Pacem in terris   

Francisco García Escudero

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Imagen del nombre de la calle en Huévar del Aljarafe que recibe su nombre, donde vivió y que comúnmente se conoce como “la calle del cura”.

Párroco Francisco García Escudero, el cura Escudero.

Reparación de la iglesia parroquial de Huévar del Aljarafe

Las obras de reparación del templo de Huévar del Aljarafe, tuvieron una gran eco en la prensa sevillana de la época y mostraron la unidad del pueblo ante una causa justa, a juzgar por el número de donantes, que sumaron unos 270 incluyendo varias instituciones.

Nave central de la Iglesia de Huévar del Aljarafe.

Al tomar posesión el cura en noviembre de 1919, la iglesia presentaba un lamentable estado de deterioro y abandono, creando éste ocho meses después una junta cuya función sería conseguir la cuantía necesaria para la puesta a punto del templo. Esta labor sería llevada a cabo bajo su presidencia en la junta.

Durante más de un año no se vivió en Huévar del Aljarafe sino para restaurar la iglesia. Todos los albañiles, herreros y cuantos tomaron parte en la obra eran naturales o vecinos del pueblo, lo que sirvió sin duda para aliviar el paro.

Las obras consistieron en reparar y limpiar todos lo tejados de la iglesia y sus dependencias que estaban deterioradísimos y reconstruir todos los vuelos de los mismos; sanear, revocar, tejar y blanquear el muro principal de contención de la iglesia; revocar y blanquear todo el interior de la torre; arreglar el maderamen que sostiene por dentro su cúpula; vaciar y recalzar los cuatro pilares del piso de campanas y reconstruir toda la escalera de la misma; revocar, blanquear y pintar el exterior de la torre; abrirle una ventana nueva en la fachada; revocar y blanquear todo el exterior del templo y sus dependencias y calzear y blanquear todo el interior del mismo, incluyendo las trece bóvedas ojivales de su techumbre; construir de nueva planta una tribuna y una amplia habitación como sala de cabildos; además de colocar un pararrayos en la torre.

No satisfecho con eso, él creó una nueva junta gestora para acometer una segunda obra, que se hizo con la “cooperación moral y pecuniaria de algunos señores propietarios y hacendados de esta villa”, para alicatar el interior del templo a una altura de dos metros, abrir vanos, reparar de nuevo la escalera de la torre, hacer un púlpito nuevo y poner un techo nuevo en la sala de cabildos entre otras intervenciones.

En suma, entre las dos obras y valorando las donaciones en especie, se inyectó a la iglesia de Huévar la suma –entonces astronómica- de 303.000 pesetas. Pero lo importante fue mostrar la madurez de esta pequeña comunidad, aquilatada por una compartida y milenaria vivencia.

"Con la instalación de un hermoso contador de diez amperes y de muchas luces eléctricas, se han dado por terminadas las importantes obras de reparación hechas al templo parroquial de esta villa, por iniciativa de nuestro virtuoso, ilustrado y querido párroco D. Francisco García Escudero."

Crónica- memoria, José Posada Benítez (maestro nacional). 1922.


Entradas relacionadas

Especial:Contributors/Francisco García Escudero

Valora este artículo

2.5/5 (8 votos)