Pacem in terris   

Adriano

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Archivo:Hadrien-ven.JPG
Busto de Adriano.

Publio Elio Adriano, en latín Publius Aelius Hadrianus (n. Itálica, 24 de enero de 76 - † Bayas, 10 de julio de 138). A partir del 11 de agosto de 117, recibe el nombre de Traianus Adrianus Augustus; desde algo después de su muerte, Divus Hadrianus.

Biografía

Emperador romano desde el 11 de agosto de 117 hasta su muerte, el 10 de julio de 138, a los 62 años de edad, retirado en la villa imperial de Baiae, cerca de Nápoles. Hijo adpotivo y sucesor de Trajano, perteneció a la dinastía Antonina.

Nacimiento

Las fuentes antiguas ofrecen información contradictoria respecto a su fecha de nacimiento. Generalmente se considera más creíble la información aportada en la Vita Hadriani[1], de la Historia Augusta, donde se indica que "Natus est Romae VIIII kal. Feb. Vespasiano septies et Tito quinquies consulibus" (el día noveno antes de las calendas de febrero del año en que Vespasiano desempeñaba su séptimo consulado y Tito (su hijo), el quinto), es decir, el 24 de enero del año 76.

La Vita Hadriani indica que nació en Roma. Sin embargo, otro historiador del siglo IV, Eutropio, afirma explícitamente que nació en Itálica[2]. Tanto Anthony Birley (Adriano, p. 27) como Ronald Syme ("Hadrian and Italica"[3]), se inclinan por Roma como lugar de nacimiento de Adriano.

Orígenes familiares

Su familia era originaria de Itálica, en Hispania. Su padre, Elio Adriano Afro, acerca de quien los datos son muy escasos, fue, según el historiador Dión Casio, senador y antiguo pretor; de la madre del futuro emperador, Domicia Paulina, se sabe solo que procedía de Gades.

Los antepasados paternos de Adriano, los Elios, se habían instalado en Hispania a finales del siglo III adC, poco después de la fundación de Itálica (que tuvo lugar en 206 adC). Los Elios, importantes propietarios agrícolas, eran una de las más destacadas familias de la aristocracia romana en Hispania, y pertenecían al orden senatorial desde varias generaciones atrás. Por parte de padre, Adriano estaba emparentado con el futuro emperador Trajano: se cree que el abuelo de Adriano se había casado con una tía de Trajano.

Infancia y juventud

Adriano perdió a su padre en el trancurso del año 85, o a más tardar en enero de 86, cuando el futuro emperador contaba solo diez años. Como sus tutores legales fueron designados su tío segundo, Trajano, y Publio Acilio Aciano (quien sería más tarde, durante el reinado de Trajano, Prefecto del pretorio), ambos italicenses. No hay información precisa acerca de la educación que recibió el joven Adriano, aunque en la Historia Augusta se apunta su temprano interés por la cultura griega, que le valió el sobrenombre de Graeculus ("grieguecillo"). A los catorce años, en 90, marchó a Itálica. En la Historia Augusta se utiliza la expresión "ad patriam rediit" (regresó a la patria), razón por la cual se ha supuesto algunas veces que habría nacido allí y no en Roma, donde permaneció menos de un año, ya que en otoño fue llamado por Trajano, recientemente nombrado cónsul, a Roma. En la capital, el joven Adriano continuó su educación e inició el cursus honorum. Probablemente en el año 94 desempeñó el vigintivirato, como uno de los decemviri stilibus iudicandis, miembros de un tribunal que juzgaba casos civiles. Se sabe por inscripciones que detallan su carrera pública que más adelante desempeñó también los cargos de praefectus feriarum Latinarum y sevir turmae equitum Romanorum. Sirvió por primera vez en el ejército como tribuno laticlavio de la Legión II Adiutrix, acuartelada en Aquincum, actual Budapest. Más tarde fue trasladado a la Legión V Macedonica, en el Danubio Inferior. Viajó a Germania para llevar a su tutor, Trajano, la noticia de que Nerva, elegido emperador tras el asesinato de Domiciano, lo había hecho su hijo adoptivo. Excepcionalmente, Adriano fue nombrado por tercera vez tribuno, esta vez en la Legión XXII Primigenia, acuartelada en Maguncia (Germania). En 98 falleció Nerva, y Adriano se desplazó a Colonia para anunciar personalmente a Trajano su acceso al poder imperial, el 28 de enero del año mencionado.

