Hornacina

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
Hornacina en portada de la Iglesia de la Trinidad de Carmona

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la hornacina como el hueco en forma de arco, que se suele dejar en el grueso de la pared maestra de las fábricas para colocar en él una estatua o un jarrón, y a veces en los muros de los templos para poner un altar.

Más ajustado sería definirlo como el hueco de planta semicircular abierto en un muro, formado por el vaciado de dos cuerpos geométricos: un medio cilindro vertical recto y un cuarto de esfera superior.


La función de la hornacina tanto en la arquitectura como en la decoración, es esencialmente compositiva y ornamental; y se suele utilizar aislada o en grupo, tanto en los frentes de portadas como en retablos o altares, para ubicar en ella una imagen religiosa o un objeto especial. Ejemplos de hornacinas en grupo hay muchos; en Sevilla se encuentran, por ejemplo en la portada de la antigua Iglesia de San Hermenegildo, o en la de la Iglesia del Convento de Santa Isabel.

Hornacina de casetones en Convento de Santa María de Jesús de Sevilla.
Hornacina avenerada. Cerámica en Iglesia de San Jacinto (Sevilla).

Aunque lo más frecuente es que la hornacina presente sus superficie completamente lisas, no es raro encontrar ejemplos donde el cuarto de esfera superior aparece tallado para dar más realce a la figura o imagen que contiene.

Entonces aparecen variantes como las denominadas hornacinas aveneradas, como la existente en la calle Cabeza del rey don Pedro, por ejemplo; o las conocidas como hornacinas de casetones, como la que presenta la portada de la iglesia del Convento de Santa María de Jesús, ambas en la ciudad de Sevilla.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.0/5 (10 votos)