Alzamiento Nacional en Sevilla

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

El 18 de julio de 1936 una parte del ejército español se sublevó contra la II República que desembocó en la dictadura franquista. En Sevilla el general Queipo de Llano tomó la ciudad para el bando nacional el mismo día.

Prolegómenos del golpe de Estado

La política militar de los sucesivos gobiernos democráticos no hacía sino exacerbar el latente espíritu conspirativo de una parte del ejército [1]. Con su ego y sus antecedentes no es raro que en sus memorias Queipo de Llano se arrogue, en repetidas ocasiones, la iniciativa de una conspiración militar definitiva contra el recién instaurado gobierno del Frente Popular, si bien delegando su organización en el general Mola.[2] Pero en realidad su incorporación a la trama fue tardía . Tras un viaje por Alemania, en febrero de 1936, el exilado general Sanjurjo comprobó las posibilidades de los regímenes totalitarios y aceptó encabezar una rebelión organizada por el sistemático general Emilio Mola con otros generales de prestigio. Este ególatra general de brigada ( llamado «el director» ) no contaba en un principio con Queipo de Llano. En su diseño del golpe convergente sobre Madrid él mismo, Mola, avanzaría desde el norte, Franco desde el sur y Goded desde el nordeste . Una vez tomado Madrid Sanjurjo acudiría en avión desde Portugal y se haría cargo de un hipotético directorio militar . Queipo de Llano insistía en colaborar.[3] Era un maduro general de división y con suficiente experiencia africanista. Desde el bienio radical-cedista el gobierno le había confiado la Inspección General de Carabineros cargo relativamente menor (aunque bien remunerado) pero que le obligaba a viajar . Como él mismo declararía cínicamente más tarde, le permitió desplazarse por todas las guarniciones de España burlando la vigilancia del gobierno del Frente Popular, y contactar con algunos de los militares comprometidos en el alzamiento. Al no tener ningún mando en plaza, Queipo quería sublevarse en Valladolid, que era su tierra. Su adscripción a la guarnición de Sevilla (cabeza de la 2ª División Orgánica), no se decidió hasta finales de junio de 1936 por la dirección del comité de conspiradores. Queipo pregonó después que sus compañeros de intriga le "habían largado el mochuelo" de Sevilla.[4]

Al producirse la rebelión en las guarniciones de Marruecos, el 17 de julio de 1936, Queipo de Llano se encontraba en Huelva para despistar al gobierno simulando una inspección, y estando en el cine fue informado de la ejecución del golpe, seña para el comienzo de lo planeado. Previamente había enviado a su familia el 11 de julio desde Madrid a casa de su hija casada en Málaga por creerla un buen refugio.[4][5] Burlando la vigilancia gubernativa no se presentó hasta la madrugada del 18 de julio en Sevilla, donde esperaba contar con la preparación civil de José García Carranza "El Algabeño", un famoso torero y hombre de acción local al que no conocía, pero que se le ofreció con 1.500 falangistas.[5] Pero a la hora de la verdad los 1500 falangistas de primera línea se convirtieron en 15 a los que se añadieron otros 60 liberados de la cárcel más tarde. Gran parte de la numerosa oficialidad de guarnición en Sevilla estaba confabulada en el complot, incluyendo a la Guardia Civil y en espera de órdenes [6]. Una descripción pormenorizada de la rebelión militar fue publicada por el gobernador civil republicano José Mª Varela Rendueles.[7]

Acción

Quipo de Llano se hospedó en el Hotel Simón, desde donde se desplazó en coche al edificio de la División (Capitanía) situado en la plaza de la Gavidia, en el centro de Sevilla, donde es escondido por los oficiales cómplices. Uniformado, armado y rodeado de una camarilla de conscriptos se dirige al jefe de la 2ª División Orgánica, el general Villa-Abrille, que no le presenta oposición (más bien estaba preocupado por el fracaso del golpe y el exilio consiguiente, como le ocurriera a Sanjurjo), y Queipo lo mantiene retenido en un despacho de la propia División junto al general de artillería López-Viota.

