Iglesia de Santa Lucía (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
La antigua iglesia de Santa Lucía, en abril de 2011.

La iglesia de Santa Lucía de Sevilla, hoy sin culto y desmantelada de todo tipo de ornamentación y mobiliario religioso, se encuentra situada dentro del antiguo recinto amurallado, intramuros de la ciudad, en la calle Santa Lucía del barrio de San Julián.

Contenido

Historia

Construida durante el siglo XIV, pertenece al grupo de las primeras iglesias gótico-mudéjares sevillanas levantadas para el culto cristiano tras la reconquista de esta plaza por las tropas de Fernando III el Santo, quedando establecida en ella la Orden de los Caballeros de Alcántara.

Hacia el año 1640 toma sede en esta iglesia la Cofradía de los Panaderos, que llegó a contar con capilla propia en ella y un altar levantado en el año 1733 por José de Medinilla.

En su interior se levantaba un Retablo Mayor que contaba con un lienzo de Santa Lucía atribuido durante largo tiempo al pintor Juan de Roelas, pero que en realidad fue realizado por Francisco de Varela entre los años 1635 y 1640 y trasladado a la iglesia de San Sebastián. También contaba con una imagen de la Inmaculada Concepción, obra de Alonso Cano, que luego pasó a la cercana parroquia de San Julián.

En esta iglesia recibía culto la Virgen de la Salud, a la que Sor Ángela de la Cruz, que había sido bautizada aquí el 2 de febrero de 1846, tenía especial devoción. Hoy, tanto la citada Virgen como la pila bautismal se encuentran en el convento sevillano fundado por esta santa.

Cierre de la iglesia

El templo se mantuvo activo en sus cultos hasta 1868, año en el que durante la segunda época de la desamortización la Junta Revolucionaria decide su cierre alegando un exceso de parroquias en la ciudad, a la que supone que le corresponden catorce y no veinticinco, como entonces había; y aunque la Autoridad Eclesiástica intenta evitar su cierre suprimiéndola como parroquia, la iglesia se cierra al culto definitivamente sólo dos años más tarde, en 1870. Tras apropiársela, el Estado la venderá a un particular.

Su portada de piedra, abocinada y con arquivoltas, situada a los pies del templo, se desmonta y traslada hasta la iglesia de Santa Catalina en el año 1930 por el arquitecto Juan Talavera y Heredia, merced a la donación de Rafael González Abreu.

Siendo lo comentado lo poco que se salvó de su patrimonio, pues se perdió lo demás tras sufrir San Julián su saqueo y posterior incendio en 1932. También se perdió la torre de Santa Lucía.

Usos posteriores

A partir de ese año la vieja iglesia de Santa Lucía pasa a ser utilizada para distintos usos, primero como almacén particular y luego como cine, en 1970. En la década de los ochenta el Mimisterio de Cultura se propone su restauración, pasando a ser entonces local de ensayos y conciertos de la Orquesta Bética Filarmónica.

En 1996 la iglesia se inscribe en el Registro como propiedad del Arzobispado de Sevilla y años más tarde, en 2002, siendo utilizada como almacén por parte de la Junta de Andalucía, es solicitada junto al antiguo convento de San Agustín como posible mezquita en la ciudad de Sevilla.

Entre el 2007 y el 2010 se ha utilizado como sala de exposiciones, el «Espacio Iniciarte», por el Ayuntamiento.

Centro de Documentación de las artes escénicas de Andalucía

Interior de la iglesia, como sede del Centro de Documentación de las artes escénicas de Andalucía, instalada aquí desde 2012.

Tras una corta etapa en la que ha sido usada también por el Instituto Andaluz del Flamenco, desde el año 2012 se ha convertido en la sede del Centro de Documentación de las artes escénicas de Andalucía, dependiente de la Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía.

Detrás de la sencilla fachada exterior resultante de tantos años de historia, hoy se abre un espacio interior absolutamente sorprendente en el que conviven los arcos góticos de la iglesia medieval con toda una serie de estanterías, mobiliario moderno, puestos de consultas a internet o puestos de visionado individual y colectivo; espacios a distintas alturas compartimentados por grandes librerías y una iluminación espectacular que le otorgan docenas de modernas lámparas tubulares que penden del techo.

Edificio

A principios de la segunda década del siglo XXI la imagen externa de lo que fue la parroquial de Santa Lucía de Sevilla era un poco desoladora.

Hoy, aún desprovista de su portada gótica de piedra, con una carpintería moderna y con su frente de ladrillo algo deteriorado, aún conserva no obstante su perfil característico de iglesia de tres naves, cubiertas inclinadas a dos aguas y sistema de iluminación desde el exterior a base de los clásicos óculos simples, uno por cada nave, con un sencillo rosetón gótico sobre la central.

Bibliografía

Mapa de situación

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente4.00/5

4.0/5 (7 votos)