Se suspenden la romería del Rocío y las procesiones del Corpus Christi de 2020   

Categoría:Yacimientos Arqueológicos de Casariche

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Atalaya


Yacimiento arqueológico Protegido nº 1.

Tres Kilómetros al Norte de Casariche, en la margen derecha del río Yeguas y sobre un montículo que en el pueblo llamamos “La Atalaya”, es posible que se hallen las ruinas de “Ventippo”, ciudad antiquísima anterior a los romanos.

No he podido consultar documentos oficiales sobre este yacimiento, excepto el realizado para la Real Academia de la Historia en 1864 y referencias del mismo en documentos de otros yacimientos. Su descripción se basa, sobretodo, en testimonios de personas que han visto este lugar durante distintas décadas, por mis visitas allí realizadas, por la descripción de otros autores y por los comentarios que se escuchan por el pueblo. Es posible (por desgracia) que al día de hoy no existan algunos de los restos que más adelante describiré.

Es muy posible que en esta zona se encontrara la antigua ciudad de Ventippo, cuyo sufijo “-ippo”, junto a –ipo, son elementos de diferenciación lingüística, que en este caso se da en la zona tartesica (Baesipo, Ostippo, Ventippo, etc.) y sub-lusitana (Olisipo, Colipo), que la diferencia de otras zonas del sur peninsular que, por ejemplo, utilizan los elementos “ob-” y “-uba” (Oba , Corduba, Onuba, etc.).

El nombre de Ventippo, tal como nos ha sido transmitido, está latinizado; es el nombre que le dieron a esta población los romanos; y debe conservar tan poco del primitivo que acaso no haya de él más que la terminación –ippo. El prefijo Vent- pertenece a alguna palabra latina que en éste caso podría ser de la palabra ventosus (ventoso). Y el sufijo -ippo pertenece a la lengua de los fundadores del primer asentamiento, y significa ciudad. Uniendo ambas nos da Ventippo: “ciudad del viento”. Pero esto es tan solo una hipótesis que yo formulo, por lo que le doy la oportunidad a estudiantes de filología hispana, y/ o a quien sepa y entienda el latín para que le dé una traducción más segura.

Algunos autores latinos la mencionan como “Ventigo”, lo que da idea de los numerosos errores que se han debido de cometer desde entonces al dar el nombre de la ciudad, siendo posible que el nombre Ventigo proceda, por error de trascripción, de Ventipo, con una sola “p” y este a su vez sea fruto del error de trascripción de Ventippo, o tal vez los romanos la escribieran así por comodidad o como auténtica señal de dominio, tal como reflejaron en la moneda, de la que os hablaré más adelante. También, como podrán ver en el apartado de las epigrafías, la ciudad recibió otros nombres, debido a alguna de las razones anteriores, o por otras que desconozco. Y esos nombres son: Ventiponte y Ventiponem, entre otros.

Se ha venido utilizando la hipótesis de que fue fundada por gentes camitas venidas del norte de África, durante la invasión Libio-Fenicia, hipótesis que se basa en la terminación –ippo, que algunos autores desestiman pero que sigue en uso.

Sin un preciso estudio del yacimiento no es fácil poner fecha a su fundación, tan sólo compararla con otros yacimientos y con la historia general de, al menos, el sur peninsular.

En esta zona se pueden encontrar, en la superficie del terreno, abundantes restos de cerámica que distintas culturas nos han dejando. Dichas culturas, a mi parecer, son la Ibera, la Cartaginense, la Ibero Romana, y la Romana, pero, como carezco de facultad, no lo puedo dar por seguro. También es posible que se encuentren restos de otras culturas: la Fenicia, la Tartesia, Turdetana, Árabe e incluso Griega.


El Rigüelo

Yacimiento arqueológico protegido nº 2.

Se encuentra a unos 3,5km aguas arriba del río Yeguas, en su margen izquierdo, enclavado al sur del término, cerca del límite de éste con el de Estepa y La Roda. Asiento de población habitado por unas 315 personas aprox. Antiguamente se le llamó “Badofebrero” (o Vadofebrero), allá por el año 1549. Éste incluye el CORTIJO PAREJO, lugar donde en marzo de 1970 aparecieron “casualmente”, a dos metros de profundidad, restos de edificaciones romanas con preciosos mosaicos, además de lo que comúnmente se encuentra en estas ruinas. De aquí se desmontó un hermoso mosaico de motivos geométricos, de 4,56 por 2,64m, fechado en el II o III d.C., y que fue trasladado al Museo Arqueológico de Sevilla, todo ello gracias a la intervención del erudito maestro de Puente Genil D. José Arroyo Morillo. En la actualidad se encuentra expuesto en uno de los pasillos del edificio. Pero quedaron otros, también de motivos geométricos, del siglo III y de preciosa textura, que, otra vez, gracias a las gestiones de D. José A., fueron trasladados al Museo Arqueológico de Córdoba. Años después fueron llevados al Arqueológico de Sevilla. En la actualidad desconozco su paradero. Se comenta que también apareció una tumba con restos óseos de un niño (maxilar), pero no lo he podido confirmar. Lo que si parece cierto es la aparición de cimientos cruzados a dos niveles, lo que da idea de haberse edificado sobre los restos de lo anteriormente destruido. Y entre ambos cimientos, carbón y ceniza, lo que quiere decir que la primera construcción fue destruida por fuego. Todo ello hace pensar, sin que hayan estudios que lo confirmen, que se traten de los restos de la ciudad de “Carruca”, incendiada por los pompeyanos en vísperas de la Batalla de Munda, ciudad próxima a la de Ventippo, según relata el Bellum Hispaniense.

También aparecieron más objetos, de los que no he podido obtener ninguna información, como tampoco he conseguido información sobre los tres mosaicos que, según se comenta, aparecieron en verano de 1985.


Cerro Bellido

Yacimiento arqueológico Protegido nº 3.


El Toril


El Almajar


Córdoba


Santa Bárbara


Yacimiento


Patronato


Arroyo Seco


Corcoya


Serón


Arroyo


La Salada


Villalata


Dehesilla


El Alcaparral

Yacimiento arqueológico protegido nº 17.

En el pago de Las Cuarenta, una amplia extensión de terreno al NE de Casariche, situada a 3Km. del mismo, a la derecha de la carretera que nos conduce a Badolatosa, apareció en julio de 1985, durante las labores agrícolas y casualmente, un pavimento romano.

Subcategorías

Esta categoría solo contiene la siguiente subcategoría.