Pacem in terris   

Calle Antonio de Nebrija (Lebrija)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Inicio de la calle Corredera de Lebrija, en la plaza de España.

La calle Antonio de Nebrija se encuentra en la localidad de Lebrija, discurre desde la calle Callejón del Rastro hasta la calle Ignacio Halcón, que es su continuación, con unos 300 metros de longitud.

Descripción

Antigua esquina con el cortinal y el surtidor.

Confluyen en ella desde el sureste las calles Ocón, Céspedesy Cala de Vargas; y desde el noroeste las calles Alcaidia y Cala de Vargas ".

Acerado antiguo.

La calle tiene maceteros con setos y pivotes separadores en la primera parte de la calle hasta el cruce con Cala de Vargas, donde se estrecha el acerado y a doble nivel encontramos plazas de aparcamientos a la izquierda.

La Calle “Antonio de Nebrija”, en pleno embrión de Lebrija, es mezcolanza de lo señorial con los esquemas populares de siempre y el sabor añadido de la Lebrija de todos los tiempos. Es una de las calles más antiguas de Lebrija y donde todavía hoy viven familias que conservan sus viviendas de siglos atrás. En su parte superior, los números pares siguen girando a la izquierda a la altura del nº 31 de la otra acera.

Los números de las casas van en los impares hasta el 51 y en los pares hasta el 34.

Edificios públicos, institucionales o monumentos de interés

  • Correos, nº 4.
  • Centro de Tratamiento de Adicciones, sita en el nº 7.

Comercios

  • Fotos Mario.
  • Supermercado, nº 23.
  • Bar El Castillo.


Historia

Corredera en 1904.

Tiene su principio en la calle de Ignacio Halcón y termina en una explanada a la entrada de la rampa del Castillo. Hasta 1860, año en que se le dio su actual nombre, se llamó de los “Mesones”, quizás por los establecimientos de esta clase que en ella hubiera, aunque hemos de consignar que no encontramos noticia ninguno, si bien es cierto que en los siglos XIV y XV se llamaban también “Mesones” a los depósitos y sitios de venta de algunas mercancías, como el vino y el esparto. También en algunos documentos se le nombra de “monjas”.

Por el lado de arriba de la calle de Céspedes, como dijimos al hablar del Maestro Antonio de Nebrija, en el lugar que hoy ocupa la casa numero 28, arrancaba una calle estrecha -en 1760 aún se halla abierta el tránsito- que volvía a la derecha por detrás de las otras casas de la misma acera e iba a desembocar en la antigua calle del “Rastro”, y ésta a su vez en la de Jerez. Frente a la entrada de esta angosta calle estaba la casa natal de Antonio de Nebrija (V. cap. X), nombre con el cual fue conocida la calle y también con los de “Juan Martínez de Cala” y, de “Los Cala”, de “Martín de Cala”, de “Alonso de Cala” y, según López-Quiroja, de “Aramundo”. Y también haciendo esquina a esta callecita y a la del Rastro, poseyó una casa al escribano Martín del Castillo, la que vendió el 31 de Diciembre de 1512, ante Fernando del Castillo, a Juan Cataño de Aragón en 23.000 maravedises. A dicha casa pertenecía también un corral al otro lado de la calle del Rastro, con el que se comunicaba por un subterráneo y sobre ella pesaba un censo de 5.000 maravedises a favor del Concejo por un pedazo de calle “donde era poyo de abdiencia” -dice la escritura de venta-, que estaba en la esquina.

La elevación en que estaban situadas las casas de la calleja se conocía por “El Cabezo”, en el que tuvo su molino de aceite Aparicio Gil en el siglo XV. Sobre el cabezo existe una referencia en el “Libro de Misas Cantadas” del Archivo Parroquial que empieza en 1697; en la Memoria 56 se cita una casa “en el Cabezo linde calle del Rastro, que hoy llaman de San Roque y de San Lucas”.

En el siglo XV existieron en la calle de “Los Cala” tres molinos de aceite: dos en la acera izquierda, propio de uno de Juan de Medina Villavicencio, que aún subsiste, quien lo cambió a Juan López de Recalde por el que éste tenía la Corredera- Detrás del molino existió una callejuela en que se echaba toda clase de basuras “e por ello -dice el acta del cabildo de 16 de noviembre de 1480- se faze mocho poco servicio a los vecinos”, y se mandó cerrar con tapia por lo dos extremos. El otro molino era de Juan Rodríguez de Valderrama, destruido en la centuria siguiente, y en la otra acera, frente a éste, junto a una casa que luego perteneció a las monjas Concepcionistas, estaba el de Gonzalo del Castillo, también arruinado en el mismo siglo XVI.

El 2 de octubre de 1886 acordó el Ayuntamiento construirle el alcantarillado. En la casa número 11 de la calle, esquina a la de Cala de Vargas, residió durante las misiones, del 15 al 24 de julio de 1898, el santo jesuita Padre Francisco de Paula Tarín.


Bibliografía

  • Grupo de Creación de contenidos lebrijanos en Internet.
  • La Patria de Nebrija, José Bellido Ahumada.
  • Calles y Relatos de Lebrija, Manuel González.
  • Libro de sobre imágenes. Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Lebrija, 1997.

Galería de imágenes

Mapa de situación

Vídeos de la calle

Especial:Contributors/Calle Antonio de Nebrija (Lebrija)

Valora este artículo

2.6/5 (5 votos)