A los poetas sevillanos

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
A los poetas sevillanos

de

Mercedes de Velilla


¡Hermanos!: ¡Paz y salud!
Alzo mi voz dolorida,
que es voz de la senectud,
y os saludo conmovida
con frases de gratitud.
Varones que a la ardua ciencia
disteis con firme tesón
vuestra noble inteligencia;
los de galana elocuencia;
los de rica inspiración:
Gracias en este momento
en que en mi pobre poesía
pusisteis el pensamiento
con afable sentimiento
de indulgente simpatía.
De vuestro aplauso sincero,
que llega a mi soledad,
recojo el don lisonjero,
como signo verdadero
de santa fraternidad.
De mi olvidada canción
los ecos al resurgir,
revive mi corazón;
porque esas canciones son
el ritmo de su latir.
Guardadlas en la memoria,
y ellas os dirán mi historia,
que, humilde, en poco se encierra;
en el amor a la gloria,
y en el amor a mi tierra;
En el culto al hogar santo
donde era luz y alegría
la madre a quien amé tanto;
en adorar la poesía
que daba al alma su encanto.
Cuanto hermoso y grande hallé
ensalcé con vivo ardor,
y a mi lira confié
mis esperanzas, mi amor,
mis entusiasmos, mi fe.
Soñaba en mi bella edad
con las célicas visiones
de gloria y felicidad:
¡qué dulces las ilusiones!
¡qué amarga la realidad!
Como el invierno deshoja
al árbol de su hermosura,
y con la lluvia le moja,
y con el viento le arroja
derribado en la llanura,
Así el mal me ha combatido,
y su implacable rigor,
que a la vejez me ha seguido,
ha destrozado y ha hundido
todo cuanto fue mi amor.
Vientos de muerte pasaron;
cayó de mi hogar el muro;
pobres mujeres lloraron
y bajo techo inseguro
sus desdichas albergaron.
Por el pan de cada día
la materia lucha y gime:
castigo a la rebeldía
del hombre, en su primer día,
y expiación que la redime.
Del hogar escudo fuerte
Dios hizo que el hombre fuera:
¡ay si por terrible suerte
se lo arrebata la muerte
a su débil compañera!
Ya el árbol no se levanta;
las hojas al polvo van,
y es su desventura tanta,
que las pisa tosca planta
y las barre el huracán.
¿Qué mucho si fui abatida
yo, la más pequeña gota
que arrastra el mar de la vida,
átomo errante, hoja rota
por los vientos combatida,
Si los que gigantes fueron
y con su genio asombraron,
entre infortunios vivieron,
con la adversidad lucharon
y en la pobreza murieron?
Ellos a la humanidad
dieron su aliento fecundo,
que fue ciencia o santidad,
que fue un libro, que fue un mundo,
y hallan la inmortalidad.
No es tan alto mi destino:
no tengo el genio divino
que deja eternal memoria;
las zarzas de mi camino
no se convierten en gloria.
De mi vida en el ocaso,
ya la sombra se acrecienta.
¿Qué os dejaré de mi paso,
al romper el frágil vaso
en que el espíritu alienta?
Páginas descoloridas
que guardan marchitas flores,
y unas lágrimas vertidas,
por mi pluma recogidas
para escribir mis dolores.
Nada más, pues nada fuí.
¿Qué puedo al mundo dejar
que eterno perdure aquí?
Yo tan sólo supe amar...
¡Quién se acordará de mi!
Si al pasar mi último día
durmiese mi polvo humano
en la tierra extraña y fría
del cementerio aldeano,
lejos de la tierra mía;
Hermanos, ved lo que os pido:
no me dejéis siempre sola
en mi sepulcro escondido,
porque me espanta la ola
quieta y muda del olvido.
Me espanta que a mi alrededor,
entre sepulturas huecas,
brame el viento mugidor,
y cubran las hojas secas
mi tumba sin una flor.
Llegue también vuestra egida
a mi eterna soledad;
que una memoria sentida
es también, en la otra vida,
una Flor de Caridad.


Especial:Contributors/A los poetas sevillanos

Valora este artículo

  • Actualmente1.56/5

1.6/5 (9 votos)