Se suspenden las procesiones de Semana Santa de 2020   

Cristo de la Sangre de San Isidoro (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Cristo de la Sangre de la iglesia de San Isidoro de Sevilla, en su capilla de la cabecera de la nave del Evangelio.

El Cristo de la Sangre de San Isidoro de Sevilla es una escultura existente en la iglesia de San Isidoro de esta ciudad a la que también se le conoce como el Cristo de los Maestres.

Historia

Se trata de una escultura realizada en madera policromada, que está fechada en el segundo cuarto del siglo XIV.

Tradicionalmente a esta talla se le conoció como Cristo de los Maestres, por pertenecer a esta familia sevillana la capilla que aún ocupa en la actualidad dentro de la iglesia de San Isidoro, la de la cabecera de la nave del Evangelio, cerrada por una notable reja en su frente de acceso.

El motivo de su advocación como "Cristo de la Sangre" le viene por mediación de una leyenda que se sitúa en la Sevilla del año 1391, cuando se llevó a cabo uno de los hechos más sangrientos de su historia, como fue la matanza de los judíos, auspiciada por el arcediano de Écija Fernando Martínez. La leyenda cuenta que ese año una turba de gente incontrolada entró en la judería sevillana y mató a una gran cantidad de personas, hombres, mujeres y niños, y que en ese momento brotó sangre de la imagen del Cristo de los Maestres, que desde entonces se le conoce también como "Cristo de la Sangre".

Se cree que este Cristo formó parte de una antigua Hermandad de penitencia de la ciudad, ya extinguida. Actualmente la imagen no procesiona.

Descripción

Este Cristo de la Sangre representa a Jesús crucificado, ya muerto, que se encuentra fijado a una cruz de tipo arbóreo mediante tres clavos y que responde a la estética propia del arte gótico.

Muestra un estilizado cuerpo arqueado de manera muy pronunciada hacia el lado izquierdo, con la cabeza reposando sobre el hombro derecho. Su cara presenta rasgos de gran serenidad, sin grandes heridas y con pocas marcas de sangre. Sobre su cabeza no está la corona de espinas, y el pelo largo, negro y algo ondulado le cae en finas mechas abiertas y pegadas a ambos lados.

El tratamiento de su anatomía es muy suave, sin un detallado estudio de los huesos o los músculos, predominando en la talla las formas redondeadas. Asimismo tampoco existen en ella aparatosas heridas que reflejen los efectos de la pasión; solo se muestra la sangre de la llaga del costado y de los clavos, quedando el resto del cuerpo casi intacto.

Es muy peculiar la representación de los pies, pues el derecho está en posición casi frontal, mientras que el izquierdo aparece exagerada y difícilmente doblado por dentro para aparecer por debajo, clavados ambos por un enorme clavo que sobresale bastante.

La imagen de Cristo se cubre parcialmente con un largo ropaje anudado sobre la cintura en el lado derecho. Es un paño blanco que se presenta estofado en oro en los contornos, con rectos y largos pliegues, que le cae ampliamente por debajo de las rodillas.

Bibliografía

Especial:Contributors/Cristo de la Sangre de San Isidoro (Sevilla)

Valora este artículo

3.7/5 (3 votos)