Vicente Muñoz Pastor

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Vicente Muñoz Pastor (n. Astorga, León, 1902 - † Barcelona, 1978), maestro en Cantillana.

Biografía

Ejerció su labor docente en Cantillana a lo largo de veinticuatro años, desde septiembre de 1939 hasta junio de 1963, en la «Casa-Escuela Unitaria número 1», situada en la calle Iglesia.

Vicente Muñoz

El contenido a continuación son reflexiones personales de los usuarios sobre sus vivencias, sentimientos y recuerdos sobre Vicente Muñoz Pastor[1].



Guardo, desde el punto de vista personal, diversas razones para glosar la figura de este maestro, sin duda, un gran hombre. Entre ellas, recuerdo ahora como, de acuerdo con mi madre, convenció a mi padre para que me dejase estudiar. Mi padre, esforzado labrador, no era partidario de los "estudios" y sí del trabajo en el campo. Pero no soy yo un caso aislado. Varias generaciones de alumnos pasaron por su escuela…

La escuela de don Vicete Muñoz llegó a tener hasta 72 alumnos que se reunían en aquel «soberao», con su suelo de madera y una columna en el centro, donde se situaba el reloj. Tenía dos balcones, su mesa con el sillón y detrás el armario. Había junto al sillón una ventana pequeña y cerrada, donde se colocaban las pizarras y las tintas. En aquellas mesas, inclinadas y con agujero para la tinta, podían sentarse hasta dos alumnos. Delante, junto al balcón, había una mesa cuadrada y, en el centro, delante de la puerta de entrada, otras dos.

De niño siempre tuve la sensación de que la escuela era un espacio grande y alto. Sin embargo, años después, volví a visitar aquel lugar en compañía de una sobrina de don Vicente Muñoz y me asaltó la duda de cómo podían caber allí tal cantidad de alumnos.

Don Vicente Muñoz empezaba las clases a las ocho de la mañana para los alumnos del llamado "Bachiller Elemental". Nos preparaba, en concreto, para, llegado el mes de junio, examinarnos por libre en el instituto San Isidoro, de Sevilla. Luego, a las diez de la mañana, comenzaban las clases para todos los alumnos de seis a catorce años, que se prolongaban hasta la una de la tarde. Ya, por la tarde, se reanudaban en horario de dos y media hasta las cuatro y media. Desde esa hora y hasta la siete de la tarde, daba clases a todo el mundo.

Con todo, los niños mayores de doce a trece años iban poco por clase porque a esa edad ya trabajaban en el campo. Con este dato, se puede explicar que Cantillana, durante los años cincuenta y con una población infantil más numerosa que hoy en día, sólo tuviera dos clases de párvulos, tres clases de niñas y cinco de niños. ¿Dónde estaban, entonces, tantos niños? Pues trabajando en el campo los niños, y las niñas bien de criadas o aprendiendo a coser. En aquellos años, con los ingresos del padre no había suficiente para vivir, por lo que sus hijos debían colaborar en la recogida del algodón o la aceituna.

Referencias

  1. José Ortiz Maqueda.

Especial:Contributors/Vicente Muñoz Pastor

Valora este artículo

2.7/5 (6 votos)