Pacem in terris   

Carrerilla de San Juan de Gilena

De Sevillapedia
(Redirigido desde «Carrerilla de San Juan»)
Saltar a: navegación, buscar

La Carrerilla de San Juan de Gilena tiene lugar durante la Semana Santa, el Viernes Santo.

San Juan y su Carrerilla

San Juan y su Carrerilla

de

Antonio Manuel Rodriguez


“San Juan corre y se apresura,
en busca de María;
a quitarle las espinas,
a su hijo en la agonía.”
(Saeta popular de Gilena)
Primer viernes en luna llena de la primavera, un sol radiante sobre nuestras cabezas, una mezcla de olores entre incienso y azahar, luz y colorido por todas partes, la música de las bandas que aturde nuestros oídos, la plaza de la Iglesia repleta de gente a eso de las dos y media de la tarde,... En dos palabras Viernes Santo en Gilena y la tradicional Carrerilla de San Juan. Toda una amalgama de sensaciones para los sentidos y sobre todo para el espíritu.
Un hilo de sudor frío corre en ese momento por las espaldas sudorosas de cada uno de los gilenenses. La expectación, el temor y a su vez la confianza de que todo va a ir bien, se funden tan sólo en un instante. Momento en el que comienza a sonar la familiar música de la marcha interpretada por nuestra Centuria de Romanos. Cinco, diez, quince, veinte segundos y ya está. Todo ha transcurrido sin incidentes, mientras tanto se suceden aplausos, gritos, suspiros de alivio y hasta alguna corbata aflojada.
Al mismo tiempo que esta historia acontece, todos los presentes en la entrada de nuestras imágenes, estamos pensando ya – pues son casi las tres de la tarde – en ese bacalao, bien frito, con tomate o en forma de las ricas tortillitas, en ese potaje de habichuelas o en esa fuente de arroz con leche.¡Qué bien sientan!
Para que todo lo contado se suceda año tras año, existen unos orígenes a los que hay que atenerse y conocer. Según los documentos más antiguos de nuestra Hermandad, desde su inicio allá por 1.789 salen en procesión los tres pasos habituales, Jesús Nazareno, la Virgen María y San Juan – se supone con su Carrerilla, aunque no existen datos concretos que confirmen desde cuando se producen estas carreras -, puesto que la fecha en que fue datada la imagen del santo coincide con la antes mencionada, finales del siglo XVIII; pertenece al estilo de la Escuela de imaginería granadina, proviene de la vecina Estepa y se desconoce su autor.
Pero debemos pensar en algunas cuestiones al respecto, sobre todo en por qué acompaña San Juan o no otro apóstol a Jesús y María y por qué la Carrerilla.
San Juan (Juan Zebedeo, San Juan Evangelista o San Juan de la Palma, como lo conocemos en Gilena ), entre los doce discípulos de Jesús, fue testigo excepcional de los momentos claves de su vida: la Transfiguración, el prendimiento en el monte de los Olivos, le acompañó – junto a Pedro - en los interrogatorios previos a la condena y ejecución, fue el único que estuvo al pie de la cruz y el que por último, junto a Pedro, visitó el sepulcro vacío después de la Resurrección; además de ser el cuarto evangelista que relató la vida del Maestro en donde se llamó a sí mismo el discípulo amado de Jesús.
En cuanto a la antigua, famosa y tradicional Carrerilla, si nos atenemos a los textos bíblicos del Nuevo Testamento referido a los de los evangelistas que nos contaron los últimos días de Jesús, no se encuentra ninguna cita concreta en relación a la carrera – o más bien al aviso presuroso - de Juan para informar a María de que a su hijo lo habían prendido o más bien que lo habían condenado a morir crucificado. Existen dos citas, una de San Mateo ( 26-56) que dice: “Entonces todos los discípulos le abandonaron y huyeron” y la otra de San Marcos ( 14-50 ) : “Y abandonándole, huyeron todos”. Ambas se refieren al momento posterior a la detención del Maestro y se puede interpretar que al huir los apóstoles, todos corrieron y no sólo Juan. En cambio si existe otra cita en el evangelio de San Juan ( 20 – 3 y 4 ), que nos relata que Juan corre pero hacia el sepulcro vacío después de la Resurrección y en compañía de Pedro. Dice así: “Salió, pues, Pedro y el otro discípulo – Juan – y fueron al momento. Ambos corrían; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro y llegó primero al monumento.”
