Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía

De Sevillapedia
Saltar a: navegación, buscar

La Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) es una asociación profesional de profesores de instituto público en Andalucía, compuesta por profesores de bachillerato y de enseñanza secundaria de Andalucía, que han obtenido plaza por oposición y de profesores interinos, licenciados universitarios y técnicos de grado medio que prestan servicios en los institutos de enseñanza secundaria (IES).

Fue legalmente constituida en la Asamblea General celebrada en Sevilla, el día 22 de enero de 2000.

Es independiente política y sindicalmente. Funciona democráticamente en su organización y en la toma de decisiones (siendo pionera en el funcionamiento de la democracia electrónica) y a ella se han asociado profesores de todas las provincias de Andalucía.

Después de las elecciones sindicales de noviembre de 2006 cuenta con 26 delegados sindicales presentes en 7 de las 8 provincias andaluzas, lo que ha significado un incremento del 325% de delegados con respecto a los 8 que obtuvo en las elecciones de 2002. Sigue fiel a su compromiso de no liberar completamente a ninguno de sus miembros de la docencia, por lo que absolutamente todos los miembros de la Asociación son profesores en activo, siendo esto así por voluntad y decisión propia.

Entiende esta asociación que están sufriendo una agresión permanente a sus derechos profesionales (competencias, destinos, salarios), la ocultación de plazas en los concursos de traslados, los desplazamientos forzosos provocados por una caótica planificación y el sometimiento de la docencia a la burocracia. Igualmente, porque la administración está potenciando la usurpación de sus competencias por profesores de enseñanza primaria no habilitados legalmente para la docencia en el bachillerato y en la enseñanza secundaria.

Igualmente, nace porque entiende que los profesores de secundaria están éticamente obligados a evitar la descomposición del sistema educativo a la que lleva la LOGSE y sus sucedáneos y el irreparable perjuicio que la misma viene ocasionando a varias generaciones de ciudadanos. E igualmente porque entiende que es necesaria una organización eficaz e independiente que defienda una enseñanza de calidad y los derechos del profesorado de enseñanza secundaria.

Orígenes

Los últimos tiempos han sido particularmente desastrosos para la enseñanza secundaria. En pocos años se ha pasado de unos Institutos de Bachillerato, mejorables pero que cumplían dignamente con su compromiso de formar ciudadanos participativos y preparados, a los actuales IES cuyos objetivos apenas están por encima de lograr que el alumno esté sentado el mayor tiempo de la hora de clase. Todo ello, como cabe suponer, para mayor prestigio y beneficio de la enseñanza privada.

Los profesionales han sido directamente perjudicados, pues se ha pasado, sin solución de continuidad, de agentes de transmisión cultural a "animadores socioculturales" o "cuidadores de guardería" (cuando no en "chivos expiatorios" o cosas peores).

Esta situación de deterioro de la enseñanza pública y de las condiciones de trabajo ha sido provocada por un cúmulo de causas: demagogia partidista, intereses espurios, complicidad de los sindicatos (que se han convertido en una Administración paralela), fomento de la división del profesorado, etc.

Pero si estas causas han terminado generando efectos tan nocivos y radicales ha sido por la pasividad del profesorado de secundaria, incapaz de articular un movimiento de resistencia ante la impudicia que ha ido intoxicando, lenta pero implacablemente, el terreno educativo.

Asociación y sindicato

En la reunión del 22 de enero de 2000 se aprueban los Estatutos de esta Asociación y se decide que, aunque se constituye como Asociación, jurídicamente va a funcionar como sindicato. Este fue uno de los puntos más discutidos. Es comprensible todas las suspicacias respecto de los sindicatos, pues han sido cómplices, cuando no promotores, de lo peor que ha ocurrido en la enseñanza en los últimos tiempos. A pesar de ello, la Asamblea votó mayoritariamente que es el medio más idóneo para ejercer una acción eficaz de defensa de los intereses profesionales, dada las prerrogativas que la ley otorga a las organizaciones sindicales (convocar huelgas, tener acceso directo a proyectos de la Administración o a cualquier información que afecte a sus representados, disponer de un margen de maniobra para negociar o proponer en las mesas sectoriales, etc.).

Es este, sin duda, un asunto delicado y trascendente para muchos docentes a la hora de sentirse o no identificados con la APIA. Teniendo en cuenta que el nacimiento de ésta supone un enfrentamiento frontal a todas las estructuras de poder establecidas, va a resultar decisivo para lograr sus objetivos el seguimiento y participación del mayor número posible de profesores de secundaria. Sencillamente si no cuenta con el respaldo y el entusiasmo de aquellos que se sienten indignados por la situación actual, este proyecto no puede ir a ningún lado. Por ello lo necesario de dejar claro los siguientes puntos:

  • Es una asociación. Solamente hace uso de los cauces legalmente establecidos para los sindicatos, pero sin que ello marque ningún carácter esencial como tal.
  • Existen procedimientos para evitar la desconexión de la cúpula dirigente de las bases, característica propia de los sindicatos y de consecuencias bien conocidas por todos. El hecho de que los sindicatos no hayan puesto en marcha estos medios no significa que no sea posible implantarlos.
  • Nace libre de dos de los focos de contaminación principales de los sindicatos: la dependencia política y la atención a colectivos muy heterogéneos que termina derivando en clientelismo (por ejemplo el interés preferente a los colectivos más numerosos: los maestros).

Enlaces externos


El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en español bajo la licencia CC-by-sa.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.2/5 (10 votos)