Puerta Osario (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Puerta Osario de Sevilla era una de las Puertas de acceso con que contaba la muralla de la ciudad, y se hallaba en el cruce de la calle Valle con la calle Puñonrostro.

Esta era una Puerta de segundo orden, debido a su cercanía a otras mucho más concurridas como eran las puertas de Córdoba y de Carmona.

El topónimo de esta Puerta no está documentado en las fuentes islámicas, pero sí en el Libro del Repartimiento y en otros del siglo XIII, donde aparece con el nombre árabe de Bib Alfat con el que lo refieren la mayoría de los autores; siendo también recogido por otros, como Montoto Sedas, que lo traduce como Puerta de la Victoria.

Desde muy antiguo ha existido un cierto interés por hallar el origen del nombre de esta puerta, que para gran parte de los estudiosos se ha asociado a que en las afueras de la misma había un cementerio musulmán.

No obstante, para el historiador Rodrigo Caro el topónimo tiene un origen latino y viene del término Onzario, que atribuye al de "Unzario", haciendo referencia a que allí, desde muy antiguo se encontraba el peso de la harina, como así ocurría aún en la Edad Moderna, para pesar la harina que entraba en la ciudad después de ser molida.

En la reconstrucción de las murallas llevadas a cabo en 1386 se sabe que se consolidaron los tramos inmediatos a esta puerta; y más tarde, a principios del siglo XV, reparadas sus torres.

En agosto de 1560 el Cabildo acordó una serie de reparaciones de las puertas de la ciudad, en las que se incluía la construcción de una nueva Puerta de Osario, entre otras, debido a su mal estado de conservación y ornato. Las obras se retrasaron más de trece años, y consistirían fundamentalmente en la elevación, ampliación y reparación del arco, junto a la colocación de una placa en 1573 que transcribiría González de León, único vestigio de las obras, pues el archivo municipal no guarda ningún documento de dichas reparaciones.

Estas obras se usaron años más tarde como modelo de lo que se haría en la vecina torre-puerta del Sol para rectificar su acceso en acodo. Por ello se cree que también la antigua puerta de Osario estaría resuelta en acodo, siendo rectificada en las reformas efectuadas en el quinientos.

Su representación iconográfica más antigua corresponde al conocido plano de Pablo de Olavide de 1771, donde aparece una construcción de planta rectangular adelantada al exterior del recinto y carente de cualquier torre de defensa en sus inmediaciones; asunto controvertido, pues en un espacio corto de tiempo en otras representaciones aparece tanto con torres como sin ellas. Así, el dibujo de Richar Ford de 1830 representa esta puerta de notable austeridad, con algunas casas adosadas, y sin torres en sus proximidades.

La descripción realizada por el citado González de León en 1839, sólo diez años antes de las reformas realizadas por Balbino Marrón, la refleja como defendida por dos torres bajas y con una lápida conmemorativa, que él mismo recogió. Asimismo, Tovar hizo un dibujo en 1878 diez años después de su demolición, donde aparece la puerta, adelantada y flanqueada por dos torres bajas, que coincide con la descripción de González de león, siendo ésta la única representación gráfica de esta puerta realizada en la segunda mitad del siglo XIX.

El Archivo Municipal conserva un plano de alineaciones de esta zona que presenta la planta de esta Puerta como un rectángulo proyectado sobre el exterior de la muralla y carente de torres a sus lados. En el plano se observa un volumen a su derecha, de planta cuadrada, pero que por sus dimensiones podría ser alguna pequeña construcción adosada a la muralla.

Ante estas informaciones contradictorias, en principio habrá que esperar nuevos estudios arqueológicos que aporten datos más concluyentes sobre esta puerta.

El derribo de la Puerta de Osario se decretó por el Cabildo Municipal, junto con el de otras tantas de la ciudad, el 22 de septiembre de 1868, siendo efectuada antes de finalizar dicho año.

Bibliografía

  • El Urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II, Antonio José Albardonedo Freire. Guadalquivir Ediciones. Sevilla, 2002.

Entradas relacionadas

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.82/5

2.8/5 (11 votos)