A continuación se traslada al acuartelamiento del regimiento Granada nº 6 (antiguo Soria), situado en las proximidades de la División, donde se encuentra con la oposición de su coronel Manuel Allanegui Lusarreta, al que detiene también y, ante la postura indecisa de la oficialidad, logra hacerse con el mando del mismo.[8]

Manda capturar inmediatamente la Maestranza de Artillería, con lo cual se priva a los sevillanos de tomar las armas para enfrentarse a los sublevados. Sevilla "la roja", ciudad con un amplio movimiento obrero, se aprestó en precario a su defensa en los barrios más populares como Triana, La Macarena, San Marcos, San Julián y otros, en los que tras un llamamiento, lanzado por la emisora de Unión Radio Sevilla, a la huelga general se formaron barricadas y se incendiaron iglesias y algunos edificios pertenecientes a la aristocracia como los domicilios de las familias Marañón, Fernández Palacios, Grosso, Delgado Brackembury y la del Marqués de Villamarta así como la fábrica de jabones y perfumes del marqués de Luca de Tena, propietario del diario ABC y, según se supo luego, implicado en la sublevación.

Fingiéndose leales a la República y mediante otros alevosos engaños, los oficiales del Regimiento de Artillería 3º Ligero proveen a los demás facciosos de medios para hacerse con el control del centro de Sevilla. Usando valerosamente el tiro de piezas de artillería contra los edificios civiles (Hotel Inglaterra, Telefónica, Gobierno Civil) los militares rebeldes consiguen la rendición del gobernador civil y la toma del Edificio Telefónica, situada en la plaza Nueva. Cabe destacar la magnánima descripción de su clemencia, en el pequeño patio de la División, para con los 200 guardias de asalto tomados prisioneros y condenados a muerte, descrita con sencillez castrense por el mismo Queipo en sus memorias. Denota una vesania sólo justificable por la tensión nerviosa de aquellos momentos.[5][9]

Estaba previsto que en un primer momento, y antes de que empezasen a hacerse efectivas las sanciones a que diera lugar el bando de Estado de Guerra, debían consentirse ciertos tumultos o asonadas espontáneas a cargo de comandos civiles armados (pioneros o pistoleros). Lo que Dionisio Ridruejo llamó « represión informal y espontánea» [10] era :

" “La destrucción física de los cuadros de los partidos del Frente Popular, de los sindicatos obreros y de las organizaciones masónicas, sin perder de vista tampoco a los partidos democráticos más moderados y a las personalidades independientes [...] se puede hablar de una operación perfecta de extirpación de las fuerzas políticas que habían patrocinado y sostenido la República"."



Anécdotas aparte,[11] la consolidación de la toma de Sevilla en los días siguientes por el Tercio y los Regulares llegados de Cádiz se produce por el empleo indiscriminado de la artillería y del salvaje terror africanista en los barrios que resistían.

Aquellos militares coloniales estaban acostumbrados a manejar tribus indígenas . Arturo Barea recuerda :

" «Cuando atacaba, el Tercio no reconocía límites a su venganza. Cuando abandonaba un pueblo, no quedaba más que incendios y los cadáveres de hombres, mujeres y niños. Así, fui testigo ocular de la destrucción total de los pueblos del Beni Arós en la primavera de 1921. Cuando se asesinaba a un legionario en una marcha solitaria por el campo, se degollaban a todos los hombres de los pueblos vecinos, a no ser que se presentase el asesino» .[12] "



Para reducir los costes de la rebelión ante posibles represalias y como respuesta a la resistencia de los adversarios, los golpistas habían ordenado cortar de raíz empleando las medidas represivas y de escarmiento de Marruecos [13]; una combinación brutal de detenciones, violaciones, fusilamientos, emasculaciones y otras sevicias . Los crímenes, sin ningún tipo de juicio, declaración o defensa se sucedieron durante mucho tiempo generalmente junto a los cementerios o en las cunetas de las carreteras. En los registros civiles de juzgados y en los de cementerios puede leerse : "Desconocido o bien Fulano [...] fallecido el día XX de julio de 1936 a las [en blanco] a consecuencia de aplicación del bando de guerra". En otros casos el médico certificaba lo evidente "por herida de bala, hemorragia, anemia aguda etc". La acusación era verbal, sobre la base de delaciones, listas negras o informes oficiosos: se los llevaban y eran fusilados en el acto. En los escasos registros o sumarios encontrados, las víctimas civiles fueron acusadas de los delitos más inverosímiles, tales como ser votante de izquierda, ser familia de republicanos destacados, haber discutido con alguien de política, haber mirado mal al cura.[14] Cualquier cosa, por insignificante que fuera, podía ser motivo para el escarmiento.

