Pacem in terris   

Historia de La Roda de Andalucía

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Historia de La Roda de Andalucía.

RECUERDOS DE UN DOCENTE

En septiembre de 1963 me dieron una vacante del Colegio “Manuel Siurot” de La Roda de Andalucía, sentí una de las alegrías más grandes de mi vida, aunque llevaba cinco años en la labor docente. Sabía que, con ello, tendría doble responsabilidad, pues venía a mi pueblo y al Colegio donde aprendí las primeras letras.

La primera impresión que tuve del Colegio, sito en calle Manuel Siurot, después de muchos años sin verlo, no fue muy grata. Las clases eran más pequeñas, debido a una reforma de ampliación de aulas y de un pasillo que daba acceso al patio de recreo, para evitar su entrada por la calle. Antes, de alumno yo, los recreos se hacían en el espacio que hay, hoy jardín, entre la fachada del Colegio y una valla que lo separaba de la calle, el patio estaba vedado para los alumnos, mientras rumiaba una cabra las verdes y abundantes hierbas que en él había.

Cuando llovía, el patio se convertía en un lodazal y era una hazaña atravesarlo para ir a unos servicios, que los “ingenieros” de aquella época habían construido en la parte opuesta, para aprovechar la corriente de un riachuelo, que por allí pasaba ocasionalmente.

Los padres de alumnos, muchos amigos y todos conocidos, tenían verdadero de-seo de que sus hijos fuesen más que ellos, estuviesen mejor preparados que ellos y todos utilizaban la misma consigna: “Métele, apriétale”.

La situación económica-social iba mejorando poco a poco y nadie se conformaba ya con las “cuatro reglas”, como se decía entonces. Todos querían saber más. El afán por aprender se hizo extensivo a todos, llenándose las famosas clases de adultos para conseguir el tan deseado Certificado de Estudios Primarios.

Los alumnos por aquel entonces comenzaron a conocer y disfrutar de las excur-siones fuera del término municipal. Recordando una de ellas que hicimos en tren, vienen a mi memoria las imágenes de aquellos alumnos, que a pesar de la hora tan temprana de salida, aparecían una hora antes con su bolsa de comida y sus caras sonrientes. No faltó ninguno. Cuando el tren empezó su marcha, la satisfacción se convirtió en griterío, señalando las cosas que veían a través de las ventanillas. No habíamos llegado a la localidad de Pedrera, cuando el griterío se convirtió en el más absoluto silencio. Nos extrañó mucho y vimos como abrían sus bolsas de la comida para devorar lo que les habían preparado para todo el día. Se lo prohibimos, pues no había hecho más que comenzar la jornada, obedecieron y pronto apareció el griterío con que empezamos la marcha para ir, nada menos que, a Sevilla.

Año tras año las cosas iban mejorando, construían nuevas unidades escolares, aumentaba el número de profesores jóvenes; aumentaba, también, el número de estudiantes. Se abrió otra academia en el pueblo, la cual, también dio buenos frutos.

En el año 1977 el Colegio “Manuel Siurot” contaba con 18 unidades de E.G.B. y dos de párvulos.

La Roda siempre ha tratado con respeto y admiración al profesorado de sus hijos, y hace bien, porque ningún pueblo se ha arrepentido de haberse esmerado con los que moldean el alma de sus hijos.

Cuando me pidió Ana María que prologara este trabajo, me sentí obligado a res-ponder afirmativamente. No quería ser, pensé, obstáculo a aquel manantial de ilusión que mostraba su rostro.

Ella, quería aportar su granito de arena a nuestra cultura local, y yo, no podía; no debía defraudarla.

Cualquiera aportación, por modesta que sea, que engrose el caudal cultural de nuestra pequeña historia, es buena, y más, si se hace con total desinterés.

Después de muchos meses de tarea afanosa, buscando todo el material que pudiera enriquecer esta obra, seleccionando aquellas fotografías que pudieran dar más claridad y compresión a los acontecimientos acaecidos en nuestro pueblo, sale a la luz este trabajo.

Esto, debería servir de estímulo a los jóvenes, para que fuese origen de otros trabajos para llenar nuestra fuente cultural, de donde pudieran beber futuros investiga-dores.

Sería ingrato no recordar a nuestros paisanos que nos precedieron aportando sus ideas y de las cuales se surte este libro, para mejor conocimiento de nuestra historia: Francisco Vázquez Graciano, con su obra “Breve historia local, a modo de crónica, de La Roda de Andalucía”; Joaquín Octavio Prieto Pérez, con “La Roda de Andalucía , 1.751”; Antonia González Borjas, que basó su tesis doctoral en “Estepa y sus medios de comunicación”; Eduardo Luna Escalera, con “Cuentos de Semana Santa”; José Enrique Quintana Rodríguez, con “Cosas de Fran y Enrique”, editado en Antequera; David González Borjas, con “Crónica y acontecimientos históricos de La Roda de Andalucía 2001” y Florentino Andrés del Poyo, con “Diálogo en el café y otros cuentos”.

