los cortes realizados a pie de muralla, con bordes excavados o plano. Los vidriados son escasos, y las mayólicas inexistentes. Entre los primeros destacan dos melados, con tipos como la escudilla individual y el cuenco para beber, es decir, cerámica de mesa.

Esta escasez de material cerámico se explica por la funcionalidad del espacio excavado, al tratarse en su mayoría de una zona de servicios más que residencial, donde no era necesaria una vajilla ni cacharrería de cocina. Por esta razón y por la conformación de los muros y distribución de las estancias, se cree que la zona S.E. corresponde a las caballerizas, exceptuando una estancia que sería la vivienda del palafrenero o mozo de cuadras, lugar donde ha aparecido además mayor cantidad de vajilla de mesa. Los datos obtenido en una primera intervención no permiten plantear muchas hipótesis sobre aspectos históricos, arqueológicos y funcionales del castillo, porque es un acercamiento a una realidad compleja, que para ser entendida necesita aportar por sí misma un mayor bagaje informativo, y ello es imposible sin excavar, al menos, todo el lienzo Este.

Por lo pronto, sabemos que la arqueología no desmiente la documentación escrita ; en efecto, los papeles de los Mayordomagno no mencionan al castillo del REAL DE LA JARA hasta el último cuarto del siglo XIV,apuntando datos , únicamente sobre obras de reparación El Cabildo sevillano, a mediados del siglo XVIII,se desentiende definitivamente de la fortaleza porque le venía suponiendo un gasto inútil desde que concluyeron los conflictos con Portugal (1578). El 5º. nivel de la estratigrafia revela un rellano estéril, que comprende desde finales del siglo XVI hasta finales del XVIII,tratándose ,por lo tanto,de un periodo de un periodo de abandono del castillo,motivado por la desatención administrativa del Concejo sevillano, el cual, desde mediado del XVI deja de enviar contingentes armados. Esta situación culminaría oficialmente a mediados del siglo XVIII, y es finales del siglo cuando tiene lugar un desmoronamiento generalizados de las murallas,según constata el nivel 4º.de la estratigrafia. Aparte, habrá ocupaciones esporádicas como la registrada en nivel 3º. zona N. del lienzo E. de la muralla, durante el siglo XVIII. También en el XIX vuelve a detectarse presencia humana en el castillo, considerando algunas estructuras estudiadas en la zona S.E. e insertas en un contexto cerámico del siglo XIX. Nuestra conclusion no sera definitiva hasta que no expliquemos la relación del castillo con el medio; pero para ello seria necesario un estudio tanto del entorno inmediato como de las concesiones de la red de fortaleza y almenaras que constituyen la Banda Gallega del Reino de Sevilla.Por ahora ,nos contentaremos con saber que este yacimiento formaba parte de la retaguardia de dicha banda y que, dada su situación en altitud y latitud, debió tener una gran importancia como nudo gordiano de un complejo sistema de comunicaciones ópticas y del camino que discurre a sus pies, la famosa y transitada Ruta de la Plata . Ello es así al considerar, por un lado, el castillo de Almadén,castillo del Real ,castillo de Las Torre; y por otro, castillo de Cala, castillo de Santa Olalla y castillo del Real. El primer núcleo controlaba los accesos a Sevilla por la citada Ruta y el segundo ponía sobre aviso a las guarniciones destacadas en las fortalezas de la zona en caso de ataque portugués, gracias al funcionamientos de humaredas por el día y hogueras durante la noche, practicadas desde las torres mas altas. Finalmente , el estudio del castillo del Real habrá de completarse con un análisis exhaustivo del material cerámico, que lo pongan en relacion de las muestras obtenidas en los castillos de Alanis y Sta Olalla, para establecer com paraciones y similitudes que permitan dar tablas tipologicas de estas ceramicas. Este trabajo contribuira, en gran medida, al esclarecimiento de tipos locales y cronologias. En suma , permitiria ampliar el campo de conocimientos de una epoca poco conocida y peor estudiada>>.


El castillo está declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, con fecha de 1985.

Enlaces externos

Especial:Contributors/Castillo de El Real de la Jara

Valora este artículo

  • Actualmente2.88/5

2.9/5 (8 votos)