""Es necesario crear una atmósfera de terror, hay que dejar sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todo el que no piense como nosotros. Tenemos que causar una gran impresión, todo aquel que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado". "

General Mola : Instrucción Reservada . Base 5ª


La sublevación militar se consumó formalmente con la lectura del famoso bando [4] declarando el estado de guerra en la Plaza Nueva, delante del ayuntamiento. En su virtud, y convirtiendo a los leales en traidores (como no había delito, puesto que los que lo habían cometido eran ellos, se creó el delito de rebelión para los otros) fue como el general Queipo de Llano se hizo con la fuente de toda legitimidad. A sus 61 años, asentado en Capitanía y con la ayuda del teléfono , del telégrafo y del micrófono, se hizo con el protagonismo indiscutible del plan represivo maestro llamado técnicamente limpieza política.[15] Voluntad premeditada y programada de aniquilamiento de la democracia aplicando sistemáticamente la brutalidad en todo el país conforme se desarrollara el golpe de estado.

A pesar de su éxito limitado, el 20 de febrero de 1943 se ordenó que el 18 de julio de cada año se exaltase en toda España el "Día del Valor", alegando: "porque es, en la Historia de España, cuando más claramente se manifiesta, colectiva y entusiásticamente, la virtud noble que impulsa a acometer grandes empresas: el valor". El 4 de Julio de 2006 , el Parlamento Europeo condenó el alzamiento militar del 18 de Julio de 1936 y la posterior dictadura del General Franco.

Represión

Inicio

El general vallisoletano contó con la inestimable ayuda de una nomenclatura local que supo elegir: los militares comandante José Cuesta Monereo (Estado Mayor), capitán de la Legión Manuel Díaz Criado (Delegado de Orden Público) y en los auditores Felipe Acedo Colunga y Francisco Bohórquez Vecina, que se encargaron respectivamente de la planificación del golpe y de la represión de sus opositores mediante la ley marcial impuesta por el Bando de Guerra (redactado por ellos mismos con la firma de Queipo de Llano) [16]. Nombró gobernador civil de Sevilla a su amigo Pedro Parias González[17] quien, buen conocedor y "algo cacique" (en palabras de Queipo), le asesoró sobre el terreno en la elección de alcaldes y de los colaboradores más idóneos para cada función.[5] Entre las personalidades colaboradoras dignas de mención cabe citar a Ciriaco Cascajo Ruiz, Luis Zurdo Martín y Bruno Ibáñez Burín en Córdoba, Gregorio de Haro Lumbreras en Huelva, Manuel Gómez Cantos, Manuel Carracedo Blázquez y Manuel Pereita Vela en Badajoz, José Valdés Guzmán y Antonio González Espinosa en Granada, Santiago Garrigós Bernabeu en Sevilla, Francisco García Alted y Carlos Arias Navarro en Málaga, Eduardo Valero Valverde y Adolfo de la Calle Alonso en Cádiz entre otros. Plantilla:Cuadro azulPor el hecho de proclamar el bando en las plazas públicas de cada lugar quedaba automáticamente implantado el "estado de guerra" con todas sus consecuencias: "la mirada que acusa, el dedo que denuncia, la mano que apunta los nombres en la lista... estaban dentro de los pueblos , y muchas de las víctimas eran conducidas a la muerte por vecinos conocidos" [18].

El fiscal Felipe Acedo Colunga sentó jurisprudencia: "Considerando que el Exmo. Sr. General D. Gonzalo Queipo de Llano una vez posesionado del mando militar de la División y declarado el Estado de Guerra [es] la única autoridad legítima ante la tradición de la Patria y su historia futura [... ]".[19]

El retrato de Queipo de Llano de uniforme presidía en centros oficiales, públicos, en escaparates y en la sala de numerosos hogares .

Se dictaron órdenes precisas para que no se inscribiera a los asesinados en los Registros civiles con la clara intención de dejar el menor rastro posible. Así es cómo la responsabilidad de Queipo de Llano y la doctrina legitimadora de sus jurídicos estuvieron en el inicio mismo de las matanzas de civiles y militares leales aplicándoseles el Bando de Guerra por motivos puramente políticos o ideológicos, tales como la legítima pertenencia a instituciones democráticas de la República. La propagación de estos primeros excesos de Queipo dio lugar a la interminable dinámica de acciones y reacciones de represalia de los republicanos en todo el país.

