Apodos de Lebrija

De Sevillapedia
(Redirigido desde «Tradición oral de Lebrija»)
Saltar a: navegación, buscar

La tradición oral es la forma de transmitir desde tiempos anteriores las tradiciones de una sociedad a través de relatos, leyendas, fábulas, mitos, cuentos, etc. Se transmite de padres a hijos llegando hasta nuestros días, y tiene como función conservar los conocimientos ancestrales a través de los tiempos.

Los apodos son parte importante de las señas de identidad de un pueblo como Lebrija, donde, desde siempre ha sido habitual poner sobrenombres a las familias. Los hay de todos los tipos: relacionados con el ámbito profesional, con los rasgos físicos e incluso con anécdotas de la vida de los apodados.

Aspectos lingüísticos

Algunas características del habla lebrijano son:

  • El ceceo, se pronuncia /Z/ en vez de /S/. Un ejemplo de ello es: "Sordo, Zordo".
  • El yeísmo, no se distingue entre /Ll/ en vez de /Y/. Un ejemplo es: "Granaillo".
  • Pérdida de la /D/ entre vocales. Ejemplo: "Quemado, Quemao".
  • Confusión de /R/ y /L/ al final de una sílaba. Ejemplo: "Galgo, Gargo".
  • Desaparición de /R/ y /L/al final de una palabra. Ejemplo: "Pastor, Pastó".
  • Articulación relajada de la /S/ al final de una sílaba. Ejemplo: "Marques, Marqué".
  • Aspiración de la /H/ inicial y su conversión en /J/. Ejemplo: "Hornillo, Jornillo".
  • Tendencia a sustituir la /E/ final por /I/. Ejemplo: "Casariche, Casarichi".

La función del apodo

La ventaja del apodo ante los apellidos es que el apodo no se pierde conforme a las generaciones. Las mujeres perderán el apellido paterno de su abuela. Sin embargo el mote escapa de esta circunstancia. Sólo los romanos llegaron a tener algo parecido a nuestros motes. Primero colocaban el nombre de pila, luego el de la familia, en tercer lugar algo parecido al apellido y por último un apodo personal.

Algunos ejemplos de apodos lebrijanos

  • El aceitunero: vecino de Lebrija, que vendía aceite por los campos con su mula. Las mujeres decían: "¡Que viene el aceitero!".
  • El botana: este vecino tenia hoyos y marcas en las orejas y en la cara y se le empezó a llamar así por la gran similitud con las botanas y los cántaros.
  • Canario: vecino de Lebrija cuyo aspecto físico, rubio y alto, coincidía con la imagen que tenían los lebrijanos de los ciudadanos de las Islas Canarias.
  • De los carros: lebrijano que se dedicaba al transporte de mercancías en carros por las calles de Lebrija.
  • Escabeceño: vecino de Lebrija que poseía tierras en Las Cabezas.
  • Fillo: este vecino era muy travieso. En una de sus travesuras, se cayó en una laguna. Los vecinos decían: “¡si, el golfillo que se cayó en la laguna!”. Este apodo fue acortado quedando finalmente el fillo.
  • Guairo: vecino que participo en la guerra de Cuba y volvió cantando guairas, canciones propias de allí.
  • Huevoduro: vecino de Lebrija que trabajaba fuera del pueblo y al llegar la hora de comer siempre decía que el con dos huevos duros y dos naranjas se apañaba.
  • Itobeba: vecino de Lebrija que solía canturrear “canción nueva”. Como no sabía pronunciar esas palabras decía “ito beba”.
  • Jacobito: vecino de Lebrija que decía tener mucho dinero, sus amigos lo comparaban con Jacobito Torres, un hombre adinerado, de ahí se le quedó Jacobito.
  • Kinkon: era un zagal muy fuerte que aguantaba lo que le hacían sin mostrar dolor. Sus amigos comenzaron a llamarle así por la famosa película de King Kong.
  • Lelo: tiene su origen en un niño que aún no sabía pronunciar la palabra abuelo y decía lelo, a partir de ahí al abuelo se le comenzó a llamar lelo.
  • Machacaera: vecino de Lebrija muy insistente en hacer bien las cosas. Se le comenzó a llamar machacón y de ahí paso a machacaera.
  • Niño del tuerto: vecino de Lebrija que recibió un tiro en el ojo con una escopeta y se quedó tuerto. A partir de ahí se le comenzó a llamar así.
  • Ochogordas: vecino de Lebrija que robó ocho gordas que tenía encima de un mueble una vecina. Esta lo propago por el pueblo. Por ello se le comenzó a llamar ochogordas.
  • Pelaita: nuestro vecino era procedente de otra localidad. Como era calvo los vecinos al no saber su nombre comenzaron a llamarle el pelón y a sus hijos los pelaítos.
  • Quirri: un niño jugaba frecuentemente con un borreguito de sus padres. Para que se fuera tras él, le decía: "¡QUIRRI, QUIRRI!".
  • Ratón: nuestro vecino era muy pequeñito. Cuando iba al colegio, para que el maestro no lo viera, se metía bajo la mesa. Por comparación con los ratones comenzaron a llamarle así.
  • Sacarruedas: vecino de Lebrija que que trabajaba cambiando ruedas de los tractores. Alardeaba diciendo: "¡así se sacan las ruedas!". Por este motivo se le quedó el sacaruedas.
  • Tonta: una niña se acercó a una vaca y ésta le metió una patada, una vecina le dijo a su madre "¡mira que si la niña se queda tonta!", de ahí se le quedo la tonta.
  • Urtain: nuestro vecino estaba un poco exaltado por problemas de trabajo y la tomo a puñetazos con un hombre. Le pusieron este apodo por el famoso boxeador Urtain.
  • Vaquero: vecino de nuestro pueblo que tenía una vaqueriza y se dedicaba a la cría de vacunos. Sus hijos son conocidos por este apodo aunque la actividad ha desaparecido en su familia.
  • Willy: vecino de Lebrija que cuando se emborrachaba acostumbraba a poner con las manos una postura semejante al del pistolero «Billy “el niño”». Por este motivo se le quedó Willy.
  • Yerba: procede de yerbabuena que era el apodo de su padre, sólo que a él se lo acortaban.
  • Zorro: vecino de Lebrija que crió un zorro. Este hecho sirvió para que le llamasen así.

Bibliografía

Especial:Contributors/Apodos de Lebrija

Valora este artículo

1.0/5 (2 votos)