Corredor Verde del Guadiamar

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

Corredor Verde del Guadiamar.

Ficha técnica

Descripción

Tras la catástrofe de la mina de Aznalcóllar, se llevo a cabo un importante proceso de restauración de la zona afectada por el vertido, que requirió numerosos medios materiales y humanos para su desarrollo. Actualmente el proyecto del Corredor Verde del Guadiamar se ha convertido en una realidad, configurando un nuevo espacio para el esparcimiento de los ciudadanos así como una fórmula de conservación ambiental del entorno y conexión de espacios naturales protegidos.

La necesidad de proteger este corredor ecológico impulsó a la Consejería de Medio Ambiente a incluirlo en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, mediante su declaración como «Paisaje Protegido» en el año 2003.

En este apartado se engloban contenidos referentes a la gestión que realiza la Consejería de Medio Ambiente de este espacio, así como la normativa aplicable a dicho corredor ecológico. Además, se presentan diferentes datos y documentos relativos al vertido minero de Aznalcollar, las posteriores labores de restauración y la situación actual del Corredor Verde del Guadiamar, así como convocatorias para disfrutar del uso público de este espacio.

El Guadiamar, "Príncipe de los Ríos" para los árabes, nace al Norte de la población de El Castillo de las Guardas, en Sierra Morena, y en su camino hacia el Sur, se extiende a los pies del Aljarafe sevillano. Se trata del último de los grandes afluentes que recibe el Guadalquivir por la margen derecha. Sus aguas, fuente de vida para todos aquellos que han habitado en sus proximidades, han alimentado durante milenios las marismas de este otro gran río.

El Guadiamar y sus afluentes se extienden por una extensa cuenca, suave depresión por la que fluye el agua cruzando una trama de paisajes mediterráneos diversos. El río y su cuenca enlazan el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche -en Sierra Morena- con los Parques Nacional y Natural de Doñana, en las Marismas del Guadalquivir.

Repartidos entre las provincias de Sevilla y Huelva, los municipios que forman parte de la cuenca, crean un territorio diverso y humanizado. En este espacio los usos tradicionales y contemporáneos de la tierra se han encontrado, jugando un importante papel en la formación de sus paisajes. Paisajes que en el pasado remoto convivían en armonía y en los que hoy peligran sus ancestrales valores naturales y culturales.

La presencia humana en el Guadiamar se pierde en el tiempo. Decenas de culturas ancestrales consiguieron cubrir sus necesidades aprovechando los recursos naturales del río y su cuenca, a la vez que modificaban sus paisajes. Tartessios, fenicios, romanos, musulmanes, cristianos. Metalúrgicos, comerciantes, ingenieros, agricultores, ganaderos. Una atractiva y oculta historia que aún hoy es posible rastrear acercándose al patrimonio cultural del Guadiamar -se ha editado un mapa-guía en el que aparecen los Bienes de Interés Cultural que son objeto de protección y tutela por la administración pública-.

La herencia arqueológica e histórico-artística se puede admirar a través de los vestigios y huellas dejadas en las poblaciones y en sus propios paisajes. Paisajes y poblaciones que, en algunos casos, revelan, a través de hitos, épocas de conflicto: torres fronterizas, murallas defensivas. Otras veces, indican el aprovechamiento de algún recurso como el agua: abrevaderos, molinos, acueductos. O incluso marcan el carácter religioso o civil de una época: mezquitas, ermitas, iglesias, palacios. Todo un legado, en parte desaparecido, que debe preservarse para nuestro disfrute y conocimiento, y para el de las generaciones venideras.

El Guadiamar discurre por un mosaico de paisajes mediterráneos. Las dehesas y bosques predominantes a los pies de la sierra son sustituidos, cuando se llega al valle medio, por paisajes agrícolas. Finalmente, antes de encontrarse con Doñana, aparecen paisajes sobre arenales y marismas.

