Monumento a Hasekura Tsunenaga (Coria del Río)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Monumento a Hasekura Tsunenaga en el paseo Carlos de Mesa de Coria del Río.

El monumento a Hasekura Tsunenaga de Coria del Río se encuentra situado en el paseo Carlos de Mesa de esta localidad.

Historia

Ubicado en el centro del costado más cercano al río Guadalquivir de este emblemático paseo de la ciudad, el monumento se emplaza al pie del río que trajo hasta aquí a este noble japonés, cristiano católico y embajador del señor del feudo de Bojú, Date Masemune.

La historia parte del año 1613, cuando Hasekura zarpó del puerto japonés de Sendai en un galeón de diseño y tecnología españoles con destino a España. En su expedición iba acompañado del monje franciscano español Luis Sotelo y de un nutrido séquito de samurais y comerciantes nipones; su objetivo era establecer relaciones políticas y comerciales con la corona española y solicitar su apoyo para, entre otras cosas, acrecentar el cristianismo en su país.

El 5 de octubre de 1614 llegaba esta embajada nipona a las costas de Sanlúcar de Barrameda, pero para entonces ya habían cambiado mucho las cosas en su Cipango natal: la religión cristiana fue prohibida y proscrita en Japón justamente en el tiempo en el que ocurría su viaje; además, por las contradictorias noticias que llegaban a la Corte española desde Filipinas sobre la situación interna del Japón y sobre la problemática del cristianismo en ese país hicieron que fuese desestimada la ayuda material que se solicitaba.

La estatua de Hasekura Tsunena, frente al Guadalquivir, en Coria del Río.

Tras muchas vicisitudes la comitiva japonesa emprendió viaje de regreso a su país. Sin embargo un grupo de nipones samurais decidió no atravesar nuevamente los grandes océanos y establecerse definitivamente en España, y en concreto en Coria del Río. Fruto de aquella expedición es hoy el legado genealógico y cultural excepcional que queda en la localidad, reflejado entre otras cosas en la existencia y profusión del apellido "Japón" entre muchos de sus vecinos.

Al parecer, y a pesar de la importancia de aquella expedición para su propia historia nacional, los japoneses no tuvieron constancia de ello hasta el año 1989, cuando con motivo de la conmemoración del nacimiento de Sendai como ciudad se iniciaron nuevas investigaciones sobre sus orígenes y aparecieron unos escritos donde se mencionaba al fiel samurai Hasekura Tsunenaga y su gran labor dirigiendo la expedición "Keicho". A partir de ahí la ciudad japonesa y Coria del Río comenzaron una relación que se formalizó en 1991 con el hermanamiento entre ambas localidades, sellándolo con la instalación de esta estatua del samurai en el parque Carlos de Mesa, junto al río Guadalquivir.

Monumento

El monumento representa al samurai Hasekura revestido con la tradicional vestimenta de su época y de pie frente al río, sobre un alto pedestal de base cuadrada donde se incluyen distintas placas e inscripciones.

Tras su figura se alza un torii, una sencilla estructura vertical adintelada tradicional en la cultura japonesa que suele encontrarse a la entrada de los santuarios sintoístas señalando el límite entre los espacios profano y sagrado. Esta estructura está formada por dos postes o columnas sobre las que se apoyan dos travesaños horizontales y paralelos, frecuentemente coloreados de tonalidades rojas o bermellones, que en algunos casos contienen símbolos o tablas escritas sobre ellos.

En el caso de este monumento, el color cobrizo de esta estructura vertical contrasta vivamente con el color verdoso de la estatua que la precede y del pedestal oscuro sobre el que se alza la imagen del samurai, dando como resultado un conjunto de gran armonía y de alto contenido plástico.

Bibliografía

Mapa de situación

Especial:Contributors/Monumento a Hasekura Tsunenaga (Coria del Río)

Valora este artículo

  • Actualmente4.00/5

4.0/5 (5 votos)