Pacem in terris   

Festividad de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Mariposas.

La festividad de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos es una celebración religiosa que tiene lugar los días 1 (día de Todos los Santos) y 2 de noviembre (conmemoración de los Fieles Difuntos).

Historia

Tras el equinoccio de otoño del 22 de septiembre, los pueblos celtas celebraban el final del verano y la llegada del invierno, la época de mayor rigor del año, por ello estos pueblos en la víspera de Todos los Santos, noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, organizaban un festejo con motivo de la muerte de la naturaleza para ahuyentar a los malos espíritus, que es la fiesta pagana denominada «noche de brujas» en la que se encendía una hoguera y se disfrazaban (el halloween anglosajón).

El papa Gregorio III en el siglo VIII para erradicar esa fiesta pagana trasladó la festividad de Todos los Santos, que anteriomente tenía lugar el 13 de mayo al primero de noviembre. En ella la Iglesia festeja a todos los santos, es decir a todos aquellos que se encuentran en el Cielo, tanto a los canonizados por la propia Iglesia, como aquellos que habiendo alcanzado la Gloria no son reconocidos por ésta con un día dedicado en su honor; festividad que instituyó el papa Urbano IV. En el siglo IX el papa Gregorio IV la universaliza.

Por su parte la conmemoración de los fieles difuntos arranca en 980, instaurándose esta festividad por el abad San Odilón; cuya finalidad originariamente era rezar por las almas de los familiares para purgar sus pecados y que alcanzaran la salvación, tradición que se remonta a los primeros tiempos del cristianismo.

Tradiciones

La costumbre eclesiástica consiste en celebrar una misa de réquiem por los allegados difuntos. Además muchos tienen el hábito de acudir a los cementerios —que en este día suelen tener un horario más amplio— y visitar las tumbas de sus familiares, que limpian y adornan con flores, rezándoles una oración.

En algunas localidades existe la tradición de pasar el día en el campo con familiares y amigos, p. ej. en Benacazón donde se le dice «echar el día de Tozanto».

Otra costumbre consiste en encender en las casas las llamadas «mariposas», lamparillas —formadas por un corcho de flotación que sujeta un pequeño cabo— encendidas en un recipiente sobre una balsa de aceite y agua, en recuerdo de los seres queridos ausentes.

Como nota cultural, es tradicional representar con motivo de dicha festividad la obra teatral sobre el mito de «Don Juan», desarrollada por muchos autores como «el burlador de Sevilla» de Tirso de Molina o «el Tenorio» de José Zorrilla.

En el mundo cofrade, para estas fechas, en las Hermandades se suele vestir a la Virgen de luto, con ropajes negros, el cual se mantiene a lo largo de todo el mes de noviembre.

Gastronomía

El plato más asociado a esta festividad son las gachas de leche, en algunos pueblos se gastaba la broma de untar con ellas las cerraduras, resultando difíciles de retirar al secarse; también son propias de estos días las migas.

En tales fechas es costumbre tener en las casas dulces, siendo los característicos en estos días los buñuelos de viento, rellenos de crema pastelera o también de diversos sabores (café, chocolate…) y los huesos de santo a su vez rellenos de mazapán y, más recientemente, de otros productos con gustos como el del chocolate.

Tampoco cabe olvidar el consumo de frutos secos (bellotas, castañas, nueces, higos…), en especial de las típicas castañas asadas.

Bibliografía

Especial:Contributors/Festividad de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos

Valora este artículo

5.0/5 (1 voto)