Se suspenden la romería del Rocío y las procesiones del Corpus Christi de 2020   

Avenzoar

De Sevillapedia
(Redirigido desde «Avenzoar. Peñaflor»)
Saltar a: navegación, buscar

Avenzoar.

Corría el año 1091 cuando en Peñaflor, lugar cercano a Sevilla, como escribe Gómez Caamaño, nació Avanzoar, su nombre árabe era Abu Mernan Abd El Maleck Ben Abd Ben Zar. Monardes lo atestigua desde su categoría indiscutible de historiador. Perteneció a la dinastía de los Aven-Zohor. Su padre, cuyo nombre latinizado era Alguazir Albuleizor, ejerció como médico al servicio del rey al-Mútamid de Sevilla, llegando a alcanzar, después de la invasión Almohade, un alto puesto en la Corte de Yusuf ben Tasfín.

Avenzoar, además de médico fue filósofo y poeta. Distinto y original no aceptaba totalmente las doctrinas que en la medicina imperaban. Espíritu inquieto y un tanto rebelde se atrevía a discutir a los indiscutibles: a Galeano, a Avicena…

Plasma su intuición, su visión, profética casi, en muchos problemas médicos. En pleno siglo XI, en plena época tremendamente oscurantista y mágica, tenía ideas atinadísimas sobre anatomía, filosofía, patología…

Dos facetas importantísimas destacan en este peñaflorense ilustre: El ser autor del "Teisir" y el haber tenido como discípulo al gran Averroes.

En el Tratado de Medicina y Dietética "Teisir" demuestra Avenzoar sus portentosos conocimientos de terapéutica y pone en tela de juicio afirmaciones de sabios de la antigüedad, incluso las del intocable Galileo. Al mismo tiempo las afirmaciones contenidas en la obra citada son producto de su mente y conocimientos prácticos, no dejándose mediatizar por las corrientes médicas de su tiempo. El corazón, el paludismo, las úlceras de estómago, la fisiología del útero, etc., fueron temas estupendamente estudiados por Avenzoar.

En cuanto a Averroes parece ser que el "Teisir" fue escrito por Avenzoar a instancias de su discípulo como complemento práctico de su "Colliget". Colaboraron juntos, maestro y discípulo; aunque mediaban treinta años entre ambos, Avenzoar tuvo conciencia del superior talento de Averroes.

Fue poeta. Su fina y aguda sensibilidad encontró su mejor plasmación en la epigrama, ingenuos unas veces, satíricos otras, impregnados de hondo fatalismo y amargura en ocasiones.

De la estancia de Avenzoar en Peñaflor tenemos pocas noticias. Tal vez sea necesario recurrir a la tradición y afirmar que en el Castillo, cuyos restos son colindantes a la acogedora y bella placita que lleva su nombre, pasó años de infancia y largas temporadas, ya como aristócrata de la medicina y de la sociedad, en la que alcanzó una posición elevada.

Falleció en 1163 tras una larga e importante vida dedicada a la ciencia y fueron enterrados sus restos en el panteón de su familia. Hispano-arábigo, filósofo, poeta, médico…

Especial:Contributors/Avenzoar

Valora este artículo

2.0/5 (7 votos)