Iglesia de San Gil (Sevilla)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Arco gótico en la puerta de acceso.

La iglesia de San Gil Abad de Sevilla se encuentra situada en el nº 125 de la calle San Luis.

Contenido

Historia

Su fundación de esta iglesia data de la segunda mitad del siglo XIII, o sea, casi inmediatamente después de ser reconquistada la ciudad por Fernando III el Santo, correspondiendo los primeros años de su construcción a una antigua mezquita, cuyos restos todavía hoy se conservan en la base de la torre y en la Capilla del Sagrario.

Perteneciente al interesante grupo de las iglesias gótico-mudéjares de la ciudad, de su primera época se conservan la cabecera y el tramo transversal.

Pronto sería reformada en el siglo siguiente, cuando se levantaron sus tres naves, las dos portadas góticas de arcos apuntados, una en la nave del Evangelio y la otra en la de la epístola, y la torre.

Posteriormente sería remodelada y ampliada en el XVIII, cuando se edificó la capilla transversal, se sustituyeron por otras las viejas techumbres de madera, y se levantó el cuerpo de campanas de la torre. En el siglo XIX se remodeló el presbiterio, y en 1939 se volvieron a cambiar sus techumbres.

Iglesia

Interior

Interior gótico-mudéjar de la iglesia.

Su estructura actual en planta se organiza a través de tres naves de dos tramos cada una, más un cuerpo transversal a modo de crucero delante del presbiterio y un ábside poligonal cerrando la cabecera.

Su origen gótico-mudéjar queda patente en su interior a la vista de los esbeltos pilares intermedios de ladrillo que soportan arcos góticos o apuntados, y en las cubiertas de madera formadas por las habituales armaduras, en este caso de reciente construcción sustituyendo a las originales. Y como es también habitual en este tipo de iglesias, en el ábside poligonal que cierra el presbiterio y en la cubierta de este espacio principal mediante estructura de arcos ojivales de ladrillo o piedra.

El falso crucero cuenta con un antepresbiterio rectangular en el centro, la torre mudéjar a la izquierda, y la capilla del siglo XVIII a la derecha.

En el presbiterio destaca un viejo zócalo alicatado, con dibujos de temas geométricos, obra de finales del siglo XIII. Carece del habitual retablo de fondo adosado al contorno del ábside, por lo que en el centro se ha colocado un original templete de madera dorada de columnas abalaustradas y cúpula semiesférica, en cuyo interior se aloja la imagen de un santo.

En una capilla existente en la nave de la Epístola y cerrada por reja, se encuentra la imagen de Nuestra Señora del Carmen, titular de la Hermandad del mismo nombre, que aparece presidiendo el centro de su retablo mayor, realizado en estilo barroco a partir de otros retablos anteriores.

En su interior guarda lienzos del siglo XVIII de Domingo Martínez y de Juan de Espinal, así como un crucificado del XVII del círculo de Martínez Montañés.

Muy interesantes son también la pila de agua bendita y los cuadros que muestran las estaciones del Vía Crucis repartidos alrededor de los muros, realizados todos ellos con cerámica vidriada policromada.


Exterior

Torre con campanario y chapitel.
Columna en la base de los contrafuertes del ábside.

Del exterior, uno de los detalles que merecen especial atención por su singularidad se encuentra en su ábside, donde los tradicionales contrafuertes se presentan apoyados sobre columnas de acarreo, esto es, columnas tomadas de otros edificios anteriores para ser aprovechadas en las nuevas obras que se van ejecutando. Al parecer fueron colocadas en tiempos del rey Pedro I el Cruel.

La torre, de planta cuadrada, muy robusta y no muy alta, muestra al exterior su fábrica de ladrillo vista y apenas tiene ventanas. Superiormente se presenta rematada por un cuerpo de campanas que se abre en sus cuatro frentes a través de dos huecos en cada lado, y se corona por un alto chapitel revestido en cerámica en color azul.

Destaca la portada de acceso exterior en el muro de la nave de la Epístola, muy ancha y con pequeñas arquivoltas, la exterior bellamente decorada con puntas de diamante.

Situada en las proximidades de la muralla de la Macarena, la iglesia está adosada a la basílica de su mismo nombre, y comunicada interiormente con ella a través de un pequeño paso de conexión.

Bien de Interés Cultural, la iglesia de San Gil está catalogada como Monumento, y así aparece publicado en la Gaceta de Madrid de fecha 1931.

Galería de imágenes


Enlaces externos

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.9/5 (10 votos)