Sirva esto, como un sencillo y particular homenaje de gratitud a todos ellos.

Teodoro Villalobos - 2005

Breve reseña histórica

Su estratégica situación geográfica y su proximidad a la Villa de Estepa han sido dos importantes factores que han condicionado su evolución histórica.

Una de las primeras cuestiones en desvelar es saber sobre los orígenes de La Roda y con qué nombre era conocida en los primeros momentos de su historia.

En tiempos donde la leyenda y la realidad se confundían, unos historiadores fijan su origen con el nombre celtíbero de URAGAO, posteriormente existen diversas teorías al respecto, siendo la más aceptada en la actualidad que era la antigua “Carruca” romana; mencionada con relativa frecuencia en las crónicas de la guerra civil que mantuvieron en la primera centuria antes de Cristo los generales Pompeyo y Julio César.

Según los estudios de algunos manuscritos clásicos (Hircio, Vegesio...), se cree que la famosa batalla de Munda se pudo dar en sus proximidades.

Se sabe que el ejército de Julio César salió el último día antes de entrar en bata-lla de Ventiponte de Hircio (Casariche); el itinerario a seguir bien pudo haber sido el camino de la Marina –de Córdoba al Estrecho- que pasaría por el pueblo; la distan-cia que debería recorrer el ejército de César sería muy aproximada a la existente entre los actuales pueblos de Casariche y de La Roda.

Mayor dificultad tiene constatar su existencia en la Alta Edad Media, aunque re-cientes excavaciones realizadas en el pueblo parecen probar la existencia de un poblado de esta época, al excavarse y encontrar se una pequeña necrópolis de mediana capacidad de ocupación, con 32 tumbas en 240 m2, que se puede datar en este momento histórico.

A pesar de las deficiencias que presentan esto restos arqueológicos –parece que se trata de los restos de una basílica rural, con enterramientos, de extremada pobreza material, y que ha reutilizado anteriores elementos constructivos, es muy probable que los hallazgos correspondan a un asentamiento bizantino, pudiéndose datar hacia la mitad de la centuria VII. Es decir, que parece muy probable que esta zona estuviese dominada durante los siglos VI y VII por los ejércitos bizantinos, y que, por lo tanto, en esta comarca debió ser muy tardía la ocupación visigoda, que debería fijarse a finales del siglo VII. Ello explicaría que la huella visigoda apenas si aparezca, ya que en un corto espacio de tiempo pasó de depender de los bizantinos a estar ocupada por los ejércitos musulmanes.

De los tiempos de Al Andalus sólo hay simples especulaciones. Con bastantes posibilidades fue un lugar de frontera entre los reinos de Sevilla y Granada cuando se disgregó la unidad islámica; por es ubicación fronteriza recibió el nombre de Roda (“portazgo”), al tratarse de una aduana donde se cobraban los impuestos de paso entre ambos reinos musulmanes.

Los castellanos se apoderaran de La Roda en época del rey Fernando III, cuando al realizarse las grandes conquistas de los ejércitos cristianos, Andalucía acabó dividida en dos modelos políticos y culturales distintos: la Andalucía cristiana en el Valle del Guadalquivir y la musulmana, que se hacía fuerte en las inmediaciones de las Sierras Béticas: “La frontera dividía la España Cristiana del Reino Nazarí de Granada, pasando la frontera árabe por Saucejo, Martín de la Jara, Pedrera, La Roda de Andalucía y penetra ya en Córdoba por Benamejí”

Fue durante el reinado de este monarca cuando en el pueblo de La Roda entró por primera vez el ejército castellano: “el rey Fernando III la ganó a los moros en 1251. Estos la recuperaron en 1262; pero se la quitó nuevamente el rey don Alfonso en 1263”

De todas formas, el pueblo siguió estando en la frontera y, por lo tanto, expuesto a cualquier tipo de refriegas militares, de ahí que durante en largo período de tiem-po, esta zona se viera envuelta en frecuentes luchas fronterizas, y en una de estas re-friegas, en tiempos del rey Enrique IV, se produce la batalla del Madroño (1460), cuando don Rodrigo Ponce de León, el primogénito del duque de Arcos, derrotó al hijo del rey de Granada Muley Alobasen, que había ocupado parte del término de La Roda, siendo entonces expulsados los musulmanes de forma definitiva de la comarca.

Al poco tiempo de la conquista cristiana La Roda, junto con toda la comarca de Estepa, pasó a ser propiedad de la Orden de Santiago por donación real.

Estos territorios pertenecieron a la Orden de Santiago hasta que el gobierno del Emperador Carlos terminó esquilmando económicamente el reino de Castilla, proceso que culminó en tiempos de su hijo Felipe, cuando el nuevo monarca inició una política consistente en vender todo lo vendible, en su insaciable afán por recabar nuevos ingresos.

