Pacem in terris   

Serenatas de Lebrija

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Yo no me quiero casar,
que me hallo bien soltero
porque en teniendo dinero
vivo como un general,
y si me llego a casar
e la vida seré rico,
tendré que humillar el pico
como gallo de arrabal, que el hombre soltero está
como Dios pintó a Perico.


Yo ví una niña hechicera
más pura y bella que un serafín
y fue la ilusión primera
de los amores que yo sentí.
Cabello rubio, frente espaciosa,
ojos de cielo, bella nariz,
dientes de perla, labios de rosa
y a medio abrir.
Gentil como la palmera,
de las que nacen en mi país,
cuando por su amor yo muero
y ya no tiene piedad de mí.
Ilustres sus miradas,
bella ilusión, bella ilusión,
palpita de amor al verle
mi corazón,
y cual niña feliz
la acariciaba yo
bella como en abril
la purpurina flor.
Más ¡Ay de mi!
que al despertar
vi que era un sueño,
sueño fatal,
huir,huir
sueño de amor,
dejarme solo
¡aayyy! con mi dolor.


Sal al balcón luna primorosa
que entre las rosas te explicaré,
un tesoro en mi pecho
aunque en secreto te lo diré.
Tu eres jazmín de grato olor,
fragante olor, esencias miles.
Tu eres en fin, tu eres en fin
de los jardines la mejor flor.
Si a tus mirás añades
una sonrisa angelical,
no hay ningún ser viviente
que la resista sin vacilar.
A mi penar ponerle fin
triste de mí, de mi dolor,
de mi dolor, que ya está muerto
que ya no existe mi corazón.

Especial:Contributors/Serenatas de Lebrija

Valora este artículo

1.3/5 (3 votos)