Como se puede observar en las anteriores citas, ninguna de ellas puede ser el origen de la carrera tratada aquí, pues está claro que la Carrerilla de Juan para avisar a María se habrá debido a una interpretación de estos mismos textos, convertida con el tiempo en una tradición basada en la lógica, puesto que Juan – el discípulo amado – fue uno de los dos, junto a Pedro, que estuvo presente en los momentos angustiosos de los interrogatorios acompañando a Jesús y en un momento determinado fuera a informar a su madre, como no, de forma apresurada (corriendo), de que a su hijo lo habían prendido y lo habían condenado a muerte, ya que María aparece justo al pie de la cruz cuando Jesús está agonizando, junto al joven discípulo.
Y como en todas las carreras, existe siempre la posibilidad de una caída. He aquí algunos datos de caídas y golpes de la imagen del Santo durante el siglo XX:
1.943: En aquel año el cura Don Juan Luengo se opuso a que se le diera la Carrerilla a San Juan una vez colocada la imagen delante de la iglesia. Los hermanos, haciendo caso omiso a aquella orden, emprendieron la tradicional carrera impidiéndole el paso el párroco y otro hermano que le acompañaba, sin embargo ante el empuje de los porteadores y de otros hermanos, el cura y su acompañante fueron arrollados y pisoteados pasando por encima de ellos el paso, que recibió varios cimbronazos producto de dicho forcejeo.
1.945: Aproximadamente por este año se le solían dar pequeñas carrerillas en forma de ensayo anteriores a la tradicional entrada en la iglesia. Bien, pues en una de éstas, algún hermano tropezó y la imagen chocó justo con la esquina de la calle Osuna y la calle del Paseo, casa del entonces bar de Pedro el de la Solana. Como consecuencia del choque se fracturó el pie derecho, sin que esto le impidiera dar la Carrerilla normal. El pie fue arreglado provisionalmente mediante unas lañas y así estuvo varios años.
Viernes Santo, 8 de Abril de 1.955: Como consecuencia de la Carrerilla o de algún golpe recibido en la misma, se le detectó el lunes de Pascua de Resurrección que el ojo izquierdo se le había movido quedando en una posición parecida a la de un bizco y al intentar colocarlo bien se hundió cayendo al interior de la cabeza. Para arreglarlo se procedió a abrir la cabeza por su parte posterior y colocar el ojo en su sitio.
9 de Abril de 1.993, Viernes Santo: Todavía muchos gilenenses la tenemos en nuestra retina. Debido a un desgraciado traspié el paso de San Juan perdió el control y fue a chocar con la parte derecha de la entrada de nuestra parroquia, dañándose la mano y el pie derechos. Debido a este choque se procedió a una restauración completa de la imagen.
No se tienen noticias de un caso semejante al de nuestra Carrerilla de San Juan, sí se conocen otras carreras de pasos como son la que transcurre en la vecina La Roda, en donde el paso con costaleros de la Virgen de la Esperanza realiza una larga carrera hacia el encuentro del paso de su hijo Jesús y las “carreritas” que se producen en Pilas (Sevilla), cada domingo de Resurrección, en las que los pasos del Niño Jesús y la Virgen corren ambos a un mutuo encuentro que simboliza un abrazo entre la Virgen y su hijo resucitado.
Es deber de todo hermano y gilenense mantener viva por siempre esta peculiar tradición con el máximo de los respetos, para ofrecerla de igual forma a las posteriores generaciones y ver así, por mucho tiempo, a nuestra imagen con su palma y su pañuelo cortando el viento.Una tradición muy bonita que sí se está perdiendo en nuestro pueblo es la de cantar saetas a nuestras imágenes. Para intentar revitalizarla he rescatado varias dedicadas a San Juan, que deben ser muy antiguas como ésta que dice:
“San Juan corre venturoso,
a darle el parte a María;
que al hijo de sus entrañas,
le están quitando la vída,
en una oscura montaña.”


Vídeo de la Carrerilla

Descripción:
Carrerilla de 2004.

Especial:Contributors/Carrerilla de San Juan de Gilena

Valora este artículo

3.3/5 (3 votos)