Carrera bajo Trajano

Según informa la Historia Augusta, las relaciones de Adriano con su poderoso pariente no siempre fueron buenas: se menciona una disputa en relación con los efebos del emperador cuya homosexualidad está atestiguada también en la obra de Dión Casio. Parece ser, sin embargo, que, tras este incidente, Adriano recuperó su amistad con Trajano. Adriano contaba también con la amistad de la emperatriz, Plotina, a instancias de la cual contrajo matrimonio en el año 100 con una sobrina nieta de Trajano, Vibia Sabina. El matrimonio reforzó los vínculos de Adriano con la familia imperial. Ese mismo año, fue designado para el cargo de Cuestor. Tal vez por entonces formó también parte de alguno de los colegios sacerdotales reservados al orden senatorial.

En 101, marchó con Trajano a Dacia, en calidad de comes augusti, con motivo de la Primera Guerra Dacia. Sin embargo, no se mantuvo a su lado durante toda la campaña, sino que regresó a Roma, donde ejerció el cargo de Tribuno de la plebe. Más tarde, en 105, regresó a Dacia para servir a las órdenes de Trajano, esta vez con el mando de una legión, la I Minervia, en la Segunda Guerra Dacia. Al término de la guerra, fue nombrado gobernador de Pannonia Inferior. Posiblemente en 108 fue Cónsul sufecto, aunque es posible que permaneciera en su cargo de gobernador de la provincia hasta 109.

Hacia 110-111, viajó a Grecia. En Atenas conoció tal vez al filósofo estoico Epicteto, con quien le uniría en adelante una gran amistad. El contacto directo con la cultura griega causó a Adriano una gran impresión. Es posible que por entonces adquiriera la costumbre de dejarse la barba, inusual entre los nobles romanos, pero frecuente entre los griegos. Su amor por la cultura griega queda patente en el hecho de que se convirtiera en ciudadano ateniense, e incluso llegara a desempeñar el cargo de arconte, al que muy pocos romanos habían accedido con anterioridad.

En 113, acompañó a Trajano en su expedición contra el Imperio Parto.

En época de las "Guerras Párticas" de Trajano, era gobernador de Siria. Tras la muerte de Trajano, la emperatriz Pompeia Plotina aseguró que Adriano había sido adoptado como hijo por Trajano en su lecho de muerte. A pesar de que muchos dijeron que esto era una farsa, Adriano fue proclamado emperador de Roma. Su nombramiento fue inmediatamente seguido de la ejecución sumarísima de cuatro importantes excónsules, exponentes de las conquistas militares de Trajano. Estas ejecuciones se llevaron a cabo sin el acuerdo previo del Senado y este hecho provocó un distanciamiento entre el emperador y la vieja asamblea, lo que marcó la política imperial subsiguiente, que fue dirigida en el sentido de ampliar la base de apoyo del principado en detrimento de Roma, mediante el contacto directo del emperador con las elites provinciales, en oposición a la vieja política del mantenimiento de Roma como ciudad imperial hegemónica.

Política militar

Adriano estaba contra la política de conquistas emprendida por Trajano, por lo que sus primeras medidas como emperador tendieron a abandonar definitivamente cualquier tentativa de preservar las conquistas inseguras realizadas por su predecesor en su última expedición contra el Imperio Parto. Conquistas estas que el propio Trajano había sido forzado a abandonar tras una serie de reveses militares. Favoreciendo una política de defensa pasiva, Adriano también abandona parte de las conquistas de Trajano en Dacia, actual Rumanía, cediendo a los sármatas la planicie del Bajo Danubio y concentrando la ocupación romana en la región de Transilvania, protegida por la barrera natural de los Cárpatos. Según Dión Casio, también ordenó la demolición del puente construido por Trajano sobre el río Danubio, como forma de evitar una invasión de las provincias danubianas a partir de Dacia. En un intento por proteger las demás fronteras del imperio, mandó construir un gran número de fortificaciones, entre ellas la Muralla de Adriano, situada entre Inglaterra y Escocia.

Política interior

Fue un gran admirador de la cultura griega, siendo uno de los responsables de la propagación del helenismo del mundo antiguo. Hizo grandes viajes por el imperio, realizando obras y mejorando las infraestructuras y la economía de las provincias.

Archivo:CRW 2684.jpg
Muralla de Adriano.

Ordenó la construcción del Panteón de Roma, reconstruido sobre otro previo, mucho menor erigido por Marco Vipsanio Agripa, pero manteniendo la fachada arcaica con el nombre del antiguo constructor. La construcción estuvo a cargo de Apolodoro de Damasco, quién fue muerto por orden del emperador hacia el año 130.