Etapas represivas

En este proceso los historiadores distinguen cronológicamente tres estadíos en el bando rebelde:

  • 1° Empleo sistemático del procedimiento expeditivo del asesinato sin formación de causa, al amparo del bando de guerra.
  • 2° Actuaciones del Delegado de orden Público.
  • 3º Formalmente desde febrero de 1937, mediante consejos de guerra.

Los auditores rebeldes tipificaron tres delitos : rebelión, auxilio a la rebelión y excitación a la rebelión.[20]

Referencias

  1. Sobre el descontento militar ver Hugh Thomas : "La guerra civil en España". Ruedo Ibérico. Paris.1967, págs.57 a 65
  2. Carlos Blanco Escolá :"El general Mola. El ególatra que provocó la Guerra Civil". La esfera de los libros . Madrid. 2002
  3. Maíz, Félix : "Alzamiento en España . De un diario de la conspiración". Editorial Gómez. Pamplona. 1956, págs. 100-103
  4. 4,0 4,1 Juan Ortiz Villalba. "Del golpe militar a la guerra civil. Sevilla 1936" rd editores. Sevilla 2006. Págs. 21, 55, 83
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 Jorge Fernádez-Coppel: "Queipo de Llano. Memorias de la guerra civil". La esfera de los libros. Madrid. 2008, págs. 25, 65, 119
  6. Cuando se concedió la Medalla Militar colectiva a los que habían participado en el golpe pudo comprobarse la gran cantidad de militares solicitantes
  7. Varela Rendueles J.M.: "Rebelión en Sevilla. Memorias de su Gobernador rebelde". Ayuntamiento de Sevilla. 1982, págs. 95 y sigts. [Milagrosamente Varela no fue fusilado en el acto de su rendición porque Queipo le había garantizado por teléfono la vida «bajo palabra de un general español». Posteriormente salvó la vida por la influyente mediación del jesuita Pedro Ayala y de la condesa de Lebrija ].
  8. Es significativo que ninguno de los jefes indecisos de la guarnición de Sevilla, Villa-Abrille, Lopez-Viota y Allanegui Lusarreta fueran mandados fusilar por Queipo. El coronel de caballería Santiago Mateo Fernández, de la guarnición de Sevilla y el general Miguel Campins Aura al mando de la guarnición de Granada, que no se unieron explícitamente al golpe fueron sometidos a consejo de guerra sumarísimo y fusilados en las murallas de La Macarena
  9. El destino posterior de estos guardias de asalto (obligados a tocarse con gorrillo cuartelero para distinguirlos de los no traidores) fue de colaboración en primera línea con los rebeldes. Ver "La ruta victoriosa de una sección de guardias de asalto por los pueblos de Sevilla y Córdoba". Diario Odiel (Huelva) 18.081936 [1]
  10. Dionisio Ridruejo :"Escrito en España". Madrid. J.del Toro Ed. 1976, pp. 120-121
  11. José Cuesta Monereo/Antonio Olmedo Delgado: "General Queipo de Llano: aventura y audacia". Barcelona. AHR. 1958
  12. Arturo Barea : "Struggle for the spanish soul". Seckler & Warbur. London. 1941 Págs. 30-31
  13. Blanco Escolá, Carlos : "Las falacias de la Guerra Civil". Planeta. 2005, pág. 274
  14. Richard Barker :"El largo trauma de un pueblo andaluz".Ayuntamiento de Castilleja del Campo. 2007, pág. 141
  15. Rafael Cruz: La limpieza política rebelde en el inicio de la Guerra de 1936. Hispania Nova, nº 7, 2007 [2]
  16. Bando de Estado de Guerra de 18 de Julio de 1936 . Sevilla .[3]
  17. Pedro Parias González, teniente coronel retirado de Caballería, gran terrateniente, cacique de Castilleja del Campo, administrador de la condesa de Las Atalayas y ex-presidente de la Diputación (1928-30).
  18. Gil Andrés, C.: "Lejos del frente. La guerra civil en la Rioja Alta". Barcelona, Crítica, 2005, pág. 183,187,209
  19. Espinosa Maestre, F.: "La Justicia de Queipo de Llano". Crítica. Barcelona. 2006. pág. 69
  20. Alicia Domínguez Pérez : "El verano que trajo un largo invierno". Quorum. Cádiz. 2004, pág. 175-186

El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Especial:Contributors/Alzamiento Nacional en Sevilla

Valora este artículo

  • Actualmente3.27/5

3.3/5 (11 votos)