El bosque en galería, que recorre sus riberas a lo largo del valle medio, se torna unas veces espeso y precioso, y otras, se vuelve aclarado e incompleto. Esta linealidad que aporta riqueza al paisaje, apenas queda unida por setos y lindes entre cultivos, muros de piedra entre las propiedades, o vías pecuarias -algunas de ellas aparecen a lo largo del itinerario propuesto-. Vestigios de otras épocas en las que imperaba cierto acuerdo con la naturaleza. Trazos lineales en el paisaje que tantos beneficios han aportado a los cultivos, y al trasiego y refugio de animales.

Para entender mejor el Guadiamar, lo dividiremos en varios tramos. El tramo inicial comienza con abruptas pendientes que, desde las inmediaciones del nacimiento del río, parte del borde sur del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. El Guadiamar en los orígenes de su andadura, atraviesa los antiguos terrenos de Sierra Morena a través de paisajes ganaderos -dehesas de encinas y alcornoques-, matorrales y pinares.

El tramo intermedio, situado en el cauce del río propiamente dicho, discurre entre las minas de Aznalcóllar y Entremuros, punto final en contacto con Doñana. Aunque se trata de un espacio mayoritariamente agrario, a lo largo de éste es donde se extienden los bosques de ribera y sotos, ofreciendo una bóveda natural mutable según la estación. Álamos, olmos, fresnos, sauces, adelfas, son algunas de las especies que se distinguen en este paisaje lineal pegado al cauce.

En el tramo inferior, caracterizado por un ambiente marismeño modificado para el desarrollo de una agricultura intensiva, el Corredor Verde deja paso a los Parques Natural y Nacional de Doñana. El río corre, mezclando sus aguas dulces con las saladas, encauzado entre dos muros a lo largo de unos 20 kilómetros. La presencia de un medio terrestre en el que la flora y la fauna se adaptan a la influencia marina, la escasa profundidad, la gran cantidad de nutrientes y la circulación constante del agua, convierten esta franja en un entorno de gran fertilidad y riqueza biológica.

En los últimos 50 años, la intensa presión humana sobre la cuenca ha ido provocando la pérdida progresiva de la mayor parte de sus valores naturales y culturales. El bosque mediterráneo, los frondosos bosques de ribera y la vegetación de las marismas naturales han ido desapareciendo paulatinamente. El cauce ha sido utilizado como vía de desagüe de vertidos agrícolas, urbanos y mineros que mermó la calidad de sus aguas. La rotura de la balsa minera de Aznalcóllar, en la primavera de 1998, que provocó la salida de más de seis mil millones de litros de aguas y lodos contaminantes, constituyó una de las mayores catástrofes ambientales de nuestro país. Pero también ha supuesto un desafío, una oportunidad, no ya para paliar los letales efectos del vertido tóxico, sino para solucionar también los problemas derivados de la profunda transformación que la zona venía sufriendo y que habían convertido al Guadiamar en un río muy alterado.

A través del Corredor Verde del Guadiamar, más allá de la recuperación del pasillo formado por el río y sus riberas, se pretende restablecer las relaciones entre los paisajes naturales de la sierra y los del litoral. También se quiere compatibilizar el desarrollo de la agricultura, la gestión de los recursos naturales, la mejora ambiental, y el fomento del conocimiento y el contacto con el medio. A fin de cuentas, lo que se busca es poner de acuerdo a la naturaleza y al ser humano.

Resulta tan importante restablecer la relación entre los paisajes naturales porque estas fuentes de riqueza biológica no pueden seguir aisladas si se quiere asegurar su supervivencia. Si esto se mantuviera como hasta ahora, las posibilidades que tiene la fauna de buscar refugio y alimento, y de reproducirse, cada vez serían menores. La separación entre los paisajes naturales es una de las mayores amenazas para la conservación de la diversidad biológica, ya que impide la mezcla entre las poblaciones y acelera la desaparición de especies animales. El Corredor Verde del Guadiamar constituye una buena oportunidad para restablecer las relaciones entre los paisajes naturales y la conservación de la diversidad biológica, en un escenario en el que también tenga cabida el ser humano.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.0/5 (11 votos)