Fue un emperador viajero y, por donde pasaba, levantaba ciudades, construía calzadas, erigía monumentos. Estos monumentos tenían un significado político: su construcción generalmente significaba una alianza en pie de igualdad abstracta entre Roma y la ciudad donde se construían. Así, mandó terminar la construcción de un gigantesco templo a Zeus en Atenas, el Olympeion, cuyo principio se remontaba a la época del tirano ateniense Pisistrato en el siglo VI adC. El resultado de estas construcciones fue organizar un barrio al modo romano de urbanizar, de manera que pudiera igualarse al fundador mítico de Atenas, Teseo. Esta Atenas "romana" estaba separada de la antigua ciudad por un pórtico en la entrada, en el que había inscrito: "Esta es la ciudad de Adriano, y no la de Teseo". Esta reelaboración de la legitimidad política en torno, no a la ciudad de Roma o de su Senado, sino a una cultura helénica común, que presagiaba ya en cierta manera al Imperio Bizantino, permitió al historiador francés Paul Veyne comparar a Adriano con un "Nerón bien sucedido". Esta política encontraría su mayor contestación entre un pueblo que había opuesto históricamente la mayor resistencia a esta matriz cultural griega: Judea.

La revuelta judía

Los judíos se reunieron preparando una nueva revuelta contra el elemento greco-romano. La revuelta estalló cuando Adriano mandó reconstruir Jerusalén, destruida por Tito en el año 70, como una ciudad griega. Esto fue considerado por los judíos como una profanación de su ciudad por los extranjeros. De hecho en todos los sitios surgían estatuas, baños públicos, centros ruidosos de vida profana. Durante el final del reinado de Adriano, un movimiento armado anti-romano sacudió el interior de Judea, mandado por el rebelde mesiánico que vendría a ser conocido por el nombre de Bar Kochba (el Hijo de la Estrella).

En cuanto Adriano supo del levantamiento de los judíos, ordenó que las legiones de las provincias vecinas atacasen a los judíos y los destruyesen. No se sabe con certeza si Adriano participó activamente en la guerra judaica ni en que medida, lo que sí es cierto es que esta guerra fue larga y terrible, durando más de dos años y siendo cruenta. Los judíos fueron acorralados poco a poco en sus refugios subterráneos de las montañas, donde fueron diezmados. Los sobrevivientes fueron vendidos como esclavos. El ejército romano sufrió tal desgaste que Adriano eliminó de sus despachos militares al Senado la fórmula usual de apertura: el Ejército y el Emperador están bien. Roma decretó la expulsión de los judíos de Jerusalén, que fue reconstruida como ciudad griega pasando a llamarseAelia Capitolina.

En el emplazamiento del Templo de Jerusalén se erigió la estatua de Zeus y junto al Gólgota, donde fue crucificado Jesús, se levantó un templo dedicado a Afrodita. La antigua provincia de Judea pasó a llamarse Palestina (Philistina), forma de intentar apagar la memoria de la presencia judaica en la región, cambiándola por el nombre de sus más antiguos habitantes, los Filisteos. Por eso en el Talmud, esta revuelta siguió siendo llamada "la guerra del exterminio". De hecho, por más que la diáspora judía empezara siglos antes de Adriano, es la narrativa sobre la guerra judaica la revestida de características legendarias. La guerra eliminó cualquier posibilidad de renacimiento de un judaísmo como expresión puramente política y no sólo religiosa y cultural, situación que se perpetuaría hasta el surgimiento del sionismo en el siglo XIX.

Sucesión de Adriano

La sucesión de Adriano fue complicada. En principio había pensado adoptar como hijo y sucesor a uno de sus muchos antiguos favoritos (como el adolescente griego Antinoo), pero el fallecimiento prematuro de su heredero designdao e hijo adoptivo Lucio Ceyonio Cómodo (rebautizado Lucio Elio César), Adriano terminó por adoptar al senador que vendría a ser conocido como el emperador Antonino Pío, con la condición de que éste adoptase como su sucesor a un pariente lejano de Adriano, el joven Marcus Aurelio Verus, el futuro emperador Marco Aurelio, así como el hijo del fallecido Lucius Ceionius, Lucio Vero, que vendría a ser el co-emperador junto con Marco Aurelio. Mientras tanto, Adriano obligó al suicidio a otro de sus parientes, el nonagenario senador Serviano, del que desconfiaba por buscar la sucesión imperial para uno de sus nietos (que también fue obligado a suicidarse). Esta decisión agravó mucho más el distanciamiento entre Adriano y el Senado, que a su muerte intentó invalidar sus disposiciones, lo que fue impedido por Antonino Pío.

Referencias

  1. Vita Hadriani.
  2. Eutropio.
  3. "Hadrian and Italica".

Bibliografía

  • Adriano, Anthony Birley. Barcelona: Península, 2005. ISBN 84-96333-36-1.
  • La vida de Adriano, Elio Spartiano. En: Biógrafos y panegiristas latinos. Madrid: Aguilar, 1969. El texto original, en latín, está disponible en línea: Vita Hadriani.
  • Dión Casio (traducción al inglés).

Enlaces externos


Predecesor:
Trajano
Emperador de Roma
117 - 138
Sucesor:
Antonino Pío

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Adriano

Valora este artículo

2.6/5 (12 votos)