Calle San Francisco (Marchena)

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar
La calle San Francisco de Marchena vista hacia la calle Carrera.

La calle San Francisco de Marchena es una vía pública que forma parte del casco histórico de esta localidad.

Situada en el interior de las murallas de la antigua ciudad islámica medieval, enlaza dos calles importantes dentro de su desarrollo urbano, como son la calle Carrera, donde tiene su inicio, y la calle Manuel Rojas Marcos, donde acaba, ya a extramuros de la ciudad.

A ella acometen algunas calles del conjunto histórico de Marchena, que al igual que la calle San Francisco mantienen en gran medida la imagen urbana de la ciudad tradicional. Partiendo desde la calle carrera, a la derecha llegan las calles Padre Marchena, Albarracín y Doctor José Salvador Gallardo; y a la izquierda la calle Jamalla.

La apertura de esta calle y su conexión con la citada calle Manuel Rojas Marcos se produjo en la segunda mitad del siglo XIX, en un momento histórico en el que se decide abrir huecos en distintos puntos de la muralla para permitir la expansión de la ciudad.

Contenido

Descripción

la calle San Francisco de Marchena, vista desde su inicio por la calle Carrera.

Se trata de una calle de mediano recorrido y trazado ligeramente curvo en algunos de sus tramos. Estrecha y con pequeñas aceras, presenta algunos retranqueos en sus fachadas, propio de las alineaciones irregulares de las ciudades medievales antiguas.

Es admirable la conjunción de sus edificios, prácticamente todos ellos destinados a uso residencial para viviendas unifamiliares en dos plantas de altura. La mayoría muestran al exterior elementos propios de la arquitectura doméstica de la zona, tales como sus cierros-miradores de planta baja firmemente asentados sobre la acera sobre los que se abren los correspondientes cierros o balcones de planta alta, ligeramente volados, estrechos y con recercado decorativo en balcones.

Es destacable asimismo la uniformidad de la altura de sus cornisas y el cuidado cromatismo de sus paramentos, donde predominan los colores blancos, albero y almagra. Al encanto de esta calle contribuyen también las rejas de hierro que protegen los huecos y cierros de las casas, así como el tradicional adoquinado de su pavimento central.

Existen en la calle además algunos elementos singulares muy bien integrados en el entorno y que por tanto apenas destacan, quedando casi desapercibidos en su conjunto. Son en especial, la capilla de la Vera Cruz y la capilla de San Lorenzo, además de la placita existente al final de la calle, junto a la puerta de Morón y que se conoce como el rincón del guitarista Melchor.

Puntos de interés

El rincón del guitarrista Melchor

Pequeña plazoleta situada a los pies de la muralla, en el interior del recinto histórico de la localidad, junto a una de las zonas más transitadas: la céntrica Puerta de Morón, y con único acceso a través de la calle San Francisco.

Debe su nombre a Melchor Jiménez Torres, el célebre guitarrista flamenco nacido en esta ciudad en la primera década del siglo XX, y es lugar obligado de paso para acceder al museo del también famoso escultor local Lorenzo Coullaut Valera.

De forma cuadrangular, se encuentra abierto solo por uno de sus frentes, siendo los dos lados contiguos situados más al sur elementos que formaban parte del sistema defensivo de la antigua ciudad medieval; motivo por el cual aparecen como altos muros de piedra y ladrillo, almenados, y sin más hueco en sus paramentos que la puerta de entrada al citado museo, en la Puerta de Morón.

Con parterres ajardinados junto a la muralla y algunos naranjos en el centro, un pequeño mural de azulejos sobre el muro, en tonos azul y blanco y con la imagen y el nombre del guitarrista Melchor de Mairena, indica a quien se dedica esta plazuela.

Capilla de San Lorenzo

La capilla de San Lorenzo, hacia mitad de la calle.

Esta capilla fue en su origen fue ermita, y su construcción debió de iniciarse durante los últimos años del siglo XV o bien en los primeros del siglo XVI.

En ella se fundó el 24 de marzo de 1624, usándola como iglesia, el convento de Religiosas Recoletas de San Francisco, bajo el título de la Purísima Concepción, y aquí permaneció hasta que debido al aumento de la comunidad, decidieron trasladarse en el año 1628 a unas casas cercanas al Palacio Ducal.

La obra original es de factura mudéjar, aunque una importante reforma realizada en el año 1688 le confirió su aspecto actual a la fachada donde, entre otras cosas, se le añadió una espadaña en un segundo cuerpo que responde a la estética propia del barroco.

En la actualidad solo queda en pie la antigua ermita, hoy Capilla de San Lorenzo, más un estrecho paso con frente a la calle San Francisco. Este paso conserva un arco de arriostramiento y se piensa que pudo formar parte de la antigua trama islámica, posteriormente incluida en el recinto del viejo convento

Capilla de la Vera Cruz

Fachada de la capilla de la Vera Cruz de Marchena.

La existencia de esta iglesia data de la primera mitad del siglo XVI, y pertenecía al antiguo convento de los Padres Franciscanos que fundara Diego Núñez de Prado hacia el año 1530.

Su estructura responde al estilo gótico-mudéjar, y se organiza a partir de tres pequeñas naves, de las cuales la central aún hoy conserva el primitivo artesonado con el que se cubría

Las dimensiones de esta capilla fueron recortadas posteriormente para alinear la calle San Francisco. Al exterior presenta una sencilla portada de estilo barroca que se corona mediante un frontón partido que aloja en su centro una hornacina. En su interior se venera la talla de una Virgen Dolorosa atribuida al célebre escultor Pedro de Mena.

Hoy la capilla se encuentra regida por la antigua Hermandad de la Vera Cruz, una antigua corporación que fue fundada en el año 1533, siendo sus imágenes titulares el Santísimo Cristo de la Vera Cruz, una talla atribuida a Roque Balduque y la Virgen de la Esperanza, obra realizada por Gaspar del Águila.

Mapa de situación

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.2/5 (5 votos)