No es extraño que la fecha de la venta de estos territorios sea el año 1559, coin-cidiendo con la primera gran bancarrota de la Monarquía de los Austrias. Tampoco fue nada extraño, que el nuevo dueño fuese uno de los grandes banqueros, que de forma continua prestó grandes sumas de dinero para financiar la política militar del Emperador.

Es en este año de 1559 cuando el marqués de Laula, don Adán Centurión toma posesión de las Villas, su término y jurisdicción y de las Iglesias de Estepa, Pedrera, La Roda y Sierra de Yeguas.

El paso de estos términos a una jurisdicción señorial debió de suponer una mayor presión fiscal, un mejor control de los diezmos por la “cercanía” de su nuevo dueño, y sobre todo por la necesidad del nuevo señor de hacer rentable la costosa inversión realizada por los banqueros-comerciantes genoveses.

En los últimos años en que el Marquesado perteneció a la Orden de Santiago, experimentó un importante desarrollo económico y en parecida medida demográfico, que, aunque alcanzaron su punto álgido en los primeros años del Marquesado, no fue tanto porque don Adán Centurión, el primer Marqués de Estepa, fuese su instigador, sino que más bien se debería a un cambio en la coyuntura económica, moti-vada por la desaparición de la guerra de frontera contra los musulmanes granadinos y a la puesta en explotación de tierras sumamente fértiles y antes arrasadas por unas guerras de destrucción: quemas de cosechas, saqueos... típicas de una zona fronteriza y, por lo tanto, militarmente poco estable.

Pero sobre todo el desarrollo de La Roda estuvo motivado por el nuevo papel económico que empieza a protagonizar el Valle del Guadalquivir, como comarca de máxima producción de la trilogía de los productos del Mediterráneo: cereales, aceite y vid para la exportación cada vez más rentable hacia un nuevo, atrayente y rico mercado: las Indias.

Para estos años (1555) hay un censo para todo el territorio del Marquesado, y que para La Roda recoge los siguientes datos:

Pecheros 193 Clérigos 2 Pobres 2 Viudas 2 Total 110

En el siglo XVII, esta población debió evolucionar de la misma forma que la ca-pital del Marquesado, donde se produjo un crecimiento suave pero mantenido hasta el año 1640. A partir de este momento se entra en un descenso, poco apreciable al principio y más brusco hacia los años 80, aunque en la mitad de la centuria hay una situación opuesta. Así, mientras en Estepa se constata un descenso en los habitantes como consecuencia de los “continuos pasos de los ejércitos”, de “las molestias que solían acarrear”, de lo gravoso que era su “alimentación” y sobre todo por “la gran cantidad de sumas en cercas”, que se gastó la Villa de Estepa para prevenir el conta-gio que se extendía por toda Andalucía en los años 1648,1649 y 1650, pues los “vecinos” atosigados por estas circunstancias, emigraron de la Villa y se refugiaron en las distintas aldeas que formaban el Marquesado.

También hay alusiones a La Roda en plena época de la Guerra de la Indepen-dencia ; como casi todas las noticias anteriores, están motivadas por su situación en plena encrucijada de caminos, por donde se dejaban ver con frecuencia los ejércitos franceses.

Tras la Guerra de la Independencia, según el Archivo Municipal de La Roda, había poca estabilidad social y mucha inseguridad ciudadana, traducida en un bandolerismo de carácter rural, que aumentaba por momentos, dando lugar a toda una literatura sobre los célebres bandidos de la época. Por tal motivo era importante el puesto de Regidor; y no había lugar, por chico que fuera, donde no existiera una cárcel o depósito de detenidos, con los gastos para el erario que ello arrastraba, consistentes en manutención y traslado de presos, dando lugar a sentidas mermas de las arcas municipales de “imprevistos” del presupuesto...

Los cargos públicos eran de libre designación, en un principio; y elegidos popu-larmente en elecciones libres, más adelante. Eran gratuitos y por voluntad de servicio, por parte de los electos; sólo percibían gastos de representación, para no gravar sus haciendas privadas; y aún así, por deficiencias de ingresos del Ayuntamiento, a algunos les costaba el dinero ser alcalde o concejal. Los cargos exclusivamente remunerados eran los de carácter funcionarial.

Todos los ingresos que llenaban las arcas municipales, procedían de la agricultu-ra y la ganadería, de ahí que los impuestos gravaban el consumo de cereales, vinos, sal, aceite... Para cuyo efecto existía el “Pósito”, almacén cercano a las dependencias municipales donde se guardaban las existencias por exacciones, arbitrios, etc... procediéndose al embargo de cosechas cuando no se abonaban los impuestos co-rrespondientes.

