Se suspenden la romería del Rocío y las procesiones del Corpus Christi de 2020   

María Santísima de la Hiniesta Gloriosa (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
María Santísima de la Hiniesta Gloriosa de Sevilla, en su sede de la iglesia de San Julián.

María Santísima de la Hiniesta Gloriosa de Sevilla es una imagen mariana perteneciente a la Hermandad de la Hiniesta de esta localidad.

Historia

Orígenes legendarios

Los orígenes de esta imagen son legendarios, pues se remontan a los primeros tiempos del cristianismo, cuando el apóstol Santiago llegó a España con motivo de evangelizar estas tierras.

Cuenta la leyenda que el apóstol fundó la iglesia de Sevilla y nombró como primer obispo a su discípulo Pío, quien más tarde lograría la santidad a través de su martirio. San Pío levantaría la primera iglesia sevillana en el año 38, con el nombre de Santa Jerusalén, en el solar donde hoy está el convento de los capuchinos, al otro lado de la Puerta de Córdoba. Se cree que San Pío puso en la iglesia una imagen de la Virgen bajo la advocación de "La Concepción", más adelante denominada "de la Hiniesta".

Cuando el saqueo de Sevilla a cargo de Gunderico, rey de los vándalos entre 407 y 428, la Virgen de la Concepción fue ocultada en una casa del interior para evitar su profanación, en el solar donde hoy se alza la iglesia de San Julián, levantada tras la invasión bárbara con el mismo nombre de Santa Jerusalén, dedicada a la Virgen de la Concepción, quien la presidió en su altar mayor. La imagen permanecería allí hasta la invasión musulmana del año 711, cuando se decidió esconderla en los montes de Cataluña.

Se cree que fue en el año 1380 cuando el caballero mosén Per de Tous la encontró entre unas retamas cuando estaba cazando: era una imagen de la Virgen con el Niño en brazos con una inscripción en latín que decía: "Soy de Sevilla, de una capilla junto a la puerta que encamina a Córdoba". Per de Tous trajo la imagen a Sevilla hasta la iglesia parroquial de San Julián, entonces el templo más cercano a la puerta de la muralla que conducía a Córdoba, y por haber sido hallada en unas retamas o hiniestas se la empezó a conocer como "Santa María de la Hiniesta".

Edad Media

Los cronistas sevillanos coinciden en citar dicho año como el del inicio del culto de la Virgen de la Hiniesta en la parroquia de San Julián. Desde entonces, varios miembros de la nobleza y de la realeza muestran su devoción a la Virgen con diversos actos piadosos y donaciones, surgiendo pronto, hacia el año 1412, una hermandad de gloria que rinde culto a la Virgen de la Hiniesta, con hospital propio en la esquina de las actuales calles Vergara e Hiniesta, junto a la parroquia de San Marcos.

Edad Moderna

En la segunda mitad del siglo XVI se inicia la vinculación de esta venerada imagen con el ayuntamiento de Sevilla, que en distintas ocasiones acude en rogativa a la Virgen de la Hiniesta Gloriosa como protectora de la ciudad.

La corriente contrarreformista del catolicismo de la época hace que en el año 1565 la hermandad de gloria se transforme en cofradía de penitencia. Unos años más tarde, en 1587, se ve obligada a abandonar su hospital y pasa a una capilla propia construida en la parroquia de San Julián; desde entonces la hermandad permanece allí, siendo posiblemente el caso de permanencia en una sede más longevo de todas las cofradías hispalenses.

Siglo XX

El día 8 de abril de 1932 la parroquia de San Julián es incendiada, perdiéndose las imágenes titulares de la hermandad; por ese motivo, tanto la parroquia como la hermandad se trasladan a la parroquia de San Marcos.

En el año 1945 Antonio Castillo Lastrucci talla la actual imagen de la Virgen de la Hiniesta Gloriosa, que es bendecida en la iglesia de San Luis de los Franceses. (la actual imagen de la Virgen de la Hiniesta Dolorosa fue tallada asimismo por Castillo Lastrucci en 1937 tras la pérdida de una anterior talla suya de 1933, perdida en el incendio de San Marcos de 18 de julio de 1936).

Bibliografía

Especial:Contributors/María Santísima de la Hiniesta Gloriosa (Sevilla)

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)