Pacem in terris   

Blas Infante y Cantillana

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Wikificar Este artículo o sección necesita ser wikificado con un formato adecuado a las convenciones de estilo de Sevillapedia.

Por favor, edítalo para cumplir con ellas. No elimines este aviso hasta que lo hayas hecho. ¡Mil gracias por tus aportaciones!


BLAS INFANTE Y CANTILLANA El padre la patria andaluza escribió aquí su libro “El Ideal Andaluz” y compuso el himno de Andalucia.

  Hubo un hombre bueno que amó a su patria chica, Andalucia, y vislumbró para ella un porvenir, que desgraciadamente, aun está por concluir, aunque al parecer están puestas las condiciones que determinarán la prosperidad de esta tierra, rica, culta y dotadas de muchos valores humanos, pero poco aprovechada.
  
  La sexta parte de España y la segunda región autonómica por extensión superficial-sólo Castilla-León es algo mayor- continúa en precarias condiciones de economía y prosperidad, en relación con otras regiones más pequeñas, como Cataluña, Rioja o Asturias. Andalucia tiene hombres como el que nos ocupa este artículo. Blas Infante nació en el pueblo malagueño de Casares, a gran altura sobre la sierra, en 1886. Estudió derecho y logró aprobar las oposiciones a notaria. Y llegó a ser notario en varios pueblos, entre ellos Cantillana.
  Estuvo aquí desde 1919 a 1920 y dejó un grato recuerdo del que daremos algunas anécdotas escuchadas de la boca de mi padre, que se honró con su amistad y de otras personas que le recuerdan con gran afecto y me consta que sintieron su trágica muerte.   
  Mi padre era amigo de don Blas Infante y me contó que cierta vez, una tía de mi madre, llamada Estrella Jiménez, hija de mi bisabuelo, Basilio Jiménez, que  a su vez era primo hermano de Curro Jiménez, el bandolero romántico y famoso de la Sierra

Morena, que según se cuenta, le robaba a los ricos para darlo a los pobres.

  Mi tía Estrella tubo necesidad de consultar algún asunto con don Blas y llegó a su notaria, que estaba en la calle que hoy se llama Severo Ochoa, frente a la sacristía parroquial. Él le dijo que se sentara y luego  que dijera lo que quería. Ella contestó “Mientras usted no me mire, no hablaré”. Entonces don Blas, que era inteligente y conocía bien Cantillana, dijo: “Tiene que ser Estrella Jiménez, no puede ser otra”.
  Otras de las anécdotas da cuenta del sentido del humor de don Blas. Mi padre, casi de la misma edad que él, era muy enamoradizo, muy mujeriego. Y un amigo de ambos, llamado igualmente Juan, que era abogado, aunque no ejerció, Juan Fernández Espinosa, buen poeta, quedó viudo y se trajo de Madrid una señora que al decir de mi propia madre -Gumersinda Rios-, era “un pincel”, fina, bella y nada escrupulosa. Venía a Cantillana a buscar novio. Don Blas le hizo creer a mi padre que aquella señora se había enamorado de él y le enseñó una carta, en que ella, al parecer lo expresaba. Mi padre se puso tan entusiasmado que resolvió irse a Madrid a buscar  a la dama en cuestión. Mi padre era todavía soltero. Y cuando Infante se dió cuenta de que la cosa iba de veras aclaró la situación.
  Mi padre se casó el año 1913 y Blas Infante algunos años después, en Peñaflor con doña Angustias García de Parias y se la trajo a Cantillana. Aquí nacieron sus tres hijas: Alegría, María Luisa y María de los Ángeles. Solo el último de los hijos, Luis Blas, nació en Coria del Rio, donde Infantes se trasladó a la notaria de aquella localidad y poseía -y aún poseen sus hijos una finca señorial.
  Hay muchas cosas buenas que se atribuye a don Blas Infantes. Por ejemplo a él se debe la fundación de la Fiesta del Árbol, en las escuelas, que en los años de la república -1931 a 1936- se celebró en Cantillana con gran esplendor y contento de los niños. Yo recuerdo que la del 1934 en que se nos dió una merienda que consistía en un bollo que llevaba un trozo de chorizo cocido dentro.
  Pero lo más importante era que a don Blas le gustaba un canto penitencial que se cantaba en las solemnidades religiosas. Yo lo recuerdo, de niño, en la visita a los Sagrarios del Jueves Santo y en las Misiones. La letra decía:
  Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal
  líbranos, Señor, de todo mal.
  Éste era el estribillo. Pues bien, don Blas, que por aquellas fechas escribió o al menos concibió su teoría “El Ideal Andaluz”, le puso la letra que hoy se canta: “La bandera blanca y verde”... y surgió el Himno de Andalucia.
  Cantillana se puede preciar orgullosamente de ser la cuna del himno de Andalucia que, por cierto aquí se sigue cantando en las dos versiones, en la primigenia, de contenido religioso y en la patriótica. Así ha ocurrido este año en la solemne celebración de Día de Andalucía el 28 de Febrero pasado, en que hubo varias celebraciones, entre ellas un maratón y un concierto en la plaza del Llano.
  Blas Infante era un hombre ecuánime, simpático y que no quería disgustar a nadie. De todos es conocido el pique que existe en Cantillana entre las dos devociones centrales: la Divina Pastora y la Asunción. En la época en que vivió aquí Blas Infante, la Pastora era la hermandad más fuerte y siempre, desde su fundación en 1730, la más numerosa e influyente. Actualmente con una población flotante bastante considerable, ya que Cantillana es pueblo de inmigración, debido a la riqueza del suelo y a lo extenso de su término, se han igualado más. Creo sinceramente que, aunque la hermandad de la Pastora sigue siendo más numerosa y también más proselitista, es evidente que tiene elementos de atracción para el que llega de fuera, en estricta verdad no creo que tengan gran cosa que envidiarse una hermandad a la otra. Ambas son potentes, animosas y siempre dispuestas a no dejarse vencer. Tiran la casa por la ventana. Yo creo que esa atracción de las hermandades define muy bien a este pueblo, aunque naturalmente tenga su parte negativa.
  Don Blas Infante nunca se pronunció, abiertamente, por ninguna de las dos hermandades, aunque dejó que su esposa tuviera sus amistades y sus preferencias. Angustias García de Parías, amiga de Pastora Sarmiento, Mercedes Espinosa y Matilde Férnandez de Morejón, quiso dejar un recuerdo de su devoción a la Divina Pastora y así lo hizo.
  Blas Infante, ya situado definitivamente, en Coria del Rio, con buena clientela y excelente posición, siguió siendo amigo de mi padre, y de otra familia de Cantillana, los Fernández Ramírez.

Especial:Contributors/Blas Infante y Cantillana

Valora este artículo

2.9/5 (8 votos)