La corporación de entonces poseía de bienes propios doscientas fanegas en el si-tio llamado “Salinoso”, las cuales eran arrendadas anualmente al mejor postor. Aún no se había establecido la Guardia Civil en la villa, por lo que la vigilancia y policía primeramente correspondió a la Santa Hermandad, para pasar, al extinguirse aquella, a la Milicia Nacional, de la que existió un cuartel en el margen derecho del río Yeguas, junto al puente de la barriada “ Erillas”, al que llamaban “cuartel rural”.

Por falta de ingresos a causa de morosos, impagados y fallidos, las arcas perma-necían casi siempre exhaustas, causando tal inconveniente un déficit de carácter en-démico. Así se hace notar en un balance de 1826, siendo una de las causas de este percance las injusticias sociales de los “Repartos de Utilidades”, pues la mayoría de las tierras pertenecían a hacendados forasteros, que eludían las exacciones por la “Ley de Residencias”, la cual obligaba preferentemente a sufragar las cargas a los que tenían “casa abierta” en el término... “Existiendo un déficit de cuatro mil seiscientos ocho reales de vellón, que pasan de poder cubrirse, ya que hallándose los individuos del Ayuntamiento en el triste caso de cubrir las necesidades de su propio pecunio, arruinando a sus familias, creen más justo distribuir el gravamen”... En estos casos había que acudir al “altar y al trono”, para que el Gobierno de su Majestad resolviera el problema, puesto que con los seis mil reales, con algunos maravedíes, no rea posible atender los enormes gastos que ocasionaban continuamente los suministros de tropas en tránsito, presos y atenciones a pobres y enfermos, agravados con las frecuentes epidemias de cólera, gripe y viruela; añadiendo también las continuas guerras civiles, por ser éste lugar de paso para Granada, Málaga y Campo de Gibraltar”.

Una idea de la pobreza de la villa por entonces, puede deducirse del hecho por escasez de subsistencias, pues al arrendar las alcabalas el ramo de carnicería queda-ba a menudo desierta, por falta de consumo, para lo cual se ofrecían a los abastecedores las máximas ventajas impositivas.

A mediados del siglo XIX, la empresa Ferrocarriles Andaluces, decide trazar la línea férrea de Córdoba a Málaga, creando un importante nudo ferroviario en La Roda que luego uniría con Sevilla y Algeciras, y a lo que ayudaría también la carre-tera nacional 334 que pasa por su centro para afianzarla como punto esencial de comunicaciones. A mediados del siglo XX comienza un leve desarrollo de la econo-mía del pueblo junto a las excelentes explotaciones agrícolas de aceite y cereal.

En 1916 se denomina a La Roda “DE ANDALUCÍA”, debido a las frecuentes Rodas existentes en España.

La Roda es hoy paso obligado de la ruta de Al-Mutadmid – Washington Irving.

Eventos del siglo XIX - XX

Durante el reinado de Isabel II, en el año 1834, se va notando la intranquilidad social.

En un escrito se dice: “Había mucha tierra baldía, cubierta de encharcamientos, llenas de juncos y otras plantas espontáneas, y hambre y miseria en los vecinos, que robaban cargas de leña, acordándose imponer multas, de dos ducados, a quienes se le aprehendieran sin autorización del dueño.

Abundan las enfermedades reumáticas, por frío reinante y humedad, derivada de las tierras pantanosas, causa además de enfermedades palúdicas; la posible higiene corporal la lograban, los pudientes asistiendo a los Baños de Alhama, y los pobres solicitaban ayuda económica para acudir a los Baños del pueblo vecino. Más tarde se aprovecharían las aguas del Salinoso, para embalsar cierta cantidad de agua, llevándose a cabo una sencilla instalación para baños públicos, consistente en una modesta caseta situada en la misma orilla del río, a la que se denominó “Caseta del Baño”.

La Junta Municipal se adhiere al pronunciamiento del general Leopoldo O`Donnell... Se establece por primera vez el cuartel de la guardia Civil, en armonía con el cuartel de Rurales. Sobre el año 1855 hay varias noticias de interés general y local: “Se habla de una intensa epidemia de cólera morbo, que hizo llenar la puerta de la iglesia de féretros para su sepultura”.

Ya existía la aldea de los Pérez. Había una gran diseminación de la población en cortijos y casas de campo, quedando reducidas las calles del casco urbano a Real, Matas, Iglesia, Mesones, Palma, Plato y Córdoba. Varios brazos del río Yeguas circulaban por las principales calles, teniendo que rehacer con frecuencia el arrecifado o media caña, para la mejor circulación de los arroyos. A la ya existente escuela de niños, se unió la creación de la escuela de niñas a la que denominaban “miga”; a cuyo efecto el Ayuntamiento acordó pagar al Maestro mil ochocientos reales anuales y mil doscientos a la Maestra.

El seis de diciembre de 1864, se acuerda traer de la fuente de la Nava el agua mediante tubería de atanores. El bandolerismo seguía en auge.

