Río Blanco

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Río Blanco.

El río Blanco, modesto cauce nacido en las estribaciones de la sierra de Yeguas viene de El Saucejo atraviesa Los Corrales y sigue en dirección Martín de la Jara, desde donde corre en dirección Norte en busca del río Genil al que encuentra poco antes de llegar a Écija.

Con el nombre de Salao -denominación muy extendida en Andalucía para referirse a aquellos ríos o arroyos que llevan aguas saladas- se conoció siempre en Aguadulce; los pequeños afluentes que lo nutren en su cabecera no hacen con su aportación sino contribuir al aumento de su salinidad, convieréndolo en inservible para la agricultura.

Según testimonian las personas más mayores del lugar el río Blanco tenía un cauce de agua mucho mayor en el pasado más cercano a su paso por las localidades de Los Corrales y Aguadulce. Eran muchas las fuentes naturales que brotaban por las laderas del río en el tramo del término de Aguadulce, y se sabe que el río llegó a tener 5 metros de profundidad hace unos 30 años a su paso por esta localidad, alimentándose de las numerosas fuentes que brotaban en sus laderas.

Para que el camino Real salvara el río, que si no muy caudaloso sí tuvo siempre una profunda garganta excavada por las riadas, fue construido un puente de cinco ojos, que acabó llamándose "de piedra", cuando metros más arriba apareció el "de hierro" del ferrocarril.

Mucha gente acudía a bañarse al río, lo que indicaba una alta calidad de las aguas. Fueron varios baños los que existieron en él: el baño de la Montera -en la orilla izquierda por arriba del puente del ferrocarril-, el baño de Valle la Chucha- entre el puente de ferrocarril y el de piedra, en la orilla derecha-, y el baño de la Maquinilla- ubicado donde se situaba la maquinilla que suministraba agua del río a los ferrocarriles.

Se podían pescar en el río varias especies de peces —barbos, carpas, bogas, etc.— y la fauna ribereña era muy variada e importante, existiendo incluso nutrias.

Puente de piedra.

Una fatídica riada tuvo lugar en 27 de septiembre de 1949, en la que la infeliz coincidencia de varias tormentas y en especial de las producidas en la cabecera del río, hizo que su cauce se desbordara de tal modo que entre la una y las dos de la tarde los Llanos de Barra y Ganancia asemejaban desde los puntos altos del pueblo de Aguadulce un auténtico mar embravecido sobre el que se distinguía infinidad de árboles arrancados y animales luchando por sobrevivir, todo bajo un cielo tremendamente oscuro y sobrecogedor.

El puente de hierro del ferrocarril, cuyo amplio ojo fué incapaz de dar paso a la enorme corriente, acabó por convertirse en presa por efecto de la multitud de olivos y otros materiales que él mismo retuvo hasta que al fin fué abatido por las aguas, llevando consigo diez vagones de mercancías y arrastrando tras de sí más de medio kilómetro de vía, quedando perpendicular a la carretera.

Especial:Contributors/Río Blanco

Valora este artículo

  • Actualmente3.64/5

3.6/5 (11 votos)