Los brazos del río Yeguas procedentes del Molino Alto, servían para regar las huertas llamadas “Pérez Vela”, circulando al mismo tiempo en arroyos por las calles Real, Matas, Palma y Alambique. El Ayuntamiento permanecía en calle Horno (frente a la calle Alambique), posteriormente el edificio se partiría en dos, uno para Juzgado y otro para Cárcel, estando a la espalda, en calle Iglesia, la escuela de ni-ños, que posteriormente adquirida por el Ayuntamiento, estableció dos clases: una para niños y otra para niñas.

Para estas fechas habían aumentado las calles siguientes: Antequera (hoy llama-da Calvario), Jardines, llamada también Plato, Alba y Ronda, que eran dos trozos de la hoy llamada Matas; y calle Tetuán.

El año 1867 fue un año crítico, por falta de lluvias, acostumbrándose repartir los jornaleros en paro entre los hacendados y pudientes, a fin de que pudieran subsistir, ocupándoseles en faenas diversas. Se había agotado el capítulo de “Imprevistos”, pidiéndose ayuda al Gobernador Civil, quien envió los fondos pertinentes, para ser empleados en el arreglo de la avenida a la estación de ferrocarril, aún sin nombre y sin casas que formaran calle. Como los medios recibidos no eran suficientes, se estableció la “prestación personal”, por la cual, el que poseía carros y otros vehículos de carga y arrastre arrimaba a las obras piedras y materiales diversos; que era sustituida por su efectivo en metálico.

El nuevo médico percibía 3.650 ducados al año, por visitar cien familias pobres, que existían en sus tres categorías: de necesidad, de solemnidad y pobrecitos. El analfabetismo era tal que era frecuente ver en los documentos, a su final, la consabida frase “ y firmaron los que supieron”.

Las luchas políticas y los alzamientos eran muy frecuentes. El ferrocarril se vio también afectado por las continuas revueltas y sabotajes, solicitando del Ayuntamiento la vigilancia de la vía, accediendo a su requerimiento mediante el pago de cuatro guardas, para que vigilaran el trayecto hasta el final del término municipal, durante el día, y otros cuatro que lo llevaban a cabo durante la noche.

Sobre mayo de 1875 hay algunas noticias locales: la Primera República había sido vencida, siendo celebrado el suceso por algún sector no republicano, que envió su adhesión al Regente.

Tenía anunciado su paso, en el tren rápido procedente de Málaga, el Presidente del Gobierno, don Práxedes Mateos Sagasta, para el día treinta y uno de diciembre de 1877, disponiendo el alcalde con la Corporación que se acuda a recibirle, precediendo con repique de campanas, de acuerdo con el señor cura, y se disponga en el andén de la estación, de una mesa con dulces y refrigerios. Después del recibimiento apoteósico se logró que el presidente de los “Ferrocarriles Andaluces”, donara, además del balastro con la piedra necesaria para el arreglo del camino de la estación hasta el pueblo, la suma de tres mil reales, con la que se facilitó el trabajo para lograr la urbanización referida.

Por los años setenta y con motivo del matrimonio del rey Alfonso XII, el Ayuntamiento acuerda se organicen festejos para celebrarlo, durante los días 23, 24 y 25 de enero de 1878, con repique de campanas, a las nueve, doce y toque de oración, haya alumbrado extraordinario y toque de piezas escogidas por la “Orquesta de Música”, ante la Casa Capitular y por cuenta de la Diputación; y se den a los pobres, a razón de una peseta por persona, hasta agotar la suma programada de 276 pesetas.

El 19 de julio de 1886 hizo explosión el Polvorín situado en la finca que hoy lleva el mismo nombre; tal fenómeno produjo víctimas mortales.

El Molino del Pan estaba ubicado en el Barrio alto, y su maquinaria era impelida por el agua procedente del río Yeguas.

Hubo una intensa epidemia de viruela, que ocasionó bastantes muertos.

El Ayuntamiento se ubica en calle Real, estando sus dependencias dedicadas a usos diversos, en sus dos plantas con esquina a calle Iglesia.

Ya a principios del siglo XX, la villa había conseguido tener 2.539 habitantes. Como sistema político proveniente de las Cortes de Cádiz, se había adoptado el par-lamentarismo con alternancia en el poder de dos grandes partidos políticos: uno llamado Liberal y el otro Conservador.

Gran auge religioso tenían las celebraciones de las Fiestas y Feria de nuestra Patrona la Virgen de los Llanos, debido a un nuevo resurgir de la tradición, un tanto olvidada en el siglo anterior.

Los festejos profanos de la Fiesta y Feria de Ntra. Sra. De los Llanos, consistían especialmente: en sesiones de cine mudo, carreras de sacos, cucañas, concierto, en su “tablao”, por la Banda de Música contratada, y abundantes puestos de turrón, go-losinas y chucherías de todas clases.

Al no existir el alcantarillado público, los residuos y desperdicios domésticos se arrojaban al estercolero que cada vecino procuraba en el corral o patio, lugar que servía para disponer de algunos animales domésticos, con una corraleta apropiada para la cabra, el cerdo o el gallinero; sólo algún edificio público o vivienda acomodada disponía de “un pozo negro” donde mediante atanores se hacían verter las aguas residuales. Llegado el tiempo de abonar las tierras, siempre había un labrador interesado en “sacar el estiércol” para llevarlo a sus tierras como único abono orgá-nico existente en el mercado, pues los abonos inorgánicos o químicos no eran de fácil adquisición.

Se había construido el conocido “puente de Pleytés” en el camino de “Pago blanco”, cercano al paso nivel del Pradillo, sobre el río Salinoso, lugar muy transitado por ser el camino obligado para todas las fincas situadas en el noroeste del término municipal.

Estaba tan diseminada la población, que sólo en las casas de campo y cortijos había mil cuatrocientos ochenta y dos habitantes; esto nos da a pensar en la tarea que correspondía a ciertos funcionarios, que alguna vez tendrían que buscar a los interesados para casos de urgencia de algún tipo, teniendo en cuenta los medios de transporte y el estado de los caminos.

Una noticia digna de mención fue la del decreto de la Presidencia (Gaceta del dos, fecha 27-6-1916) por el que se ordena se añadiera al nombre de la villa el determinativo de Andalucía, quizá, para distinguirla de otras Rodas existentes.

Constituye además otra noticia de importancia el paso de calle a carretera de nuestra arteria principal (Iglesia, Real, Avda. Nª Sª de los Llanos) por un decreto de marzo de 1916, por el que el jefe político de los liberales, don Pedro Rodríguez de la Borbolla, comunica a esta Alcaldía que el tramo referido quedará convertido en carretera principal Sevilla-Málaga-Granada, hasta fecha reciente; su nieto, comunicaría, el mismo decreto, pero al revés, con motivo de la circunvalación que proporciona la autovía construida.

Por el año 1920 hubo de llevarse a cabo una urgente reparación del templo, por encontrarse en bastante mal estado, sobre todo la parte lateral derecha, que hubo de sacarse de cimientos, arreglar el tejado y reforzar el arco de la cúpula, que se había agrietado; así como también parte del ala izquierda y de la sacristía.

Por este tiempo fue arreglada la calle Sevilla hasta la “Casita de la Venta”, que era entrada de carros con cubetas que más tarde cambiarían por cántaros, que transportaban hombres y mujeres en venta diaria hasta cada domicilio, denominándose aguadores.

Ha sido siempre y lo sigue siendo esta villa nudo de comunicaciones, sobre todo por contar con el ferrocarril Córdoba a Málaga y el ramal a Sevilla, siendo por ello lugar de encuentro en los grandes eventos nacionales. Así, con motivo del ataque de los rifeños a Melilla, en 1921, se instaló un hospital de campaña, con diez camas, para atender a los heridos.

En el año 1920, en tren como medio de transporte, llega a esta villa un agrupación de tropas de Caballería titulada “Lanceros de Sagunto y Lucitania”, ejercitándose la tropa en maniobras militares durante cierto tiempo.

El año 1924 es el del Pronunciamiento del General don Miguel Primo de Rivera, quien establece el Directorio Militar de acuerdo con el Rey don Alfonso XIII. El nuevo alcalde sería don José Prieto Díaz (Azkárraga), que realizaría una gran labor de urbanización de la villa; siendo algunas de sus realizaciones: La traída de aguas de la Fuente de la Nava; la instalación de fuentes públicas y el grupo escolar “Manuel Siurot”.

Por este tiempo ya gozábamos de gasolinera en la villa, situada en la esquina de la calle Real a Iglesia, donde se instaló el primer surtidor. Aparecen los primeros coches de alquiler.

En 1929 la vida seguía sosegada y apacible; la juventud, para divertirse, celebraba bailes de familia en los propios hogares. El paseo de las tardes o los domingos por la mañana después de la misa dominical eran las formas de distracción acostumbradas; la escasa o nula circulación convertía a la calle-carretera en el lugar apropiado para pasear.

El paseo tenía su trayecto señalado. Se salía de la calle Real en dirección a la es-tación, para una vez allí, volver nuevamente a la calle Real; a veces se cambiaba el itinerario, siendo el paseo desde la calle Córdoba hasta el “Toleillo”, más tarde co-nocida esta esquina a la calle Matas como “La Cruz de los Caídos” (cruz y lápida con una relación de combatientes muertos, vecinos de la villa, que murieron el la Guerra Civil).

La gasolinera o surtidor se había trasladado a la calle Real, en la misma puerta del establecimiento que hoy conocemos como Hnos. Torralba. Esta gasolinera tenía una capacidad de siete mil quinientos litros; el sistema de extracción era de manubrio.

En 1930 la casa – posada de la calle Real, en estado ruinoso, fue derribada y en su lugar se abrió una nueva calle que hoy se llama Marquesa de los Soidos, que comunicaría con el Grupo Escolar y la otra calle lateral que iría surgiendo a la espalda de Real, llamándose primero Escuelas y finalmente Bonifacio Redondo.

El patio escolar se formó con tierras que antes habían constituido una huerta que llamaban “Villa Enriqueta”. Frente al Grupo Escolar “Manuel Siurot” se levantarían seis casas o viviendas para los seis maestros que correspondían al mismo, hoy desaparecidas como tales, siendo sustituidas por el Consultorio médico, Casa de la Cultura, etc.

En 1934 existía una gran afición futbolística y se celebraban grandes competiciones con equipos foráneos, en el campo habilitado para dicho deporte junto al Cuartel de la Guardia Civil, situado ahora en la Avenida de los Llanos.

El año 1936 fue un año aciago y conflictivo, rompiéndose el equilibrio social y la convivencia nacional con la terrible guerra civil.

Fuerzas del bando nacional compuestas por una Bandera de la Legión, al mando del Comandante Castejón, entraron en la población el 29 de Julio de 1936, por la carretera de Estepa, ocupándola sin apenas resistencia, pues sus habitantes, la mayoría por miedo, habían huido hacia Málaga, en un tren preparado al efecto.

Al dimitir el Ayuntamiento en pleno, dadas las circunstancias reinantes, el orden y la administración pasó a poder de nadie, y las fuerzas de la Guardia Civil, en cumplimiento de su deber militar, quedaron acuarteladas para su defensa, como así lo hicieron, en su cuartel junto a la Estación; por otro lado falangistas y militares retirados o con permiso, se unieron al bando nacional, logrando mantener su presencia hasta la llegada de un tren abarrotado de carabineros y milicianos, procedente de Málaga, que irrumpieron en las calles, adueñándose de las mismas y atacando seguidamente el Cuartel de la Guardia Civil, que tras unas escaramuzas no pudieron impedir que los milicianos penetrasen en él; consecuentemente fueron capturados y fusilados sus miembros. Posteriormente fusilarían a los Pilotos del Aeroclub de Sevilla, Murube y Recasenz, al ser derribada su avioneta mientras hacían un reconocimiento sobre la población.

Una vez tomada la plaza por los nacionales, serían fusiladas otras tantas personas del bando republicano.

Todo este encono daría lugar días después, a dos auténticas batallas: La primera tendría lugar el tres de Agosto, cuando, muy de mañana, un tren procedente de Málaga cargado de milicianos y carabineros, atacaron por la parte sur oriental del término, esto es, por la carretera hasta la entrada del Calvario, cubriéndose con los olivares hasta su entrada en la Barriada de Erillas y posteriormente hasta tomar la esta-ción del ferrocarril.

Con un disparo de cañón derribaron parte de la torre de la Iglesia, siendo defendido el centro urbano por falangistas locales, una sección de caballería y algunos guardias de asalto y civiles, que se replegaron a las calles Real e Iglesia. Sobre las tres de la tarde, desde Puente Genil, llegó la columna del Comandante Corrales, quedando liberados los sitiados y huyendo los atacantes en el mismo tren que les sirvió para el ataque y que se había detenido cerca del “Cerro del Mulo”. Posterior-mente, el día seis del mismo mes, volvieron a repetir el ataque, pero esta vez las fuerzas de guarnición habían sido reforzadas con una compañía de Regulares indígenas, que eran auténticos bereberes traídos de África para la contienda.

A los pocos días las mismas fuerzas del Tabor avanzarían con otros contingentes hacia Antequera, la que ocuparon al encontrarse con las tropas que procedentes de Granada colaboraron al efecto.

Fue, La Roda, protagonista también del paso por su calzada principal de un fuerte contingente de tropas expedicionarias italianas denominadas “Flechas Negras”, en similitud con las Brigadas Internacionales del Bando republicano.

En situación de descanso, y a lo largo de la contienda bélica, visitaron esta plaza durante algunos meses, diversas tropas combatientes con el consiguiente trasiego de tropas trasladadas en trenes que transcurrían por nuestra Estación.

El año 1940 sería tan aciago como casi toda la década, que fue conocida con el apelativo de “años del hambre”; los años del “piojo verde” y del tifus exantemático; de las cartillas de racionamiento y de las colas, del maquis, del estraperlo. Años muy difíciles y tristes.

El antiguo cementerio, ubicado junto a la derruida ermita de la Patrona, estaba repleto; y aquella servía de refugio a “mujeres de mal vivir” y a mendigos, recurriéndose al tapiado de los huecos, donde antes estuvieron puertas y ventanas. La población alcanzó los 5.110 habitantes.

El actual edificio de tres plantas, donde se encuentran las oficinas de Correos y Caja Rural, en calle Real, era entonces una gran casona, propiedad de la señora marquesa de los Soidos, que tendría diversos usos sociales: comedores de “Auxilio Social”, en los bajos, Hdad. De Labradores y Ganaderos en los altos, alternándose con dependencias del Ayuntamiento en dos ocasiones que hubieron de llevarse a ca-bo reparaciones en el edificio municipal, situado entonces en el lugar que hoy ocupa la Caja de Ronda.

Se levantaron las primeras viviendas sociales con el nombre de “Coca de la Piñera”; y otras más adelante, en calle Córdoba, donde quedaría instalado el primer edificio de Correos y el “Hogar del Frente de Juventudes”.

Se adquirieron los terrenos para situar en ellos el nuevo cementerio, que llama-ron “cañadas de las pitas”.

Se edificó en la Aldea de Los Perenos, una Escuela-Capilla y viviendas para la maestra, quedando la aldea bien urbanizada con electrificación, agua potable y jardines.

En la época de los cincuenta vendría la deseada recuperación económico-social, saliendo poco a poco de los apuros y estrecheces, desapareciendo las cartillas de racionamiento, liberándose muchos productos de sus precios oficiales y por consiguiente dándose fin al “estraperlo”.

En esta mitad del siglo sería alcalde y diputado provincial don José Moriana Fernández, que daría un buen impulso económico-social a la villa con obras y servicios de muy variada índole: acerados, farolas en calle Real hasta la Estación, jardines y parterres, consiguiendo el premio provincial de “Embellecimiento de Pueblos”. Se arregló el camino del Portichuelo a la Alamedilla. Se trasladó el depósito de gasolina de la calle Real al final de la calle Iglesia.

Había superado la población los 5.600 vecinos. Por entonces llegaron las Rev-das. Madres Siervas del Evangelio para desarrollar su siempre apreciada labor y formación social y cristiana. Se creó un Dispensario Médico-Quirúrgico en la calle Real, siendo asistido por las Hermanas Siervas del Evangelio.

En la década de los sesenta, es nombrado alcalde don Gabriel Redondo Cáceres, ejecutando realizaciones importantes como: el Campo de Deportes y Fuentes Públicas, casas y Escuelas en la Barriada de las Erillas, Piscina, Cuartel de la Guardia Civil, entre otras.

Se pidió la Medalla del Trabajo para el Jefe de Estación don Francisco Padilla, como iniciador de la Barriada Ferroviaria y de la Peña a la espalda de calle Bonifacio Redondo, siendo además el fundador de la Cofradía del Santo Cristo del Perdón y María Santísima de la Mediación y otras benéficas actuaciones que le hicieron acreedor a tal distinción.

Con la década de los setenta finaliza el Régimen político del General Franco, al morir en Noviembre de 1975.

La Roda siglo XXI

La política municipal de inversiones llevada a cabo desde los años ochenta ha consolidado en la periferia urbana la ubicación de varios polígonos industriales, entre ellos el P.I. SANTANA en la carretera de Alameda, el P.I. MOLINO ALTO en la carretera de Pedrera y el P.I. NUDO NORTE en la Autovía del 92.

Este sistema de ayuda y apoyo al empresario ha facilitado sin ninguna duda la creación de empleo, bienestar y desarrollo económico a través de la implantación de nuevas industrias, siendo La Roda un pueblo impulsor y pionero de la economía y el progreso de la comarca de Estepa.

El Sector Agrícola sigue siendo el otro motor de la economía local, las explotaciones del olivar, (una de las mejores de la provincia), origina todos los años un gran número de contratos y jornales que ocasionan incluso la demanda de mano de obra de otras poblaciones.

El resto del tejido industrial lo forman empresas de fabricación de depósitos de poliéster, prefabricados de hormigón y materiales de construcción, morteros y cementos, industria textil, fábricas de muebles de madera, talleres de maquinaria agrícola y automoción, área de servicio, fábrica de semilla de orujo, fábricas de envase y aderezo de aceitunas de mesa, envasadora de aceites de oliva, talleres de carpintería metálica y puertas, industria del helado, autologística, pozossondeos, y perforacio-nes entre otras.

Bibliografía

  • Breve Historia de La Roda a modo de Crónica, 1991, Francisco Vázquez Graciano.
  • La Roda, 1751, Respuestas Generales del Catastro de Ensenada, 1995, Joaquín Octavio Prieto Pérez.
  • Crónica y acontecimientos históricos de La Roda de Andalucía, 2001, David González Borjas.
  • Prólogo, 2005, Teodoro Villalobos.
  • Montaje, recopilación de datos y fotografías, Ana María Moreno López (Concejal de Cultura y Festejos de La Roda de Andalucía) y Juan Manuel Rodríguez Pérez (Dinamizador Centro Guadalinfo).

Entradas relacionadas

Especial:Contributors/Historia de La Roda de Andalucía

Valora este artículo

2.7/5 (11 votos)